Logo El Confidencial
NOTICIAS

La baronesa Thyssen alquila su 'palacete de la discordia'

La baronesa Thyssen ha decidido poner en alquiler la casa que había comprado para su hijo Borja en Barcelona. Para ello, Tita está ultimando las reformas

Autor
Tiempo de lectura2 min

La baronesa Thyssen ha decidido poner en alquiler la casa que había comprado para su hijo Borja en Barcelona. Para ello, Tita está ultimando las reformas necesarias, que comenzó el pasado año, ya que la casa era muy antigua y quería modificarla  a su gusto.

La historia de la casa se remonta al año 2008. La Baronesa deseaba que tanto su hijo como su nuera estuviesen más cerca de ella. En un principio la pareja, que en esos momentos vivía en Ibiza, había aceptado la propuesta de Carmen para mudarse a la ciudad Condal. Madre e hijo visitaron la casa en varias ocasiones e, incluso, planificaron las reformas necesarias para adaptarla a las necesidades y comodidades del matrimonio. Una vez puestos de acuerdo, Carmen desembolsó la friolera de 7 millones de euros para adquirir este palacete situado en la lujosa urbanización de Pedralbes. La mansión, que cuenta con más de 1.800 metros, tres plantas, un gran jardín con piscina  y varias entradas, está situada a pocos metros de la residencia de los Duques de Palma.

Todo parecía  estar listo para la mudanza cuando Blanca Cuesta comunicó a su marido que ya no quería la casa, algo que no solo causó la desilusión de la Baronesa sino que, además significaba una carga económica innecesaria para ella. Durante estos años, la casa ha estado vacía. Tal vez, la Baronesa tenía la esperanza de que su hijo cambiara de opinión y finalmente la ocupara. A principios del 2011 el matrimonio Thyssen fijaba su residencia definitiva en Madrid adquiriendo una propiedad por cinco millones de euros en la urbanización de la Finca, dando así al traste con las ilusiones de Tita.

En mayo del pasado año, la Baronesa se vio en la necesidad de subastar una de sus joyas pictóricas favoritas, ‘La Esclusa’, por 28 millones de euros, para tener liquidez  y poder pagar todos los gastos que conlleva tanto el mantenimiento de su colección como sus propiedades. Ahora, teniendo en cuenta  el alto coste de mantenimiento de esta propiedad, Tita ha decidido sacarle rendimiento.

Las relaciones entre madre e hijo no mejoran. Tita, que este año cumplirá 70 años, está inmersa en su museo, en las memorias del barón y en la esperanza de que el día de su cumpleaños, el próximo 23 de abril, pueda compartirlo con su hijo. La última vez que compartieron ese día fue en 2009, en una comida celebrada en la ciudad Condal en compañía de Blanca y su nieto. La esperanza es lo último que Tita pierde, aunque las cosas parecen no mejorar. Próximamanete, sus respectivos abogados se enfrentarán en los juzgados debido a la demanda que Borja interpuso contra su madre por la herencia del Barón.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios