Logo El Confidencial
Se casan el próximo 2 de noviembre

Víctor Janeiro y Beatriz Trapote envían por Whatsapp la invitación de su boda

El hermano de Jesulín de Ubrique y la periodista ultiman los preparativos para su próximo enlace, que tendrá lugar el Día de los Difuntos.

Foto: Víctor Janeiro y Beatriz Trapote en una imagen de archivo (I.C.)
Víctor Janeiro y Beatriz Trapote en una imagen de archivo (I.C.)

Los invitados al enlace de Víctor Janeiro, el hermano pequeño de Jesulín de Ubrique, y la periodista Beatriz Trapote ya han recibido su invitación de boda. Ha sido a través del teléfono móvil, con un mensaje de texto vía Whatsapp.

La elección de la fecha, el 2 de noviembre, Día de los Difuntos, no ha gustado a los más supersticiosos; pero para la pareja, que van anunciando a golpe de exclusiva y talonario los detalles del enlace, cualquier día es bueno si el amor existe. Y debe ser así tras seis años de relación, porque lo tienen casi todo preparado para darse el “sí, quiero” en la finca Yerbabuena, la que, hasta hace unos días, era de José Ortega Cano.

Ingreso de parné

Lo de la fecha es lo de menos. Todos están encantados con esta nueva boda, porque, entre otras cosas, supondrá un ingreso económico considerable con la exclusiva; sobre todo si Belén Esteban cede y deja que Andreita vaya a la boda de su tío. También está el morbo de ver a María José Campanario con Trapote, cuya relación no parece ser todo lo cercana que debería.

De todos es sabido que la economía del clan de Ambiciones no es todo lo boyante que ellos desearían. Según adelantó Vanitatis, las deudas contraídas por el patriarca de la familia, Humberto Janeiro, motivó que Jesulín de Ubrique se haya visto obligado a poner en subasta un tercio de su finca. El torero cedió hace años el usufructo de Ambiciones a su padre. Como Humberto no dispone de patrimonio que poder embargar, el fisco decidió tirar de este bien, que en realidad pertenece a su hijo.

Boda flamenca llena de sorpresas

Dice el refrán que “dios aprieta pero no ahoga” y después de un disgusto tan gordo como el de Hacienda viene una boda que alegra el espíritu de cualquier familia. Víctor y Beatriz, después de acallar los rumores de crisis, están edificando todo al detalle para el feliz acontecimiento. La pareja ya ha contado a golpe de talonario que habrá unos 300 invitados. Entre ellos, no sabemos si estará Rocío Torres Carcasi, nueva propietaria de la finca en la que Rocío Jurado y

Ortega Cano pasaron tan buenos momentos. Desde que adquiriera los terrenos, la peruana se ha hecho famosa en España tanto por poseer una mina de oro que factura 50 millones de dólares anuales, como por el interés que ha mostrado por erigirse a sus 28 años en la reina de Yerbabuena. Lo que sí sabemos es que la empresaria cumplirá los deseos de los novios y que será "una boda flamenca, divertida y llena de sorpresas".

La pareja se encuentra ultimando algunos preparativos. Así, según ha sabido Vanitatis, están acudiendo a una conocida clínica de Puerto Banus donde les retocan a golpe de inyección botulínica y vitaminas alisadoras de la piel. Además, la novia ya ha desvelado que el vestido será diseñado por Alejandro de Miguel, amigo de la pareja. Incluso tenemos la cara del cura. Beatriz Trapote sube a menudo a su Twitter fotografías relativas al acontecimiento. Las ultimas, las del párroco que les casará. Todavía quedan más de dos meses hasta el Día de los Difuntos de 2013. Así que aún tenemos sorpresas de boda para rato.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios