Viri, la mujer de Rajoy, sale de su 'escondite'
  1. Noticias
NOTICIAS

Viri, la mujer de Rajoy, sale de su 'escondite'

El lunes pasado, una de las ilustres invitadas a la inauguración de la exposición sobre Hopper que ofrece el Museo Thyssen, fue Elvira Fernández Balboa, conocida

placeholder Foto: Viri, la mujer de Rajoy, sale de su 'escondite'
Viri, la mujer de Rajoy, sale de su 'escondite'

El lunes pasado, una de las ilustres invitadas a la inauguración de la exposición sobre Hopper que ofrece el Museo Thyssen, fue Elvira Fernández Balboa, conocida como 'Viri'. Tras este nombre se esconde la mujer que besó a Mariano Rajoy el pasado 20 de noviembre para celebrar la victoria electoral. 

Desde ese día, las apariciones de Viri, gallega de 47 años, han sido bastante escasas. Sin embargo, el Gobierno planea darle un mayor protagonismo a partir de ahora, algo que se sellará con su primer viaje oficial este lunes cuando acompañe a Mariano Rajoy a la cumbre del G-20 en México.

Nada impedirá que 'Viri' se sitúe ahora en el centro del huracán y de todas las miradas. Su viaje a México será seguido de cerca por todos los medios de comunicación. Pero no solo acompañará a su marido y al ministro de Economía, Luis de Guindos, a la cumbre, que se celebrará en Los Cabos, sino que de ahí viajarán hasta Río de Janeiro, en Brasil, donde el martes está previsto que participen en otra cumbre llamada 'Río+20' dedicada al desarrollo sostenible. Luego se trasladarán a Sao Paulo y después de vuelta a Madrid el día viernes 22 de junio.

Desde su entrada en Moncloa, 'Viri' ha mostrado un perfil bajo, una decisión muy similar por la que optó la anterior 'primera dama' del Gobierno, Sonsoles Espinosa, que optó por la discreción absoluta. 'Viri' prefiere llevar a sus hijos, de 13 y 7 años, al colegio inglés de Pozuelo al que suelen acudir, antes que a las apariciones mediáticas de su marido.

Por el momento, solo ha aparecido en público en ocho ocasiones. Cuentan que ya el día en el que se casó con Rajoy, en 1996, demostró su malestar al ver que la noticia de la boda se había filtrado a los paparazzi.  Elvira quería discreción, la misma que había reinado en su romance con Rajoy, iniciado en 1992. 

Ni siquiera ha modificado en exceso la decoración del Palacio de la Moncloa desde que reside allí desde principios de año. Y es que hay dos tipos de 'primeras damas': las que siguen el resplandor de los focos al lado de su marido el Presidente, como ocurrió con Ana Botella, y las que prefieren seguir protegiendo la normalidad de su familia. La señora de Rajoy parece ser del segundo grupo.

Mariano Rajoy