Logo El Confidencial
NOTICIAS

Fernando Sánchez Dragó, heredero por sorpresa

Fernando Sánchez Dragó ha sido beneficiario por sorpresa de una herencia. El escritor quedó asombrado cuando descubrió que Luis Martos Herbás, filósofo poco conocido para el

Foto: Fernando Sánchez Dragó, heredero por sorpresa
Fernando Sánchez Dragó, heredero por sorpresa

Fernando Sánchez Dragó ha sido beneficiario por sorpresa de una herencia. El escritor quedó asombrado cuando descubrió que Luis Martos Herbás, filósofo poco conocido para el gran público que fallecido el pasado 31 de agosto de 2012, le había designado como heredero del 55 por ciento de su legado, tal y como ha podido saber Vanitatis. Dragó, quien le dedicó un emotivo obituario en su columna de El Mundo, donde le definía como su camarada y se refería a él como “compañero del alma, amigo de infancia, de adolescencia, de juventud, de madurez y de ancianidad”, ha confirmado la noticia a este portal. 

“Su marcha ha sido una auténtica conmoción. Yo le estoy muy agradecido por haber pensado en mí de esta forma”, cuenta el escritor. Pero Sánchez Dragó, que estudió con su legatario en el colegio del Pilar de Madrid, no ha sido el único beneficiario de esta herencia por sorpresa. El 45 por ciento restante ha sido repartido de forma desigual entre un sobrino menor de edad del fallecido y una novia que tuvo hace muchos años que, como ha ocurrido en el caso de Dragó, también expresó su sorpresa al verse incluida en el testamento. “Es una cantidad mínima. No es algo que merezca mucho la pena”, explica éste quitándole hierro al asunto. 
En cambio, Vanitatis ha podido saber que la parte de la herencia que le ha correspondido al escritor no incluiría altas cantidades de dinero, pero sí, al menos, una propiedad inmobiliaria en el centro de Madrid, valorada, según las mismas fuentes, en cerca de medio millón de euros. En el seno familiar de Martos Hervás, que murió “tras haber rodado tres días antes por los peldaños, más bien guadañas, de las escaleras mecánicas del intercambiador de María de Molina”, tal y como cuenta éste en el citado artículo, no habría sentado muy bien que Dragó se llevara la mayor proporción del legado. 
Fuentes cercanas alegan que la relación tan directa y regular de la que habla Fernando Sánchez Dragó no era tal y que no se frecuentaban con asiduidad. “No ha habido ningún problema con nadie. Hemos repartido todo y en todo momento hemos estado de acuerdo. Fuimos a la notaría y ya está todo solucionado”, matiza éste. A pesar de ello, estas mismas personas del círculo cercano al filósofo cuentan a Vanitatis que el que se habría sentido mucho más molesto con la presencia del polémico escritor y colaborador televisivo en el testamento de éste es un sobrino del filósofo, que habría estado más cerca de él durante los últimos años de su vida
Sin embargo, la inclusión de Dragó en el testamento de éste no sería baladí. Además del 55 por ciento de legado físico, el fallecido también le ha dejado los royalties y los derechos de propiedad intelectual de su obra. Además, en una de las cláusulas del testamento se dirige a él, mediante un ruego, en el que insta a éste a que publique su obra. “Era tan amigo que En busca del universo invisible, dos tomos de filosofía que escribió hace cerca de veinte años, yo estaba en los agradecimientos. No entiendo por qué dicen que no nos veíamos”, finaliza éste.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios