Logo El Confidencial
Granada, Jerez y Córdoba son las ciudades estrella

De Lola Flores a los Morente: recorremos la Andalucía de zambombas en Navidad

Vanitatis ha visitado tres plazas en Granada, Jerez y Córdoba, donde Lola Flores, los Morente y Joaquín Cortés pusieron sello a tradiciones flamencas que ahora son ruta de peregrinación

Foto: Zambomba típica de Jerez de la Frontera.
Zambomba típica de Jerez de la Frontera.

Es la época en que las panderetas y zambombas estallan en cualquier sitio: dentro de los patios de vecinos, en las peñas, en las plazas y allí se celebran las fiestas en comunidad, al ritmo de palmas, guitarras y 'marimorenas'. Cada plazoleta es ya un reclamo turístico en Andalucía y se editan guías específicas para que el viajero haga la ruta.

Vanitatis ha recorrido tres plazas emblemáticas en Granada, Jerez y Córdoba, donde Lola Flores, los Morente y Joaquín Cortés pusieron sello a distintas tradiciones flamencas que ahora se han convertido en ruta de peregrinación para muchos visitantes. Desde el barrio de Lola Flores en Jerez, donde suenan los villancicos más 'picantosos' al son de las zambombas a los campanilleros de leyenda de Estrella Morente en las plazas de de Granada, pasando por la Córdoba de Joaquín Cortés. Todo se tiñe de Navidad.

Jerez, el duende de Lola Flores

Sin duda Jerez es la cuna del flamenco gracias a Lola Flores. Cuando hablamos de las zambombas de Jerez no nos referimos al típico instrumento navideño. Pero sí, sí hablamos de la Navidad en esta ciudad gaditana. Porque la Zambomba es el nombre por el que se conoce la fiesta distintiva de la Navidad jerezana, que tiene su origen en las reuniones que se organizaban en las casas de vecinos al caer la noche, durante estas fechas siempre señaladas. En el palacio del Virrey Laserna aún recuerdan el primer día que a Lola la sacaron de la cama para que fuera a bailar.

Lola Flores y Lolita en su casa de Jerez. (DR)
Lola Flores y Lolita en su casa de Jerez. (DR)

Álvaro Moreno, el heredero del palacio, explica a Vanitatis: “En este palacio bailó por primera vez Lola Flores. Era una chiquilla, la sacaron de la cama para que viniera a una fiesta que organizaba mi familia. Solo tenía doce años y no veas cómo se movía la niña. Desde entonces este palacio tiene su duende”. Y allí siguen danzando los gitanos a espaldas del conde de los Andes. Al cante no le falta baile y a los cuerpos, las delicias típicas: pestiños y berzas. Sin faltar una hoguera donde calentarse todos. Los villancicos tradicionales suenan por bulerías, por rumba y alegrías. El flamenco se viste de Navidad y los Flores nunca se lo pierden.

A Lolita le encantan las zambombas de raíces flamencas, en la que se cantan y se bailan villancicos tradicionales y bulerías al compás de carrizos y panderetas. Hace unas semanas estuvo allí en un homenaje: “Aquí no se para, es que la tierra de mi madre es muy grande”. Y así de esa manera la energía de la Faraona se adueña de todos los rincones de Jerez. Las zambombas surgen de forma espontánea en reuniones de familiares y amigos alrededor de una candela o una hoguera, como la de la plaza de la Asunción. Otras se organizan en bodegas, hermandades, asociaciones de vecinos y peñas flamencas.

En todas se reparten vino, anís y dulces navideños. Para que nadie se pierda, el Ayuntamiento de Jerez facilita una guía del más del centenar de zambombas que este año se están celebrando: en Puro Arte, Plaza Asunción, Peña Flamenca Tío José de Paula, La Guarida del Ángel y Plaza de las Angustias son algunas de las significativas. La última este año tendrá lugar el mismísimo día de Nochebuena en el barrio de San Miguel, donde Lola Flores se arrancaba en sus corralas por bulerías, alrededor de la plaza del templo que le da nombre.

De esa manera, además del reclamo flamenco, el visitante se puede perder por las calles de la ciudad, visitar un tabanco como el de El Pasaje, dar un garbeo por la Real Escuela Andaluza de Arte Ecuestre, donde los caballos olímpicos de España hacen sus representaciones, y acabar en el Palacio del Tiempo, un lugar donde se guarda la colección de relojes que perteneció a José María Ruiz Mateos y ahora se pueden visitarse públicamente. Nadie se puede perder La Carbona, donde Pablo Iglesias y Luis Alfonso Borbón coinciden y se toman sin remilgos un lustau, que también hacía las delicias del rey emérito Don Juan Carlos cada vez que visitaba Jerez. Y para descansar nada mejor que el hotel Jerez Spa, donde puede uno ponerse a punto, para el día siguiente poder darle de nuevo a la pandereta.

Granada y el quejío de Morente

Bill Clinton dijo que el flamenco en Granada sonaba de otra manera y Michelle Obama tampoco quiso perderse este arte al caer la tarde en San Nicolás: al ritmo de 'Pero mira cómo beben los peces en el río', la plaza se ha convertido en un lugar de encuentro con músicos, vendedores, rastas y un público que acude al establecimiento de los Morente donde cantaores y tocaores que se dejan caer por allí deciden sin hablarlo si ese día se oirá flamenco o solo el sonido de los almireces. Entonces, el duende puede dignarse a aparecer y, si hay suerte, se puede asistir a un momento de rendición jonda, a una noche que los buenos aficionados se jactan de saber intuir lo que allí va a acontecer alrededor del fuego.

La cantaora granadina Estrella Morente, en un balcón de la Gran Vía de Granada, espera el paso de la Cofradía del Santísimo Cristo del Consuelo y María Santísima del Sacromonte para cantarle unos tangos. (EFE)
La cantaora granadina Estrella Morente, en un balcón de la Gran Vía de Granada, espera el paso de la Cofradía del Santísimo Cristo del Consuelo y María Santísima del Sacromonte para cantarle unos tangos. (EFE)

En pleno mirador, artistas como Enrique Morente en su día, y ahora su hija Estrella y otros muchos celosos de su anonimato, han transformado lo que eran discretas viviendas en auténticos lugares de arte. Pero quizás el edificio más emblemático de todos es el Alhambra Palace, una historia de 107 años da para mucho. Por sus instalaciones han pasado algunas de las grandes damas de la realeza, como la princesa Shanaz Pahlavi de Irán o la cantante lírica Montserrat Caballé, que también se arrancó por bulerias. En este lugar los herederos del duque de San Pedro de Galatino, aristócrata amigo íntimo de Alfonso XIII, siguen perpetuando la historia.

Ignacio Durán, el propietario, significa a Vanitatis que “Sorolla pintó toda su colección sobre Granada desde sus terrazas, Orson Welles filmó exteriores en el bosque de la Alhambra, y lo mejor de todo es el Teatrillo, el cual ha sido punto de encuentro de grandes artistas como Federico García Lorca o Manuel de Falla, quienes triunfaron en él presentando el primer concurso de cante jondo”. Ahora en Navidad el lugar más espectacular para escuchar un concierto de pastorales en estas fechas es este Alhambra Palace: sus pasillos y decoraciones nazaríes, a imagen y semejanza de la famosa Alhambra de Granada, y los acordes de Mozart y Händel escapándose sobre sus artesonados son un espectáculo mágico.

La Córdoba de Joaquín Cortés

Joaquín Cortes dice que Córdoba es de las ciudades más bonitas de España. Y en Navidad mucho mas. La tierra de Joaquín Cortes y de los flamencos como Fosforito se tiñe de arte en Navidad. Desde los primeros días de diciembre, las calles y principales plazas de la ciudad se llenan de luces y de color. Hasta el 28 de diciembre la Fiesta de los Patios abre sus puertas para celebrar las fiestas por todo lo alto.

Joaquín Cortés, en una foto de archivo. (Gtres)
Joaquín Cortés, en una foto de archivo. (Gtres)

Todo el casco histórico es un 'bulle-bulle'. Joaquín Cortés recuerda esa época en que “Doña Basilia, mi madre, me compraba castañas y tomaban dulces de anís en la plaza de la catedral”. Allí cerca sigue todo ese arte con la familia del Calli, zambomba del Picón y la zambomba del Campo de la Verdad con la Escuela Flamenca Miguel del Pino.

Ellos organizan una variada programación de actos en los que se disfruta de la actuación de coros, zambombas flamencas, potajes flamencos, la actuación de Mochileros y Campanilleros. Y unido a estas tradiciones de vinos dulces y amargoso, con mantecados, en estas fechas también se puede disfrutar de la experiencia piloto de ver las ruinas de Medina Azahara por la noche, al igual que la mezquita catedral con una visita guiada con una iluminación espectacular. A la salida el quejío seguirá resonando en sus callejuelas dando su pase al flamenco más puro. Por ejemplo el de El Pele, que en cualquier plaza se arrancará por una soleá.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios