La hija de Rociito cumple los 18 sin hablarse con su madre
  1. Noticias
HACE MÁS DE DOS AÑOS QUE NO TIENEN RELACIÓN

La hija de Rociito cumple los 18 sin hablarse con su madre

Rocío Flores Carrasco alcanza la mayoría de edad y por fin su historia y su rostro ya se pueden desvelar. Una historia marcada por la nula relación con su madre

Como ocurriese con su madre, Rocío Flores Carrasco es famosa desde que nació. La pequeña inauguraba la tercera generación de un clan con gran repercusión pública que, casi dos décadas después de aquel alumbramiento, continúa generando titulares. En ellos ha aparecido en alguna ocasión la propia Rocío Flores aunque, por motivos legales asociados a su minoría de edad, nunca se ha podido hablar sin tapujos de todo lo que ha ocurrido en este tiempo. Sin embargo, este lunes la hija de Rociito y Antonio David ya alcanza esos ansiados 18 años, y su historia y su rostro ya se pueden desvelar. Una historia marcada actualmente por la nula relación con su madre.

Pero empecemos por el principio. Rocío Carrasco Flores llegaba al mundo el 13 de octubre de 1996. La recién nacida se convertía en la primera hija de la pareja formada por Rocío Carrasco y Antonio David Flores y también en la primera nieta para la más grande, Rocío Jurado.

placeholder Rocío Jurado y José Ortega Cano con Rocío y David Flores Carrasco (Gtres)

Apenas un año antes y sin cumplir los 18, Rociito se marchaba del hogar familiar para disgusto de su madre. La cantante sabía que la joven bebía los vientos por un guardia civil y no pudo hacer nada por frenar su huida. Al año siguiente, en 1996, Rociito se casó con el que era su amor platónico en la finca de Yerbabuena y sólo seis meses después dio a luz a su primera hija. Un bonito cuento de hadas que se daría por concluido en 1999, tres años después de la boda y con dos hijos en común, Rocío y David, que nació en 1998.

Quién le iba a decir a Rociito en aquellos años tan felices que Antonio David no estaba llamado a ser el amor de su vida y que llegado el día a su hija no podría ni desearle un feliz cumpleaños. Con su marido llegaría a una encarnizada batalla judicial tras la separación y a una anulación eclesiástica de su matrimonio, mientras que con su hija una fuerte discusión en el verano de 2012 daría lugar a un enfrentamiento irreconciliable entre ambas.

La cuerda que se tensaba entre madre e hija desde que Rocío Flores llegó a la adolescencia terminó por romperse hace algo más de dos años, durante un duro altercado dialéctico. Tras la pelea, la joven abandonó el domicilio materno con la firme intención de no volver para instalarse en la casa de su padre, con el que siempre había mantenido una estrechísima relación. A la discusión le seguirían varias denuncias ante la Guardia Civil por parte de la menor y la petición judicial de Antonio David de que se modificasen las medidas de la guardia y custodia.

Aquel duro enfrentamiento entre las dos Rocíos fue definido tiempo después como un “problema doméstico muy grave” que alejó a madre e hija, hasta el punto de que su no relación las llevaría a no felicitarse las Navidades ni los cumpleaños.

Rocío, una joven muy unida a Gloria Camila

Desde entonces, Rocío Flores vive con su padre y con la familia que este formó una vez superada la ‘etapa Rociito’. Antonio David rehízo su vida al lado de Olga Moreno, con la que empezó salir en el año 2000, se casó en 2009 y tuvo a su hija Lola en diciembre de 2012. La relación entre padre e hija siempre ha sido muy estrecha y Antonio ha declarado en alguna ocasión estar muy feliz por tener a sus tres mujeres juntas. La preocupación del exguardia civil por su primogénita es tal que el año pasado le propuso estudiar fuera en un intento por cambiar de aires, pero la joven prefirió quedarse en Madrid, donde, como cualquier chica de su edad, se divierte al lado de sus amigos.

A los hobbies que comparten por su próxima edad se une la nula relación que ambas mantienen con Rocío Carrasco. A pesar de ser hermanas y de haber pasado mucho tiempo juntas, Gloria Camila y la primogénita de Rocío Jurado no se hablan tampoco desde hace varios años. En una entrevista, la joven respondió de forma espontánea: “¿Qué hermana? ¿Esa con la que llevo tres años sin hablar?”.

La buena amistad entre las dos jóvenes del clan es una de las pocas cosas que a día de hoy arrancarían una sonrisa a la desaparecida Rocío Jurado. Con su marido en la cárcel, su hijo en una clínica de desintoxicación y su hija enfrentada con su nieta, un cumpleaños como el que se celebra este lunes tiene muy poco de festivo.

Rocío Jurado Rocío Carrasco
El redactor recomienda