Logo El Confidencial
presenta la obra 'miguel de molina al desnudo'

En el camerino de Jorge Javier Vázquez

Parafraseando el título de la obra teatral que produce, 'Miguel de Molina al desnudo', o de la famosa Eva del cine, ‘desnudar’ al mediático presentador es fácil

Foto: Jorge Javier Vázquez (FOTO: Enrique Villarino)
Jorge Javier Vázquez (FOTO: Enrique Villarino)

Jorge Javier Vázquez al desnudo. Parafraseando el título de la obra teatral que produce, Miguel de Molina al desnudo, o de la famosa Eva del cine, ‘desnudar’ al mediático presentador es bastante fácil. Fácil porque él lo facilita con una elocuencia que demuestra que es mucho más que el líder de un programa que, a fuerza de resistir años, ha dejado de ser una diana atractiva para los críticos televisivos de fino paladar y mala baba. También porque, a la hora de compartir anécdotas o proyectos teatrales, su mirada adquiere el matiz de la de un niño que necesita compartir su continuo y feliz asombro por la vida. Vanitatis entrevista en su camerino de Telecinco a una de las máximas estrellas de la pequeña pantalla con motivo del espectáculo teatral que ahora trae al Teatro Infanta Isabel de Madrid.

En él no parece haber divismos ni respuestas desganadas. Ni siquiera para explicar, por enésima vez y remitiendo a su infancia, por qué presenta un programa como Sálvame: “Yo era muy fan de la ropa tendida y de lo que pasaba entre las vecinas cuando salían al balcón, de aquellas ‘historias de escalera’. Siempre cuento que cuando era pequeño la gente vivía mucho en la calle y las vecinas se peleaban a gritos de balcón a balcón. Cuando había una pelea todos nos íbamos allí a verlas diciéndose las mayores barbaridades. Lo que ocurre en Sálvame me parece de jardín de infancia en comparación”, comenta divertido.

El camerino de Jorge Javier, poco antes de la emisión de 'Sálvame' (FOTO: Enrique Villarino)
El camerino de Jorge Javier, poco antes de la emisión de 'Sálvame' (FOTO: Enrique Villarino)

Pero, más allá de la influencia postrera de vecinas deslenguadas, el objeto principal de la charla es Miguel de Molina, el cantante cuyo arte ahogó y exilió el franquismo, la inspiración para una obra de teatro que este martes llega a Madrid precedida de buenas críticas. ¿Existe un punto de identificación entre Vázquez y el ‘rey de la copla’? Él bromea una vez más al responder esa pregunta, asegurando que “por la época, no”, pero se pone serio a la hora de explicar que más que identificación, hay una admiración hacia Miguel de Molina. “Me gusta mucho su manera de entender la libertad y su manera de entender la vida como artista porque era uno de esos cantantes que lo preparaban todo muchísimo, hasta la iluminación. También te digo que debió ser un hombre muy complicado”.

Jorge Javier Vázquez durante la presentación de la obra en Málaga (Gtres)
Jorge Javier Vázquez durante la presentación de la obra en Málaga (Gtres)

Un artista encerrado en un presentador de televisión

El patetismo de las anécdotas vitales de Molina es difícil de creer en un siglo XXI en el que el propio Vázquez puede gritar a los cuatro vientos su condición homosexual. “Le invitaron a un programa de televisión en Argentina presentado por una superdiva como Susana Jiménez y lo llevaron sin cobrar. Le regalaron unos electrodomésticos y una bicicleta elíptica, una cosa como muy cutre”. Al hablar del estreno del martes Jorge Javier no tarda en anunciarnos otro: su propio debut como actor teatral, que tendría lugar el año que viene. “Tengo una idea y me gustaría realizarla porque siempre que te preparas para algo quieres ver una meta. Cuando estudias para el carné de conducir quieres conducir, cuando estudias inglés quieres ir al sitio donde puedes hablar inglés y yo llevo mucho tiempo preparándome, al menos para darme el tortazo”.  

Jorge Javier con el protagonista de la obra, Ángel Ruiz (Gtres)
Jorge Javier con el protagonista de la obra, Ángel Ruiz (Gtres)

Lo curioso es que ese “tortazo” o las críticas que pudiera conllevar no le importan a estas alturas: “Lo de no temer a las críticas no lo digo por vanidad. Es que es muy distinto cuando tu vida profesional depende de algo así. Yo ya tengo mi vida profesional muy encarrilada y a mi edad, el año que viene ya tendré 45 y empiezo a ser un poquito grande, no quiero sufrir haciendo algo. Quiero hacerlo de una manera muy profesional, eso sí”. Además, sería una forma de enmendar  un error del pasado: autocensurarse para complacer a los demás.  “Lo que tengo claro es que no voy a dejar de hacer cosas por miedo al qué dirán. Ya lo he hecho muchas veces y llegado a este punto de mi vida voy a hacer lo que me dé la gana. ¡Voy a luchar por hacer lo que me dé la gana!”, enfatiza con ilusión.

“Es fundamental leer mucho para presentar Sálvame

Sin embargo, hace tiempo que Jorge Javier puede hacer lo que le viene en gana, incluso decirle al fotógrafo de este reportaje que le "retoque aunque quede irreconocible" a la hora de editar las instantáneas. Ahí están los datos que confirman su poder: cinco años liderando las tardes de Telecinco, una versatilidad más que probada en espacios como Hay una cosa que te quiero decir o Supervivientes y un libro, La vida iba en serio, que aparte de servirle de catarsis ha sido un gran éxito de ventas. Ahora mismo, y tras una crisis en su relación con el programa, parece que entre el espacio televisivo y él ha habido una reconciliación digna de las más grandes parejas. Sin embargo, ¿cómo ha convivido todos estos años un filólogo amante de la literatura con esa ‘pareja’ rebelde que es para él Sálvame? : “Yo creo que es fundamental leer mucho para hacer Sálvame. El programa es como una novela y es muy importante conocer mínimamente cómo se construye una novela, cómo se tira cada día de un elemento dramático, cómo tienes que mover a los personajes para que la historia fluya, cómo tienes que tener personajes protagonistas pero también secundarios para que aporten cada día un poco de una trama nueva…”.

En el camerino de Jorge Javier Vázquez

Sálvame aparte, hay momentos de su vida profesional menos conocidos por el gran público. Su etapa como redactor de una revista de adolescentes como SuperPop, es un buen ejemplo: “Yo tenía que hacer entrevistas a grupos de adolescentes, que salían de media uno cada semana y no sabía absolutamente nada de ellos. Mi desconocimiento musical era tremendo porque me tocó entrevistar a Robbie Williams pero yo no sabía quién era. Tuvimos muy buen rollo porque él se encontró a un tío que lo trataba con normalidad pero no porque estuviera acostumbrado a tratar con famosos, sino porque no lo conocía”, asegura con uno de esos ataques de risa que lo caracterizan.

Por aquella época ni se planteaba que algún día sería uno de los personajes más importantes de este país. Tan tímido era entonces que ni siquiera se atrevió a ir al Mississippi de Pepe Navarro cuando unas amigas se lo propusieron: “Me lo llegué a plantear y menos mal que no fui porque Pepe Navarro preguntaba mucho a los invitados y si la gente no sabía algo se cabreaba con toda la razón del mundo. Menos mal que dije “No voy” porque si hubiera metido la pata de esa manera, ya que yo entonces tenía muchas carencias, soy tan tímido que no hubiera vuelto a levantar cabeza”. Cuando se le recuerda que de aquel programa salieron grandes ‘estrellas’ como La Veneno vuelven las risas canallas, el sentido del humor que le ha hecho ganar adeptos y que le permite aguantar un directo de más de cuatro horas cada tarde.

El presentador, durante el aniversario de 'Sálvame' (Gtres)
El presentador, durante el aniversario de 'Sálvame' (Gtres)

Al salir del camerino le esperan los colaboradores, esa corte moderna y felizmente deslenguada, los focos, el público y un espacio que, en el fondo y en la forma, también demuestra, día tras día, sus dotes para el espectáculo. Si artista es aquel que siente y vive las cosas de forma especial aunque nunca llegue a crear nada (y él está en vías de hacerlo) no hay duda de que Jorge Javier Vázquez lo es. También sigue siendo aquel niño que soñaba con conocer a Paloma San Basilio desde un recóndito barrio barcelonés y la prueba viviente de que nunca es tarde para exclamar aquello de “¡Mamá, quiero ser artista!”.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios