Logo El Confidencial
NOTICIAS

El ‘regalo’ de Telma a su hermana Letizia

Un nuevo capítulo judicial protagonizado por la hermana de la Princesa de Asturias se reabre el próximo martes 14 de octubre (Ver noticia). Ese día, los

Foto: El ‘regalo’ de Telma a su hermana Letizia
El ‘regalo’ de Telma a su hermana Letizia

Un nuevo capítulo judicial protagonizado por la hermana de la Princesa de Asturias se reabre el próximo martes 14 de octubre (Ver noticia). Ese día, los tres magistrados de la Audiencia Provincial de Toledo deberán resolver el recurso interpuesto por Telma (y pareja) contra la desestimación de las medidas cautelares acordadas en primera instancia. Para entendernos, los jueces tienen que decidir si la sentencia que dictó su colega María Lourdes Pérez Padilla el 15 de mayo pasado negando las pretensiones de la señorita Ortiz se ajustan o no a derecho.

 

No hay que olvidar que lo que podría bautizarse como “la chulada de Telma” afecta a cincuenta y dos medios y al propio bolsillo de la demandante que fue condenada (“…al ver desestimada su pretensión la parte actora, debe imponérsele las costas del presente incidente”), según figura en el procedimiento. La cantidad inicial, según valoraciones, se acercaría a los 40.000 euros que aumentarían si pierde el recurso. En aquel momento, Telma Ortiz (y su novio) no tuvieron que desembolsar cantidad alguna. Sorprendió a los letrados de la parte demandada que no se exigiera el depósito económico, pero a diferencia de las exigencias y pretensiones de la hermana prefirieron no marear la perdiz.

 

Guillermo Regalado, abogado de El Confidencial, y el resto de los letrados impugnaron el recurso alegando que la resolución era ajustada a derecho. Lo extraño del hecho, según apunta Regalado, es “que cuando se piden medidas cautelares es porque a continuación o casi al mismo tiempo se interpone una demanda por intromisión a la propia imagen. Sin esa demanda no tiene sentido pedir las cautelares que son las que velan la tutela del procedimiento”. A día de hoy, la hermana de la princesa no ha hecho nada de nada. Tampoco presentar nuevas pruebas que excepcionalmente se pueden aportar.

 

A todo esto, la “chulada” se convirtió en tema de debate en todo tipo de foros, incluidas las tertulias políticas. Al tratarse de la cuñada del heredero de la Corona, los comentarios derivaban regularmente a cuestionar o defender la Institución que en el futuro presidirá la Infanta Leonor, sobrina de la demandante. Sólo por eso debería haber sido más cauta. Matar moscas a cañonazos tiene el peligro de arrasar con todo lo que hay alrededor. Lo correcto habría sido utilizar la ley contra aquellas personas que según su parecer agredían su intimidad, pero no contra el mundo mundial. Por ejemplo, en el caso de El Confidencial, las imágenes que siempre se han publicado de Telma Ortiz han sido captadas en actos oficiales como fueron la petición y boda de su hermana o el bautizo de las sobrinas. Por lo tanto, y como he dicho más arriba, “las chuladas” además de meditarlas hay que calibrarlas.

 

En su día también se dijo que este asunto nada tenía que ver con la Familia Real ya que se trataba de un asunto privado de una ciudadana privada. A pesar de esa declaración de principios, más tarde se supo que no era así. El Príncipe Felipe citó a un periodista de un diario nacional para charlar sobre diversos temas. Al poco apareció Letizia y la conversación derivó hacia la demanda cósmica de Telma y la defensa encendida de la pareja real. Una reacción que sorprendió al invitado que intento cambiar de conversación al ver el cariz que tomaba la charla. Al salir del palacio, comentó esta desagradable situación con otro colega que le explicó que a él le había pasado lo mismo. Otra de las informaciones publicadas en la página web que dirige José Apezarena dejaba claro que las “intervenciones”  principescas y el asesoramiento eran una realidad. En agosto pasado, Monarquía Confidencial relataba que “La princesa de Asturias consultó a Carolina de Mónaco la denuncia de su hermana Telma a los medios de comunicación (…) Así lo contó la propia Carolina, princesa de Hannover, a unos invitados durante una cena privada. Estaba muy preocupada por su hermana a la que en España los medios al parecer no la dejan en paz. Y quería saber cómo la podía ayudar”.

 

Como todo el mundo sabe, llamar a la princesa monegasca está al alcance de todos. Sin duda, la princesa puede llamar a quien quiera. El problema es cuando se niega la mayor. Es decir, que Telma  Ortiz es un ente independiente que nada tienen que ver con la hermana ni con sus privilegios. La resolución que estudiarán los magistrados el martes próximo y la posterior sentencia se puede convertir en un regalo con trampa.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios