Logo El Confidencial
EL CHALÉ HA SIDO DEMOLIDO

Mi Gitana, emblema del amor entre Pantoja y Julián Muñoz, ha sido reducida a escombros

El Ayuntamiento de Marbella ya ha dado licencias para proceder a su demolición y así se ha hecho este martes. Era lo único que seguía uniendo a la pareja, más allá de su pasado en prisión

Foto: Imagen de la entrada de lo que fue Mi Gitana de Isabel Pantoja. (Gtres)
Imagen de la entrada de lo que fue Mi Gitana de Isabel Pantoja. (Gtres)

Ya no existen más nexos de unión entre Isabel Pantoja y Julián Muñoz, más allá del duro recuerdo de un amor que no salió bien parado y que vivió sus horas más oscuras cuando les llevó primero a sentarse frente a un juez, en una pieza separada del caso Malaya, y después a prisión. La tonadillera ha vendido por fin el chalé Mi Gitana, situado en la elitista urbanización de La Pera, Marbella, y este martes ha sido demolida para levantar en su lugar una nueva mansión. Con la ayuda de maquinaria pesada se ha echado abajo lo que un día fue el nidito de amor de la cantante y el ex alcalde de Marbella. Un símbolo de su amor que, como tal, ha terminado cayendo por sí solo al derruirse los cimientos que la sustentaba.

Aunque la venta de la vivienda no es nueva, sí que es reciente el permiso que el consistorio de la privilegiada ciudad malagueña ha hecho efectivo y que facilitaba al nuevo propietario de Mi Gitana demoler lo que quedaba de ella. El paso del tiempo y la falta de mantenimiento para que este no hiciese mella en la residencia terminaron por hacerla inhabitable. Al menos no acorde a la ostentación que se respira en la urbanización y en la Costa del Sol en sí misma. Ahora, el nuevo dueño de la joya que servía como metáfora de un amor corrupto entre artista y político ha decidido comenzar la remodelación de la misma desde cero. Sin dejar rastro del pasado. Sin tener en cuenta el posible valor sentimental de una casa polémica desde sus inicios.

Lo que un día fue insignia del poderío marbellí ahora es una montaña de escombros sobre un mundano solar, sin lujos ni ostentación. Tampoco ha sido indultada la piscina, la barbacoa o el estudio de grabación que la artista levantó en el sótano para trabajar en sus largos asedios en el interior de la casa para evitar que la prensa reparase en su romance, por aquel entonces, furtivo. Nada. Escombros. Piedras, ladrillos, restos de metal y tuberías se amontonan en la finca a la espera de que las máquinas limpien la zona y los obreros comiencen a levantar una nueva mansión. Más moderna, menos polémica, pero siempre señalada por lo que un día supuso para la ciudad, que aún trata de recomponerse de la sombra de la corrupción.

Imagen de la casa Mi Gitana de Isabel Pantoja en Marbella.
Imagen de la casa Mi Gitana de Isabel Pantoja en Marbella.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios