Logo El Confidencial
subasta solidaria en el thyssen

Carmen Morales compra una obra solidaria de Blanca Cuesta por casi 5.000 euros

La convocatoria solidaria, celebrada en el Museo Thyssen, fue un gran éxito y contó con la presencia de Belinda Washington, María Patiño o Rossy de Palma

Foto: Blanca Cuesta y Borja Thyssen en una imagen del acto. (Gtres)
Blanca Cuesta y Borja Thyssen en una imagen del acto. (Gtres)

Este lunes, más de cuatrocientas personas abarrotaron el vestíbulo del Museo Thyssen para participar en la subasta solidaria que organiza la empresaria Marisa Nufrío. Tita Cervera apareció para arropar a su nuera, Blanca Cuesta, y a su hijo Borja. Estuvo solo en la presentación porque casi a la misma hora tenía otro acto donde su presencia era imprescindible.

Nufrío, propietaria de la clínica Smylife, creó hace tres años, junto con el artista Pedro Sandoval, esta convocatoria cuyo fin es recaudar dinero para la fundación Mensajeros de la Paz del padre Ángel. La idea parte de una misma procedencia: convertir una escultura de escayola (igual para todos) de la Venus de Milo en una obra de arte única.

Blanca y Borja con otros de los asistentes a la puja. (VA)
Blanca y Borja con otros de los asistentes a la puja. (VA)

Lo llamativo de esta propuesta artística es que en la subasta compiten, en igualdad de condiciones, personajes famosos y artistas de primera categoría conocidos en su sector. Blanca Cuesta es una mujer muy hábil, ya que supo que había que conjugar las dos vertientes para que el éxito estuviera asegurado informativamente hablando.

Por una parte, la más social y mediática con nombres como Blanca Cuesta o Rossy de Palma, a las que no hay razón objetiva para negar su arte. Por otro lado, la estrictamente cultural, con figuras como Paloma Hinojosa, Cristina Bergoglio (sobrina del papa Francisco), Mayte Spínola (gran mecenas), Juan Gerstl, Pedro García, Marcos Tamargo, Rocío Báez, Antonio Azzato y el que fuera marido de Erika Ortiz y por lo tanto cuñado de la reina Letizia, el escultor Antonio Vigo. En este caso, él no acudió a la cita solidaria. Contaban que, al haberse filtrado su nombre, prefería no ser el centro de atención de los medios convocados.

Unidas por la solidaridad. Carmen Morales compra la obra de Blanca Cuesta. http://bit.ly/2jI7jQv

Una publicación compartida de Vanitatis (@vanitatis) el

“No quería convertirse en protagonista por el parentesco real. Se ha excusado aduciendo un compromiso ineludible”, explicaban colegas de Vigo que entendían perfectamente la necesidad que tiene el escultor de esa invisibilidad que ha buscado y mantenido.

La convocatoria era lo suficientemente atractiva como para no echar de menos al padre de Carla, la sobrina protegida de la reina Letizia. Por primera vez, la baronesa cedía el Thyssen para una exposición donde su nuera era parte importante. Lo llamativo es que Blanca no tenía nada que ver con la petición. La idea partió del cotizado artista y maestro de Cuesta, Pedro Sandoval, que consideró que era el lugar perfecto para que la subasta tuviera un entorno potente. A Tita Cervera no hubo que convencerla. Todo lo que tenga que ver con el padre Ángel y sus Mensajeros de la Paz son peticiones concedidas.

Pedro Sandoval y Mayte Spínola. (VA)
Pedro Sandoval y Mayte Spínola. (VA)

Y así fue como el museo dio cobijo a una subasta presentada por Belinda Washington y donde hubo actuaciones de tres componentes del grupo Vivancos y también la interpretación prodigiosa de la joven violinista Ilena Mikhailova.

Los asistentes junto a la baronesa Thyssen. (Gtres)
Los asistentes junto a la baronesa Thyssen. (Gtres)

Las piezas subastadas alcanzaron la cifra de 45.000 euros. La más cotizada fue la de Pedro Sandoval, que adquirió por cinco mil euros el marchante y mecenas Ángel García. La sorpresa de la noche fue para Blanca Cuesta. Su obra suele estar en los primeros puestos de puja, pero lo llamativo fue que quienes se la llevaron fueron Carmen Morales y su marido por 4.575 euros. La hija de Rocío Dúrcal y Junior quiso ofrecer su solidaridad a Mensajeros de la Paz de esta manera.

Entre los muchos asistentes se encontraba Gigi Sarasola y su mujer; el padre Pepe Fernández del Cacho, Mónica Pont, Pilar Jurado, Solita Mishan, gran coleccionista y mecenas colombiana, Paco Delafuente, Miguel Abellán, que en un mes comienza su gira americana por Colombia y México, María Patiño y su novio , Ricardo Olivares. Una noche especial y sorprendente por una buena causa.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios