La duquesa roja 'resucita' en el teatro
  1. Noticias
NOTICIAS

La duquesa roja 'resucita' en el teatro

El 7 de marzo de 2008 fallecía en su casa de la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda Luisa Isabel Álvarez de Toledo, duquesa de Medina

Foto: La duquesa roja 'resucita' en el teatro
La duquesa roja 'resucita' en el teatro

El 7 de marzo de 2008 fallecía en su casa de la localidad gaditana de Sanlúcar de Barrameda Luisa Isabel Álvarez de Toledo, duquesa de Medina Sidonia. A lo largo de su vida se la conoció como la ‘duquesa roja’ por su lucha contra las ideas del régimen, que incluso la llevaron a entrar en las cárceles franquistas. Dicen de ella quienes la conocían que fue siempre una mujer de carácter que tomó las riendas de su vida y la vivió como le vino en gana, siempre rodeada por la polémica.

Casi un año después de su fallecimiento esa controversia sigue envolviendo todo lo que rodea a la historia de la aristócrata. Desde su matrimonio in articulo mortis con la que fuera su secretaria durante 25 años, Liliana Dahlmann, no ha habido entendimiento posible entre la viuda y los hijos de Luisa Isabel por todo aquello que un día conformó el total de las pertenencias de la duquesa.

Aunque sus hijos han recibido lo que se considera la herencia legítima, la viuda se convirtió ,tras el fallecimiento de la duquesa, en su sucesora en la presidencia de la Fundación Casa Medina Sidonia, el mayor archivo histórico privado de Europa. Se trata de un lugar en el que se encuentran documentos de incalculable valor, amén de obras de arte de todos los tiempos, tales como cuadros de Goya o Zurbarán y que desde el pasado año gestiona Dahlmann.

Los tres descendientes de la duquesa, distanciados desde hace tiempo, luchan ahora por recuperar lo que consideran suyo y por esclarecer la hora y las causas de la muerte de su madre, ya que afirman que no hubo autopsia y que tampoco han quedado claros numerosos detalles de una boda que tuvo lugar dos horas antes de que la duquesa muriera y en la que sólo estuvieron presentes las contrayentes y un reducido grupo de representantes de la guardia de corps.

Una familia convertida en teatro

La lucha por la herencia, sacada a la palestra por Gabriel, el menor de los hermanos, camina no sólo por el campo de la justicia, sino también de las artes. Su historia ahora encuentra en una obra de teatro escrita por su primo, Íñigo Ramírez de Haro, una ficción que se asemeja a lo sucedido en su periplo personal. Cuenta para Vanitatis el autor de la obra, que lleva por título el significativo La duquesa al hoyo y la viuda al bollo, que la idea de realizar esta comedia precisamente “se me ocurrió en entierro de mi tía”. La razón de su inspiración no fue otra las “sensaciones que me creó”, afirma, y comenta que la semana siguiente al sepelio la dedicó a escribir este montaje que ahora se estrena.

Será mañana cuando el teatro Muñoz Seca abra sus puertas para recibir a quienes quieran asistir a una presentación que, en palabras de su autor, tiene como fin “divertir al público” con ironía y humor en una época en la que “es difícil encontrar una obra que no sea un drama”. Así, inspirado en Valle Inclán y el vodevil francés, el hombre que ya firmara el libro El caso de Medina Sidonia, espera que el público le de una buena acogida a su creación.

El montaje, que cuenta la historia de la lucha entre los hijos de la “duquesa de Villasodomia” y su viuda, arranca con una duquesa enferma encarnada por Terele Pávez y continúa con las disputas entre los hijos y la viuda, a quien da vida la actriz Mona Martínez. “Una comedia insólita sobre nuestra alta sociedad”, tal y como la define su creador.

Aunque durante la rueda de prensa de presentación el autor afirmó que “cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia”, la historia tiene tintes de Medina Sidonia, ya que, no en vano, ha sido precisamente su propia familia la inspiración para la obra. Comenta que a su primo Gabriel le gusta la idea, aunque no sabe si sucederá lo mismo con los dos hermanos mayores, Leoncio, conde de Niebla y  Pilar, duquesa de Fernandina, con los que afirma no hablado sobre el tema.

Lo mismo sucede con la viuda de la duquesa de Medina Sidonia, a la que no ha preguntado qué le parece el montaje ni sabe si acudirá a verlo aunque asegura que si va al teatro “probablemente irá de tapadilo”. Lo que sí tiene claro es que a la ‘duquesa roja’ le habría encantado, “entre otras cosas por la actriz” afirma el autor, que reconoce haber recibido presiones para que la obra no se viera sobre las tablas.

Pero Iñigo Ramírez de Haro prefiere reservarse la identidad de aquellos que han intentado que La duquesa al hoyo y la viuda al bollo no viese la luz. Una obra que sin duda seguirá generando polémica y que estará en escena según su autor “hasta que el público nos separe”.