Logo El Confidencial
PRESENTA 'EL ABRAZO INFIEL'

Olvido Hormigos: "La mala de mi libro podría ser Belén Esteban o María Patiño"

Acaba de presentar una novela erótica cuya protagonista tiene mucho en común con ella. De su polémica del vídeo que la sacó del anonimato dice que lo volvería hacer, aunque tendría que encontrar al chico adecuado

Quedamos con Olvido Hormigos en la azotea del Hotel de las Letras para hablar sobre su primer libro, El abrazo infiel. La exconcejal socialista de Los Yébenes nos recibe enfundada en un elegante mono blanco de Divina. Posado sobre el sofá –también blanco–, su bolso, el modelo Neverfull de Louis Vuitton, recibe el humo del cigarro que Hormigos saborea antes de comenzar la entrevista.

A escasos segundos de encender la cámara, le comentamos que su libro tiene mucho más sexo que 50 sombras de Grey. "Solo me leí el primero, pero yo creo que en realidad es una historia bastante romántica. Pese a lo que pueda parecer, a mí me gustan las historias de amor", afirma. Ese "pese a lo que pueda parecer" denota que Hormigos sigue creyéndose juzgada constantemente, lo cual le obliga a justificarse siempre. "Tengo la costumbre de hacerlo, al contrario del personaje de mi novela. Creo que en el fondo la gente me va a entender si explico la razón por la que hago las cosas, pero no es así", confiesa.

Su novela erótica le ha servido de catarsis y la ha ayudado psicológicamente: la ilusionaba despertarse cada mañana para escribir cuando todo el mundo la estaba juzgando. "Me duele que se nos juzgue tanto a las mujeres por el hecho de serlo, pero creo que al final estoy abriéndoles camino y que hay mujeres que se verán reconocidas en la novela. El libro comienza con la salida a la luz del vídeo sexual de Adriana, un capítulo que le cambia la vida de la noche a la mañana y le hace plantearse cómo es vivir la vida cuando todos te juzgan. Te obliga a plantearte en qué te has equivocado, cómo quieres vivir, qué quieres hacer y si realmente eres feliz", asegura.

Imagen: Javier Martínez
Imagen: Javier Martínez

Olvido no cree que su polémico vídeo fuera un escándalo sexual. "Era mi vida privada. Tenía un amante, pero pertenecía a mi vida más íntima. Jamás piensas que vaya a salir a la luz algo tan íntimo, pero cuando lo hace, no creo que se trate de un escándalo, porque el sexo es parte de nuestra vida. Confiaba plenamente en ese chico, era mera atracción sexual, pero nunca pensé que él haría lo que hizo. Hay que ser más consciente de lo que haces cuando entras en el juego de enviar un vídeo de estas características. Da mucho morbo, pero hay que saber que cualquiera puede traicionarte".

Confiando en que su respuesta será un no rotundo, le preguntamos si después de todo lo que ha ocurrido volvería a enviar un vídeo sexual. "No, pero porque no he encontrado al chico. En julio entra en vigor un nuevo código penal y ahora se lo pensarán más antes de mandar nada", aclara. "En mi caso se habló tanto del tema porque se unieron muchas casualidades. Era concejal del PSOE, estaba casada, mi amante era más joven que yo... Estos factores hicieron que el vídeo tuviera tanto interés, pero es absurdo: internet está lleno de este tipo de material".  

Olvido Hormigos no cree que la pasión dure eternamente. ¿Es la infidelidad la mejor salida para huir de la monotonía conyugal? "Reconozco que yo me equivoco mucho. Lo correcto habría sido decirle a mi marido: 'Te quiero mucho, pero no siento pasión'. Lo que pasa es que creí que era una etapa de mi vida que iba a pasar y seguí adelante. Quizás tendría que haber terminado y haber seguido por mi lado. La infidelidad para mí era en ese momento la solución", aclara sin tapujos.

Imagen: Javier Martínez
Imagen: Javier Martínez

El personaje protagonista de la novela, Adriana, utiliza el sexo como vía de escape, ¿hace ella lo mismo? "Adriana utiliza el sexo para huir de lo que le ocurre. Es muy difícil vivir una situación en la que todo el mundo te llama lo que te está llamando. Terminas por sentirte muy sola. He querido plasmar que buscaba el afecto con otros hombres, pero en mi caso no me he sentido sola. He tenido gente a mi lado, pero no he tenido la confianza suficiente para abrirme y contarles lo que me estaba pasando. Nunca he utilizado el sexo para encontrar afecto o porque me sintiera sola, sino porque me faltaba la pasión", explica Olvido.

En una entrevista afirmó que había un personaje en la novela que representaba todo lo que Belén Esteban representa. "Dije eso, pero Belén no aparece en mi novela. ¡Lo que faltaba! En toda historia tiene que haber una mala y, claro, en el libro la mala es Malena". Le comentamos que dicho personaje nos recuerda más a María Patiño, ya que Malena es también periodista. "Pues no lo había pensando, pero podría ser", dice entre risas. Belén ha tenido alguien que le escriba el libro, ¿ha tenido ella a su Boris Izaguirre particular? "No, lo he escrito yo con ayuda de mi editora, a la que llamaba a veces con muchas dudas. Me siento privilegiada. No quiero decir que el tema del vídeo me haya venido bien, pero en su momento me quería morir y ahora sé ver que me ha traído cosas buenas. El libro me ha servido de catarsis. En él cuento lo que he vivido, pero me he distanciado del personaje de Aurora y no he querido que tenga hijos".

Pinche en la imagen para participar en la encuesta y ver los resultados
Pinche en la imagen para participar en la encuesta y ver los resultados

Le hacemos ver que precisamente el hecho de que no tenga hijos es lo que permite a Aurora actuar con más libertad que ella. Olvido está de acuerdo. El personaje dice ser la mujer más libre de España. ¿Se siente ella así? "No me siento la más libre de España, pero sí me siento libre. Ya no se puede decir nada peor de mí de lo que se ha dicho y ya me da todo igual. Me siento muy liberada y me ha costado mucho llegar a este punto", asegura. Le preguntamos el título de qué libro serviría para definir su vida. ¿Acaso Las mil y una noches? ¿Orgullo y prejuicio? "Es que mi vida está tan tranquila ahora que no sabría decirte...". ¿Qué tal Vivir para contarla? "Venga, ese no me parece mal".

Quizás no es la mujer más libre de España, pero Olvido parece liberada de prejuicios y de monsergas moralizantes. Esperamos que pronto llegue el día en el que Hormigos deje de sentirse juzgada a cada paso. Tras despedirse, se enciende un cigarro y mira las vistas de Madrid desde la azotea. La gente tal vez no haya olvidado aún su escándalo, pero Olvido ha comprendido que por mucho que se justifique, el que la critica va a seguir haciéndolo.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios