HA BORRADO TODO SU PASADO EN LA RED

Desmontando a Esther Doña, la nueva novia de Carlos Falcó

No tiene la edad que dice tener ni una carrera de éxito como modelo. La que hasta hace poco era rubia, en su juventud tuvo una relación con Máximo Valverde y se la vio en el yate de González de Caldas

Foto: Esther Doña en un fotomontaje realizado en Vanitatis
Esther Doña en un fotomontaje realizado en Vanitatis

Cuando salieron las primeras fotos de Carlos Falcó muy bien acompañado de una joven morena de grandes ojos verdes, la prensa se apresuró para informar de la identidad de la afortunada: Esther Doña Morales, malagueña y con una “dilatada carrera en el mundo de la moda”. Lo que más llamó la atención enseguida fue su edad, 42 años (según la versión oficial), casi una treintena menos que su nueva conquista.

Para despejar todas las dudas que quedaban en el aire en torno a su figura y, sobre todo, cómo había comenzado su relación con el marqués de Griñón, la joven pasó por caja y concedió una entrevista, con posado incluido, a la revista de cabecera de la exmujer de su pareja, Isabel Preysler. En la citada entrevista narra cómo fue su primer encuentro con el marqués y también hace referencia a su pasado como modelo.

Carlos Falcó, marqués de Griñón, en una imagen de archivo (Gtres)
Carlos Falcó, marqués de Griñón, en una imagen de archivo (Gtres)

Pero ¿cuál es el verdadero pasado de Esther Doña? ¿Por qué es tan complicado localizar su nombre en Google en una era en la que prácticamente todos tenemos alguna entrada en tan famoso buscador? La respuesta es sencilla. Esther ha borrado todo lo que pueda dar detalles de su pasado y eso incluye, por supuesto, sus perfiles de las redes sociales. En ellos hace solo unos meses se podía ver a una joven rubia platino (sí, rubia) que se divertía con sus amigas y presumía de sus trabajos como modelo.

Esther Doña en la portada de '¡Hola!'
Esther Doña en la portada de '¡Hola!'

Vanitatis se ha puesto en contacto con personas del entorno de la nueva novia de Carlos Falcó y coinciden en que la nueva imagen que proyecta Esther no tiene nada que ver con la Esther que ellos conocieron. La joven no solo ha cambiado recientemente el color de su pelo, sino que también su edad, ya que ahora dice tener 42, cuando distintas fuentes aseguran que ahora tiene 36. ¿Por qué una mujer va a querer ponerse años en vez de quitárselos?, pregunta este medio sorprendido. “Lo que acaba de conseguir Esther (salir con Carlos Falcó) siempre fue su meta. Ella acaba de ver su sueño cumplido junto al hombre que la ha catapultado a la 'jet' madrileña y a las páginas rosas, donde ya aparece como marquesa de alta alcurnia. No nos ha sorprendido nada verla en las revistas”, explica quien compartió con ella parte de su juventud.

Si no les sorprendió fue porque, según confirman, no era la primera vez que Doña se relacionaba con un hombre tan popular. Muchos años antes Esther había formado parte del círculo de Bertín Osborne, José María González de Caldas, con quien se le vio en más de una ocasión a bordo de su yate por aguas de Marbella –lo que conllevó más de un enfado de Sofía Mazagatos– o Máximo Valverde. El actor así nos lo reconoce cuando hablamos con él. “Sí, fuimos novios y estuvimos viviendo juntos en Madrid cerca de un año. Ella tenía 19 años y empezaba su trabajo como modelo. Ahora tendrá unos 35 o por ahí”. Máximo guarda un buen recuerdo de ella: “Era una chica muy divertida, muy guapa, con unos ojos azules muy bonitos y con ganas de triunfar. No tenía ni idea de que fuera ahora la novia del marqués de Griñón. Me alegro por él”.

Un matrimonio fallido

Esther Doña en un desfile de la diseñadora Asunción Retamero (Foto: Alejandro García)
Esther Doña en un desfile de la diseñadora Asunción Retamero (Foto: Alejandro García)

Según ha podido saber este medio, Esther estuvo casada con un hombre de buena posición mucho mayor que ella del que se separó hace un tiempo. Sus allegados aseguran que la relación fue “tormentosa” y que ella no salió bien parada en la ruptura. Tanto es así que con sus maletas fue a parar al domicilio familiar, sito en un barrio humilde de Málaga, donde muchos se sorprendían de tan inesperado regreso. Fue entonces cuando Esther, aún recuperándose de una situación maltrecha derivada de su divorcio, decide empezar una nueva vida, con nuevo 'look' y nuevas aspiraciones. Borró toda referencia a su pasado de las redes sociales y llamó a la que había sido su descubridora como modelo, María José González, la dueña de la agencia Nueva Moda, que tantos contratos como modelo le había conseguido en sus primeros años como maniquí.

“Tras cada ruptura, Esther se quedaba con una maleta llena de ropa de marca y joyas caras y bromeaba con todo lo que había conseguido en cada una de sus relaciones. Esa era su gran recompensa, lo que realmente la hacía feliz”, deslizan algunas de sus compañeras. Lo cierto es que sí que hay constancia de esos regalos a los que hacen referencia sus allegados. De lo poco que la propia Esther no ha podido borrar de su pasado queda el anuncio de la venta de un coche, un Mini. La joven expone su vehículo para encontrar comprador y como comentario suscribe: “Vendo este coche en perfecto estado porque necesitaba otro más grande y mi marido me ha regalado un Range Rover Evoque. Así que este ya no lo uso”.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas la actualidad de nuestros famosos. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios