Logo El Confidencial
DIVORCIO EN LUXEMBURGO

La cuenta atrás de Tessy de Luxemburgo: cinco meses para dejar de ser princesa

Este jueves se formalizaba en Londres el divorcio de la pareja, después de dos años de proceso judicial, por lo que Tessy perderá su título en unos meses

Foto: Tessy de Luxemburgo en una fotografía de archivo. (Getty)
Tessy de Luxemburgo en una fotografía de archivo. (Getty)

Según ha revelado en exclusiva Royal Central, web especializada en casas reales, el príncipe Louis y la princesa Tessy de Luxemburgo ya han formalizado su divorcio. Lo han hecho este jueves, dos años después de que el Tribunal Gran Ducal de Luxemburgo anunciara la ruptura del matrimonio. Al haber vivido en Londres, ha sido allí donde se han llevado todos los trámites y donde la pareja ha mantenido una diplomática batalla judicial por las cuestiones económicas y la manutención de sus dos hijos, Gabriel y Noah. Una disputa que se solventaba hace unos meses con una resolución judicial que obligaba a Louis a pagar a los niños 4.000 libras anuales, además de otra cantidad mensual a su exmujer.

En declaraciones a Royal Central, la exmilitar confirmó el final del proceso judicial: "Me siento aliviada, ya que han sido los tres años más difíciles de mi vida en los que aprendí mucho sobre las personas y cómo son realmente. Mis hijos y yo estamos esperando nuestro nuevo futuro los tres con entusiasmo y gran alegría. Louis y yo estamos muy unidos cuando se trata de los niños. Seguimos siendo un equipo maravilloso". Además, confirmaba que el próximo 1 de septiembre dejará de ser princesa, aunque mantendrá el nombre de la casa Nassau, que utilizará junto a su apellido paterno, Antony.

Tessy y Louis de Luxemburgo con sus hijos en una imagen de archivo. (Getty)
Tessy y Louis de Luxemburgo con sus hijos en una imagen de archivo. (Getty)

Tessy y el príncipe Louis han roto los esquemas de las casas reales europeas desde el principio hasta el final de la relación. Los humildes orígenes de Tessy y su profesión, militar, se salían completamente de los habituales cánones católicos. De hecho, Louis tuvo que renunciar a sus derechos sucesorios y a los de sus hijos, aunque mantuvo su título de príncipe y alteza real. Posteriormente, un decreto expedido el día de la fiesta nacional de Luxemburgo en 2009, cuando aún eran felices y estaban enamorados, le concedió a Tessy el título de princesa de Luxemburgo, así como los títulos de príncipes de Nassau a sus hijos.

La pareja se conoció cuando él solo tenía 18 años y ella 19, durante una visita de Louis a las tropas militares en Kosovo, donde ella estaba destinada. Además de su juventud, el hecho de que tuvieran su primer hijo antes de casarse supuso un impacto en el pueblo luxemburgués, conocido por su ferviente catolicismo. Aunque ya había habido otros casos que habían traído la 'modernidad' a las monarquías europeas, como Mette-Marit, que era madre soltera cuando se casó con el príncipe Haakon, o la propia reina Letizia, que llegaba a la boda con el entonces príncipe de Asturias divorciada, el que el pequeño príncipe Gabriel asistiera a la boda de sus padres supuso un antes y un después en los modelos de familia reales que hasta ahora conocíamos en Europa.

Tessy y Louis de Luxemburgo el día de su boda. (EFE)
Tessy y Louis de Luxemburgo el día de su boda. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios