Rosario Nadal y Kyril de Bulgaria, la pareja diez, se separan
  1. Noticias
NOTICIAS

Rosario Nadal y Kyril de Bulgaria, la pareja diez, se separan

Eran la pareja diez. A caballo entre Madrid y Londres. Ella igual estaba en alguna exposición de la Tate Modern que en un concierto en las

placeholder Foto: Rosario Nadal y Kyril de Bulgaria, la pareja diez, se separan
Rosario Nadal y Kyril de Bulgaria, la pareja diez, se separan

Eran la pareja diez. A caballo entre Madrid y Londres. Ella igual estaba en alguna exposición de la Tate Modern que en un concierto en las Ventas con su amiga Gwyneth Paltrow. A él se veía en cócteles y restaurantes de pedigrí de la capital madrileña, comiendo con fortunas y responsables de family offices. No en vano es el responsable de la gestora de fondos de inversión GLG Partners. Ellos, que lo tenían todo (ricos, guapos, de sangre azul, los más in del momento), confirmaron ayer su separación.  

Según ha confesado este lunes en Sofía el gabinete del rey de Bulgaria y ex primer ministro, Simeón de Sajonia, los príncipes de Preslav viven desde hace algún tiempo separados. Rosario Nadal y Kyril de Bulgaria, de 40 y 45 años respectivamente, casados desde hace veinte años y padres de tres hijos -Mafalda (15 años), Olimpia (13) y Tassilo (7)-, que estudian en el Liceo Francés de Londres-, ya no comparten techo pero, según informa Simeón de Sajonia, todavía no piensan divorciarse.

El matrimonio, habitual en la prensa rosa y de lujo -la edición española de la revista Vanity Fair les premió hace unos días como las personas mejor vestidas del año-, no ha hecho declaraciones al respecto, pero fuentes de la familia real búlgara ya se han pronunciado tras hacerse pública la separación. "Lamentamos la decisión de que la pareja viva algún tiempo de forma separada y esperamos que superen las dificultades íntimas que sufren para reunirse de nuevo", han dicho. Las mismas fuentes añaden que por el momento la separación es temporal y que ambos aristócratas no hablan de divorcio.

Como posible razón de esta decisión las fuentes apuntan la intensa agenda de ambos. Kyril está ocupado en negocios financieros en Londres y Rosario, en asuntos de arte, y, por sus obligaciones, ambos pasan cada vez menos tiempo juntos y comparten cada vez menos cosas.