Cárcel, drogas y cintas de Bollywood: así es el hotelero con el que sale Esther Cañadas
  1. Noticias
INTENTÓ SUBIR A UN AVIÓN CON UN ALIJO DE DROGAS

Cárcel, drogas y cintas de Bollywood: así es el hotelero con el que sale Esther Cañadas

Dicen que a la tercera va la vencida. Después de sus matrimonios fallidos con Sete Gibernau y el Mark Vanderloo, la modelo volverá a pasar por el altar

placeholder Foto:

Dicen que a la tercera va la vencida. Después de sus matrimonios fallidos con Sete Gibernau y el modelo holandés Mark Vanderloo, Esther Cañadas volverá a pasar por el altar. En esta ocasión el escogido es Vikram Chatwal, un millonario norteamericano de origen etíope, que organizó una romántica pedida de mano en la catedral de San Patricio de Nueva York el pasado martes. Allí, y delante de algunos feligreses y turistas, Vikram le regaló un anillo de compromiso con un diamante de 8,5 quilates y que Cañadas lució durante algunos de los partidos del US Open, que finalizó este lunes.

A pesar de que aún se desconoce cuándo será el enlace, lo cierto es que la pareja ya está inmersa en los preparativos, para los quela experiencia hotelera del empresario les servirá de ayuda. Amigos desde hace más de catorce años, el empresario es un desconocido para los medios españoles. Con 41 años, Virkam Chatwal es uno de los hoteleros más conocidos de Estados Unidos después de que en 1999, con tan sólo 28 años, se desvinculara del grupo Hampshire Hotels -propiedad de su padre, Sant Singh Chatwal, que cuenta con hoteles de cinco estrellas o hasta establecimientos boutique y con los restaurantes The Palace Bombay, situdos en ciudades como Kuala Lumpur- y creara, después de ganar su primer millón de dólares en Wall Street, su propia cadena, Vikram Chatwal Hotels, formadapor más de una decena de hotelesde lujo situados en Nueva York, Florida, Dallas, Tailandia e India.

Nombrado en 2005 uno de los solteros más codiciados del mundo por la BBC, fue galardonado Empresario del Año en los primeros Premios de Asia del Sur, apareciendo un año después en la portada de la edición asiática de la revista Forbes,que estimó que sus hoteles tienen un valor superior a los 565 millones de euros.

Un año después contrajo matrimonio con la modelo india Priya Sachved en una boda que duró más de una semana y que se celebró en tres ciudades de la India: Mumbai, Delhi y Jaiupur, ante la atenta mirada de invitados como Naomi Campbell, el rapero Puff Diddy o Bill Clinton, su amigo y confidente, según reveló el empresarioal New York Observer.

Una educación occidental

Aunque nació en la capital de Etiopía, Addis Abeba, Vikram Chatwal se trasladó desde pequeño a Montreal después de que el emperador Haile Selassie fuera derrocado en 1974 para establecerse años más tarde en Nueva York, donde su padre comenzó su faceta como hotelero. Con una educación elitista, el futuro marido de Esther Cañadas se graduó enWharton, la escuela de negocios más antigua del mundo, no sin antes acudir a la Escuela Internacional de las Naciones Unidas de Nueva York, un bagaje educativo que le llevó a trabajar en las filas de la empresa de servicios financieros Mongan Stanley.

Sin embargo, su faceta empresarial no es lo único que le ha hecho ser conocido, ya que ha ejercido como actor en siete películas, la mayoría made in Bollywood, y como modelo en la revista Vogue. Es seguidor del sijismo, la quinta religión del mundo, con 25 millones de fieles, una religión monoteísta diferenciada del hinduismo y de los musulmanes. Además, en 2012 su amistad con la controvertida actriz Lindsay Lohan le puso en un aprieto al ser detenida en uno de sus hoteles, donde se hospedaba para proseguir con su rehabilitación tras admitir que era adicta al alcohol.

Aun así, no todo son luces en la vida de Vikram Chatwal. El pasado mes de abril de 2013 fue arrestado en el aeropuerto de Florida por intentar subir al avión con un alijo de drogas. Interceptado con seis gramos de heroína, cocaína, marihuana y medicamentos sin prescripción médica, Vikram fue encarcelado y puesto en libertad bajo fianza no sin antes ser condenado a un año de tratamiento, motivo por el que el pasado mes ingresó en el hospital Silver Hill en Connecticut para continuar con éste.

Esther Cañadas India