Logo El Confidencial
LA MADRE DEL EXDUQUE HA SUFRIDO UN ICTUS

El afectuoso reencuentro en el hospital entre la infanta Elena y Jaime de Marichalar

Acompañada por la reina Sofía, la infanta Elena ha acudido esta semana a visitar a la que fuera su suegra durante 15 años. Madre e hija

Foto: La infanta Elena junto a su exmarido y Concepción Sáenz de Tejada en mayo de 2009 en la Comunión de Victoria Federica. (I.C.)
La infanta Elena junto a su exmarido y Concepción Sáenz de Tejada en mayo de 2009 en la Comunión de Victoria Federica. (I.C.)

Acompañada por la reina Sofía, la infanta Elena acudió esta semana a visitar a la que fuera su suegra durante quince años, María Concepción Sáenz de Tejada, que ha fallecido este jueves en torno a las nueve de la noche a consecuencia del ictus que sufrió hace unos días. Madre e hija accedieron al hospital La Paz de Madrid por la puerta principal, tal y como narran fuentes presenciales a este medio. Personas del entorno de la familia Marichalar aseguran que el encuentro del exmatrimonio fue “muy afectuoso” y que el que fuera duque agradeció efusivamente a ambas el detalle de la visita en un momento tan difícil para él y sus hermanos, que esperaban una pronta recuperación de su madre, que finalmente no se ha producido.

Felipe Juan Froilán Marichalar y Borbón, nieto de los Reyes de España y también de Sáenz de Tejada, también se ha dejado ver por los pasillos de la planta 11 del centro médico, donde se encuentra la Unidad de Ictus agudo, visiblemente emocionado tras visitar a su abuela. Otros pacientes y familiares contemplaron cómo el hijo mayor de la infanta, de 15 años, caminaba por las estancias del hospital con los ojos llorosos.

Elena y Jaime en 2011 (I.C.)
Elena y Jaime en 2011 (I.C.)

Aunque la relación entre la reina Sofía y la condesa viuda de Ripalda se ha mantenido intacta después de que Casa Real anunciara en noviembre de 2007 la separación de los duques de Lugo. Hacía mucho tiempo que la infanta Elena no coincidía con su exmarido en un sitio público. Hay que echar la vista atrás casi tres años para encontrar una fotografía de ellos en el mismo espacio. Una de las cosas que ambos tienen en común es su pasión por los toros. En mayo de 2011, doña Elena y Marichalar coincidieron en la feria de San Isidro: se sentaron en la plaza de Las Ventas a muy poca distancia el uno del otro. Él vio los toros desde la barrera y ella en el graderío. 

Desde entonces, no hay ni un sólo documento gráfico que muestre un encuentro entre ellos, como sí lo hay entre Marichalar y la reina Sofía. El último del que se tiene constancia ocurrió el pasado mes de noviembre en Nueva York durante la entrega de las medallas de oro del Queen Sofía Spanish Institute, al que también acudieron Hillary Clinton, Michael Douglas, Antonio Banderas, Mar Flores y los modistos Carolina Herrera y Oscar de la Renta. Sin embargo, sí es cierto que Jaime y doña Elena han tenido en estos últimos años varios encuentros motivados exclusivamente por el bienestar de sus hijos.  

La Reina y Jaime de Marichalar el pasado mes de noviembre en Nueva York (Telecinco)
La Reina y Jaime de Marichalar el pasado mes de noviembre en Nueva York (Telecinco)

Los más destacables han sido dos. El primero de ellos fue en abril de 2012. Froilán se disparó en el pie cuando él y su padre limpiaban y ordenaban las armas en la casa que el exduque tiene en Soria. El segundo tuvo que ver, de nuevo, con su primer hijo. Después de que saltara a los medios la información de que el adolescente, de 15 años, hacía las veces de relaciones públicas de la discoteca Joy Eslava, el exmatrimonio intentó ponerse de acuerdo, sin éxito, a la hora de frenar determinados comportamientos que corren el peligro de acabar siendo publicados por la prensa, como ocurrió en esa ocasión. Según pudo saber Vanitatis, la infanta es la más permisiva de los dos y prefiere dar más libertad a su hijo, mientras que su exmarido tiende hacia una educación mucho más estricta en la que la urbanidad y los buenos modales, así como las misa de doce los domingos en la Iglesia Francisco de Borja, situada en la calle Serrano de Madrid, en pleno barrio de Salamanca, son sus normas más rígidas.

Las ‘quejas’ de Marichalar

A pesar de que doña Elena siempre ha querido mantener su vida privada alejada de cualquier interpretación, lo cierto es que su separación y posterior divorcio en 2010, no han sido fáciles para ninguno de ellos. Sin embargo, ha sido Jaime de Marichalar quien más ha padecido los ya conocidos problemas que hay entre exparejas a la hora de llegar a un acuerdo para poder ver o contactar con sus hijos.

Froilán y la infanta Elena, en una imagen de archivo.(I.C.)
Froilán y la infanta Elena, en una imagen de archivo.(I.C.)

Tal y como informó este medio en mayo de 2012, el exduque de Lugo se ha mostrado contrariado en petit comité por el estricto régimen de visitas que debe seguir para estar con Victoria Federica y Froilán. Aunque sí que cuenta con varios días en Navidad, Semana Santa y en verano, las quejas de Marichalar estaban dirigidas a los apenas 30 minutos que tenía al día para contactar telefónicamente con sus hijos. En concreto, desde las 20:45 horas hasta las 21:15 h. Eso sí, este no era el único impedimento, ya que Jaime debía primero ponerse en contacto con Zarzuela para que ellos le pasaran con sus hijos como si de un filtro de seguridad se tratara.

A pesar de que el convenio regulador es muy estricto en cuestión de visitas, es Jaime de Marichalar quien en todo este tiempo más se ha amoldado a los cambios relacionados con la vida institucional de la infanta Elena con el único objetivo de evitar posibles conflictos familiares que, tal y como demuestra la visita de la primogénita del Rey, son cada vez menores. En estos momentos difíciles para la familia Marichalar, cualquier rencilla ha quedado olvidada. 

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios