Logo El Confidencial
happy Birthday, princess!

La princesa Ana cumple 68 años: de su fallido secuestro a su paso por televisión

La segunda hija de la reina Isabel (y la única mujer) está a punto de ser una septuagenaria y, como su madre, disfruta de una excelente salud y una actividad frenética

Foto: La princesa Ana, en una imagen de 1971. (Getty)
La princesa Ana, en una imagen de 1971. (Getty)

Ana de Inglaterra, la única hija de la reina Isabel II, cumple 68 años. Nacida el 15 de agosto de 1950, ha sido protagonista y testigo de las aventuras y desventuras de una de las familias reales más rocambolescas de la monarquía occidental (sin tener en cuenta a la monegasca que merece capítulo aparte).

En el momento de su nacimiento, Ana era la tercera en la línea de sucesión al trono (ese trono que su madre lleva 50 años acaparando), pero a día de hoy sus opciones de colocarse la corona son tan remotas como de que te toque el euromillón. Aunque Anne Elizabeth Alice Louise (su nombre completo) nunca llegará a ser reina, sí tiene suficientes motivos para haberse ganado un lugar en la historia de este país, después de sobrevivir a un intento de secuestro, un programa de televisión y un escándalo sentimental. Te contamos algunas cosas que deberías saber de la princesa.

Es muy trabajadora

La princesa Ana es el miembro más activo de la casa real británica. En 2017 tomó parte en 455 actos a nivel interno y otros 85 en el exterior, lo que suman un total de 540, que incluyen visitas oficiales, ceremonias de apertura, asistencia a eventos deportivos, conciertos, recepciones, almuerzos, investiduras… El segundo es el príncipe Carlos, con 374.

Estrella de la televisión

En 1987 apareció como concursante en el programa de la BBC 'A Question of Sport'. El programa emitido ese día batió todos los récords de audiencia con más de 19 millones de telespectadores. Era la primera vez que un miembro de la familia real aparecía en un concurso, después su hija Zara Phillips haría lo propio en 2006. ¿Se imaginan a doña Letizia en 'Pasapalabra'?

 La princesa, en su paso por el programa. (BBC)
La princesa, en su paso por el programa. (BBC)

Sus antecedentes penales

En 2002, la hija de la reina Isabel se convirtió en el primer miembro de la familia real en tener antecedentes. La princesa fue acusada de que uno de sus perros, un bull terrier, atacara a dos niños. Ana se declaró culpable y tuvo que comparecer ante un tribunal que la condenó a pagar una multa de 500 libras (565 euros), una indemnización de otras 500 libras por daños y a llevar a su perro con correa en lugares públicos. En otra ocasión, tuvo que pagar una multa de 448 euros por exceso de velocidad.

Intento de secuestro

El 20 de marzo de 1974, la princesa y su entonces esposo, Mark Phillips, se dirigían al Palacio de Buckingham en una limusina, cuando un coche giró de manera brusca cerrándoles el paso y un hombre, llamado Ian Bell, se dirigió a ellos con una pistola. Un oficial de seguridad evitó que el hombre se llevara a la princesa a la fuerza, aunque recibió tres balas. La policía logró detener al individuo de 26 años y encontró una carta dirigida a la reina Isabel, en la que exigía 3 millones y medio de euros por la liberación de la princesa Ana.

La reina que no tendremos, pero queremos

Para muchos ingleses, la princesa Ana ha representado durante años la mejor opción para suceder a su madre, por delante de su hermano mayor, el príncipe Carlos, o cualquier otra opción al trono. De hecho, en 2010, cuando cumplió 60 años, el 'Daily Mail' publicó un artículo titulado 'Why Princess Anne is the best king we never had', es decir, 'Por qué la princesa Ana es el mejor rey que nunca hayamos tenido'.

La princesa y su madre en Ascot. (Getty)
La princesa y su madre en Ascot. (Getty)

La dudosa paternidad de Zara

Mucho se ha especulado con la identidad del padre de su segunda hija, Zara Phillips, que mantiene el apellido de su primer marido, el capitán Mark, aunque en el momento del nacimiento de su hija el amor por su esposo era inexistente. Según cuentan algunas crónicas, la primera llamada que la princesa realizó tras el alumbramiento fue a Peter Cross, un miembro de su escolta personal con el que se la había relacionado. “Ya he tenido a mi bebé. Es una niña y las dos estamos bien”, se comenta que le dijo Ana al escolta.

[LEE MÁS: Windsor Confidencial: ¿quién es el padre de uno de los hijos de Ana de Inglaterra?]

Nada de lujos innecesarios

La princesa, sabiendo que su lugar en la línea de sucesión se ha reducido considerablemente, ha rechazado títulos para sus propios hijos, Peter y Zara, con el fin de que tengan una vida normal, sin que tengan que cargar con deberes reales.

En 2012 los periódicos británicos se hacían eco de una anécdota que define la forma de ser de la princesa: mientras disfrutaba junto con su marido de un fin de semana en Escocia, hicieron una reserva en un pequeño hotel. Ana cambió la habitación con vistas al mar por una más de 60 euros más barata porque solo iban a pasar una noche y, por tanto, no tendrían tiempo de disfrutar de las vistas. Además es muy normal verla en el metro o viajando en tren.

Casas Reales
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios