Logo El Confidencial
Todos en su familia son informáticos

Carme Forcadell, la mujer sin pasado

La nueva presidenta del Parlament de Cataluña presume de no ser política de casta y de provenir de una vida civil que se ha esforzado en ocultar. Hasta ahora

Foto: Carme Forcadell, en una imagen de archivo (Efe)
Carme Forcadell, en una imagen de archivo (Efe)

Carme Forcadell Lluís (Xerta, Tarragona, 1956) tiene, ahora mismo, similar hoja de servicios que Jason Bourne o James Bond. Inmaculada en lo que le interesa, en su caso, la progresiva culminación de etapas en un aguerrido camino a la independencia, pero con multitud de lagunas en lo que respecta a su vida personal. Nadie sabe cómo se llama su marido, a qué se dedican sus dos hijos o si tiene un hermano taxista en Barcelona. Es momento de conocer mejor a la segunda mujer en presidir el Parlament de Cataluña y la que dirigirá los debates de la legislatura más crucial desde el restablecimiento de la democracia.

[Actualización: Forcadell, a la cárcel por la DUI de Cataluña del 27 de octubre de 2017]

Prueben a hallar el nombre del marido o de los hijos de la presidenta en Google. Un momento, no los saben, ¿verdad? Lo más probable es que no. En ninguna entrevista Forcadell entra al trapo. No responde más allá de que le gusta cultivar su huerto en un pequeño pueblo de Tarragona, el pueblo donde nació hace 59 años y de que su personaje histórico favorito es Francesc Macià. Previsible. Sin embargo, si le damos al lector la pista de que su marido se llama Bernat y trata de cruzar datos para hallar, por ejemplo, la fecha de su boda, o la última vez que acudieron juntos a un acto de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) que ella presidía, tampoco la encontrará.

Carme Forcadell, la mujer sin pasado

Un CV con lagunas

¿Qué querría esconder la 'molt honorable' señora Forcadell? No hemos hallado en su pasado nada comprometedor. Quizá tan solo que a pesar de esforzarse en representar a la denominada sociedad civil, perteneció a la ejecutiva nacional de ERC de 2001 a 2004 y fue concejal en Sabadell por el mismo partido de 2003 a 2007. Importante en términos de entresijos soberanos, pero nada que no pueda averiguarse consultando hemerotecas. Licenciada en Ciencias de la Comunicación y Filología por la UAB, lo más importante de su vida ha estado ligado a la docencia y, particularmente, a la lengua catalana. Es máster en Filología Catalana y tiene plaza de catedrática de enseñanza secundaria (hoy en excedencia), fue fundadora de la Plataforma per la Llengua, miembro de la Comissió de la Dignitat, vicepresidenta de la Plataforma pel Dret a Decidir y miembro de Òmnium Cultural. Ha escrito libros de pedagogía, lengua, literatura y hasta un diccionario. Tras su etapa municipal volvió a la política por la vía social al cofundar la ANC en 2012. En mayo de año fue relevada, como marcan sus estatutos, y entró en la lista Junts Pel Sí. La llegada a la meta se produjo ayer.

No sabemos si es por no estorbar tanta trascendencia que su currículum oficial ignora que ha sostenido la alcachofa trabajando como reportera a pie de calle. Como lo leen. La primera vez que Carme Forcadell habló en castellano con una cámara delante fue pocos a finales de marzo de 1978. El miércoles 29 pudo verse el reportaje ‘Treballs discriminats’ en ‘Giravolt’, programa documental que el circuito catalán de TVE-2 comenzó a emitir semanalmente en 1973. Forcadell fue reportera del programa hasta 1982. Después, comenzó a dar clases de lengua catalana en el IES Escola Industrial de Sabadell, ciudad a la que se mudó a los 18 años para matricularse en la Universidad Autónoma de Bellaterra, donde se hizo independentista, y ciudad en donde hoy vive con su marido.

Madera de líder

Decía en 2014 el diario El País, cuando al frente de la ANC ya se había consolidado como un alfil imprescindible del ‘procés’, que, según una concejal de Sabadell, Carme “tenía una gran ambición personal. Intentó ir de cabeza de lista, pero en el partido, donde ya mandaba [Joan] Puigcercós, no se fiaban”. Veamos qué dice su pasado. Carme Forcadell es natural de la pequeña localidad de Xerta (Tarragona). La mayor parte de sus 1.200 habitantes conocen bien a su conciudadana más ilustre. El alcalde, Roger Avinyó, responde amablemente a 'Vanitatis': “Viene a menudo, quizá no cada semana, pero sí con frecuencia, su madre vive aquí y ella tiene casa en Xerta. Es fácil verla tomándose un café en el bar de la plaza. Siempre hablamos de que llegaría lejos, particularmente cuando fundó la ANC. Realmente se le veían dotes de liderazgo. En las tres Diadas masivas, de 2012 a esta última, no ha faltado un autobús de Xerta que viajase a Barcelona”. En su infancia, Carme se acercaba a bañarse en la playa de Alcanar. Hoy prefiere pasear por el río. “Te la puedes encontrar paseando por la orilla del río, adonde acude la gente ahora en verano. Ir al río es como un tópico de Xerta”, señala Avinyó.

Forcadell ha visitado en varias ocasiones el restaurant Lo Dau. Su dueña, Mónica, nos confirma la impresión del alcalde: “No nos ha extrañado a nadie que llegase tan lejos. Si ya cuando la veíamos de reportera en televisión nos hacía gracia, imagínate al ir apareciendo en debates y mítines. Pero ojo, que no es la única vecina ilustre: Federico Mayor Zaragoza, exministro y exdirector general de la Unesco, es hijo del pueblo”.

Software, cuestión de familia

Forcadell, hija de transportista, tiene un hermano y una hermana más joven. “Me parece que él trabaja como taxista en Barcelona y ella se fue a vivir a Pinell, aquí a 15 kilómetros”, nos comenta una vecina. Se casó muy joven con un xertolí como ella, Bernat Pegueroles, diez años mayor y cuya familia fue la última en dedicarse al antes boyante negocio del turrón artesano, tradición desaparecida en Xerta. Pegueroles es informático y los dos hijos de la pareja, Bernat y Ferran, también. Licenciados por la UPC, ambos pasan de los 35 y regentan la empresa Pegueroles SCP, un negocio de desarrollo, sistemas y seguridad en Sabadell. Quizá fueron ellos, entendidos en software y hardware, quienes le avisaron que su móvil podía estar pinchado. Fue en 2013, el año de la exitosa Via Catalana: “Los que entienden me han dicho que sí, que seguro”, decía en una entrevista para el diario digital 'VilaWeb'.

Los hijos de la presidenta Forcadell bajan poco a la pequeña localidad tarraconense, prefieren veranear en Platja d’Aro (Gerona), pero Forcadell sí se relaja en su casa de la Avinguda de l’Estació (los raíles son hoy una vía verde), de 248 m2, que fue propiedad familiar de su marido. Allí gusta de ocuparse de sus árboles frutales (naranjos, cerezos, granadas) y recordar la adolescencia en que sus padres trabajaban la tierra. Hoy, dispone de muchos metros para arar: los 2.623 m2 en Xerta y otros 30.039 m2 en un terreno de Aldover (Tarragona).

Descarga la APP de 'Vanitatis' en tu móvil o tablet y no te perderás nunca la actualidad del corazón en España.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios