Melani Costa y el negocio de ser novia de Cayetano Martínez de Irujo
  1. Noticias
LA PRIVACIDAD TIENE UN PRECIO

Melani Costa y el negocio de ser novia de Cayetano Martínez de Irujo

La nadadora, que cumplió 26 años el pasado viernes, sigue rentabilizando su relación con el conde de Salvatierra: si habla de su vida privada, el caché se dispara

Foto: La nadadora Melani Costa en una imagen de archivo (Gtres)
La nadadora Melani Costa en una imagen de archivo (Gtres)

Plata en el Mundial de Natación Barcelona 2013 y oro en el de Piscina Corta en Estambul 2012. Tres medallas consiguió en el reciente Euro-Meet de principios de este año. Es buena, no cabe duda. Pero no ha llegado (aún) a la cota de excelencia lograda por Mireia Belmonte y todavía le queda mucho camino para acercarse a la leyenda que envuelve a Gemma Mengual. Sin embargo, a diferencia de ellas, atesora otras recompensas. En febrero, una revista le concedió el de ‘rostro más bello del deporte’. Nadie duda de que el azul mediterráneo de sus ojos merece el reconocimiento, pero ¿se habría fijado en ella la publicación de moda de no ser la pareja de Cayetano Martínez de Irujo? Albergamos nuestras dudas.

Lo cierto es que cada vez son más las firmas que cuentan con Melani Costa (Palma, 1989) para embellecer un photocall. En otoño pasado, fue una de las participantes de la anual Land Rover Discovery Challenge, mismo mes de febrero acudió a amadrinar la apertura del madrileño lounge club Soho Cambridge y semanas antes se dejó bañar por los flashes en la convocatoria Gourmet Experience de El Corte Inglés, aunque se fue dando una ‘espantá’. También se dejó ver en la entrega de premios de la Academia del Perfume este mes de marzo. Y ya no se pierde la Madrid Fashion Week.

Se estrenó hace justo un año, en la terraza Williams Martini Racing. Era su primera aparición pública como novia de Cayetano Martínez de Irujo y sus respuestas fueron vagas. Disculpable, se estrenaba ese día. Pero Melanie ha aprendido. Y de qué manera. Estos días hemos podido verla en las instalaciones del Real Club de Tenis de la capital catalana, que acoge el 63º Trofeo Conde de Godó. Acudía invitada por una firma de motor que patrocina del torneo.

Vetó a varios medios de comunicación

Melani Costa vetó de la lista de medios de comunicación a cualquier que oliese vagamente a prensa social. Se trataba de un evento deportivo y su mánager explicó a una agencia de noticias y una conocida revista semanal las condiciones del contrato: “Tiene firmado que no va a hablar de su vida personal, solo preguntas de su carrera profesional”, como si realmente su reclamo fuera su condición de nadadora y no el ser la novia de Cayetano Martínez de Irujo.

Descartada la revista de corazón, la agencia, que surte de contenidos a medios de cualquier género, propuso como medida conciliadora que fuese ella la que decidiese si contestar o no a un par de cuestiones relativas a su relación con el conde de Salvatierra. Su agente se puso tenso. Por si la tajante negativa no fuese entendible por un licenciado en Periodismo, se permitió añadir. “Y no insistas porque entonces vamos a tener problemas”. Finalmente, la entrevista no se hizo.

Si habla de su vida, su verbo cuesta más

Modos y maneras al margen, es perfectamente legítimo que un famoso decida cuándo hablar y ante quién. Sin embargo, hemos comprobado en ocasiones anteriores que Melani Costa no siempre es reacia a hablar de su vida privada. ¿Depende de un talón? Así es. La nadadora es consciente de que si acepta hablar de su vida, su verbo es más caro. El caché se dispara.

El redactor recomienda