Mar Flores: “Si un tío sale con tres es un machote. Si lo hace una mujer, una prostituta”
  1. Noticias
LA MODELO SE SINCERA EN 'VANITY FAIR'

Mar Flores: “Si un tío sale con tres es un machote. Si lo hace una mujer, una prostituta”

Rostro indispensable de los 90, Mar Flores se convirtió en carne de cañón para la prensa del corazón por sus controvertidas relaciones de pareja

Foto: Mar Flores para 'Vanity Fair'
Mar Flores para 'Vanity Fair'

Rostro indispensable de los 90, Mar Flores se convirtió en carne de cañón para la prensa del corazón no sólo por su continua presencia en las fiestas más selectas de la sociedad madrileña, sino por sus sonadas relaciones. Fernando Fernández Tapias, Alessandro Lecquio y el hijo de la duquesa de Alba, Cayetano Martínez de Irujo, cayeron rendidos en sus brazos y la convirtieron en una de las mujeres más destacadas de la década. Por ello, y tras el escándalo que supuso la portada de la revista Interviú de ella con Lecquio tumbados en la cama, decidió desaparecer durante casi diez añospara buscar una estabilidad tan necesaria como el amor que encontró durante dicha búsqueda.

Atacada por los medios tras su divorcio del conde Carlo Constanza, Mar Flores sintió en su propia piel las duras reacciones de quienes apenas sabían la realidad sobre su vida. “Me atacaron porque España es muy visceral y reaccionan a las informaciones que dan. (…) Somos un país muy machista y las mujeres, malas entre nosotras. Además, está la envidia. Yo he sentido mucho más rechazo de las mujer que de los hombres”, asegura la modelo a la revista Vanity Fair, que este martes sale a la venta con una entrevista muy cercana y sincera. “Si un tío sale con tres mujeres es un machote. Si eres una mujer y haces lo mismo, una prostituta”.

Tras este episodio, del que casi nunca se la ha oído hablar hasta ahora, comenzó lo que ella denomina la segunda parte de su vida. Una etapa en la que el auténtico protagonista es su actual marido Javier Merino. “Si no aparece, no hubiese vuelto a estar con ningún hombre. Yo me he curado con amor”, se sincera afirmando, además, que después de esos años tan complicados acudió al psicólogo y al psiquiatra.

Descartado como pareja en un principio, Mar Flores cuenta cómo consiguió transformar la amistad que les unía en una relación en la que él es 13 años mayor que ella. Tal es la pasión y el afecto que les une que Mar no duda en seguir toda la vida a su lado. “Cuando envejezca le cuidaré porque él me ha cuidado a mí como una reina”. De esta forma, la modelo demuestra, una vez más, que no sólo hay que estar en los buenos momentos, también en los malos, donde Javier Merino le necesita, quizá más que nunca, tras ser imputado en un caso de corrupción en el Ayuntamiento de Estepona y condenado por usar información privilegiada en un negocio inmobiliario.

Javier Merino Mar Flores Vanity Fair