Fiestón 'preboda' para Valls Taberner
  1. Noticias
NOTICIAS

Fiestón 'preboda' para Valls Taberner

El anuncio de su noviazgo se produjo en octubre del año pasado. Ahora, la boda es un hecho. Según ha podido confirmar Vanitatis, Cristina Valls Taberner y

El anuncio de su noviazgo se produjo en octubre del año pasado. Ahora, la boda es un hecho. Según ha podido confirmar Vanitatis, Cristina Valls Taberner y Francisco Reynés contraerán matrimonio este verano fuera de España. La empresaria y propietaria de las tiendas de complementos Cris & Cris y el consejero delegado de Albertis se conocieron hace casi dos años y ahora se convertirán en marido y mujer. Además, también preparan una fiesta previa al enlace. Según fuentes cercanas a la pareja, el evento que servirá como aperitivo al gran día se celebrará en Barcelona el próximo mes de junio. A él asistirán entre 400 y 500 invitados, ya que la boda será más íntima. La expectación en el seno de la burguesía catalana es máxima, ya que muchos estarán invitados a esta selecta convocatoria.

Fuentes familiares prefieren no confirmar aún el lugar del casorio de la hija del que fuera responsable del Banco Popular y Reynés, pero aseguran que éste se producirá en verano y se celebrará fuera de España. Sin embargo, personas de su entorno aseguran que este se celebrará en Suiza, concretamente en Crans-Montana, una estación de esquí situada a 1.500 metros de altura. Se trata de un lujoso resort que surgió de la unión de dos centros, Crans y Montana, y al que suelen ir familias acaudaladas en cualquier época del año. El lugar es famoso por las carreras de esquí y también porque allí se celebró, en 1987, un campeonato mundial de ese deporte. También es una zona conocida por ser la residencia de invierno de estrellas como Sophia Loren o Roger Moore.

La discreción ha sido la tónica general de la relación entre ambos. El noviazgo se hizo oficial en septiembre del año pasado en la boda de su primo Enrique Lacalle Junior, hijo del que fuera  presidente del Consorcio de la Zona Franca y exconcejal del Partido Popular. El anuncio se producía al mismo tiempo que este contraía matrimonio con la abogada Lila Coghan, con el top ten del empresariado nacional presenciando el festejo.

Tanto Valls Taberner como Reynés habían mantenido un perfil social muy bajo, sobre todo él. Las únicas reuniones a las que asistían eran las que convocaban sus íntimos en la intimidad. Para Cristina, que no había tenido mucha suerte con sus anteriores parejas, el encuentro con Reynés supuso un flechazo a primera vista. Los presentaron unos amigos comunes en Barcelona en 2011, conectaron desde el primer momento y a partir de ahí comenzó una amistad que desembocó en romance y en una de las grandes bodas de este verano para la alta sociedad.

Hasta mayo del 2012, ni los más cercanos a su círculo conocían la nueva amistad de Cristina con Reynés, que había enviudado cinco años antes y tenía tres hijos surgidos de ese matrimonio. Durante el verano de ese año aparecieron fotografías de Cristina y la familia de Reynés navegando por aguas de las Baleares. Cristina no quiso confirmar nada públicamente pero, a pesar de seguir con su vida con una aparente normalidad, cada vez pasaba más tiempo con él.

Preparada y alejada del cuché

Hija del que fuera durante años copresidente del Banco Popular y de Cristina Mull, Cristina Valls Taberner posee un extenso currículum. Estudió Cunef, tiene varios másters y sabe inglés y francés, que además es su lengua materna. Cuando terminó la universidad, pasó breves temporadas en Suiza, Londres y Nueva York, haciendo prácticas y más tarde ejerciendo de contratada de lujo gracias a su preparación.

Más tarde, esa preparación la ha llevado a dirigir su propia empresa, Cris & Cris. Además de encargarse de sus inversiones financieras hace lo propio con las de algunos de los miembros de su familia. También es consejera de un banco en Brasil y en marzo de este año WISeKey anunció su nombramiento como miembro de su consejo de asesores.

En el momento en el que conoció a Francisco Reynés, Critina Valls Taberner tenía su cuartel general en el barrio de Salamanca, en el mismo edificio en el que vivieron la infanta Elena y Jaime de Marichalar antes de trasladarse al piso que compró el exduque de Lugo. La empresaria solía viajar al lugar en el que dicen que se casará, Suiza, donde también llevaba una vida social austera. Allí se instalaron sus padres hace ya algunos años. Su madre no pasa en estos momentos por su mejor momento de salud y estuvo ingresada hace unos días en la clínica Ruber de Madrid.

Ese perfil en la sombra hizo que para Cristina fuese terrible la aparición de unas imágenes suyas en Sevilla con Juan Villalonga. A partir de aquel momento, el cerco a su intimidad se acabó rompiendo. Nunca supo quién había filtrado la información, aunque se dijo que a quien beneficiaba la misma era al expresidente de Telefónica.

Muy a su pesar, Cristina se convirtió en un personaje y la prensa del corazón empezó a dar cuenta de sus viajes y desplazamientos. Cada vez que aparecían fotografías de ella con algún  joven cerca, se le adjudicaban noviazgos. La realidad era distinta: de los muchos que se mencionaban, solo fueron parejas suyas Cayetano Martínez de Irujo e Isaac Andic, aunque en su momento Alberto de Mónaco también la pretendió. Cristina se negaba a ser una ‘famosa florero’ y siguió con su trabajo y sus empresas. Ahora, su boda vuelve a colocarla en el punto de mira de la prensa del corazón ya que, con toda seguridad, será uno de los grandes enlaces del verano.

Cristina Valls Taberner