Logo El Confidencial
POR SUS PROBLEMAS DE MOVILIDAD

La salud del rey Juan Carlos, en el punto de mira de la prensa internacional

Tras su asistencia, acompañado por la reina Sofía, al último adiós al gran duque de Luxemburgo y su última operación por una lesión causada por el sol

Foto: El rey don Juan Carlos en una foto de archivo. (Getty)
El rey don Juan Carlos en una foto de archivo. (Getty)

No es nada nuevo que la prensa internacional se muestre muy observadora con cada uno de los gestos de cualquier monarca. Los Reyes de cualquier país son seguidos con una atención sigilosa por los cronistas, que están a la búsqueda de cualquier indicio que pueda, por ejemplo, connotar la inminencia de una abdicación, la buena o mala relación entre ellos (que se lo digan a Meghan Markle) o, en el caso de los 'baby royal', la savia nueva para una institución que vive a medio camino entre las tradiciones, en algunos casos anacrónicas, como en el de Japón, donde acaban de estrenar emperador, y el futuro. El rey Juan Carlos I, por tanto, no iba a ser una excepción.

Desde que murió el gran duque de Luxemburgo el pasado 23 de abril, estábamos pendientes de dilucidar si finalmente serían los Reyes eméritos quienes asistirían, como así fue, al funeral de Estado que se celebró en la catedral de Notre Dame de Luxemburgo. No es habitual ver a los Reyes eméritos juntos, por lo que cada una de sus apariciones públicas cobra un gran valor informativo.

Los Reyes, en el funeral en Luxemburgo.  (EFE)
Los Reyes, en el funeral en Luxemburgo. (EFE)

Hace unas semanas acudían juntos a ver a la infanta Pilar a su domicilio, convaleciente de una operación intestinal, pero apenas trascendían unas instantáneas de paparazzi y tan solo hace unos días estuvo animando desde las gradas junto a doña Sofía (y toda una delegación familiar que incluía a la infanta Cristina, a su hija Irene, a su hermana Elena y a su suegra y madre de Iñaki Urdangarin, Claire Liebaert) a su nieto Pablo Urdangarin, gran promesa del balonmano, en Hannover. Un hecho también insólito que ha llevado al medio belga 'La Dernière Heure' a afirmar: "Él, que limita sus desplazamientos en función de su salud, ha venido a Hannover acompañado por... su mujer, la reina Sofía, con quien, como es notoriamente público, solo mantiene relaciones de pura cordialidad".

[LEE MÁS: Don Juan Carlos y doña Sofía acuden al funeral del gran duque Jean de Luxemburgo]

Sin embargo, tenía una trascendencia más sentimental y, si se quiere, de termómetro para evaluar el estado de las relaciones familiares (es un paso más de acercamiento público a la infanta Cristina), pero no el alcance de un acontecimiento de tanta trascendencia institucional como el mencionado funeral de Estado, que nos ofreció la ocasión perfecta de ver a los Reyes realizando el 'paseíllo' de entrada al templo y que tantos comentarios suscitó aquí y después fuera de nuestras fronteras.

La imagen clave nos mostraba a la reina Sofía, muy compungida, bajo un paraguas negro que la protegía de la lluvia y al rey Juan Carlos apoyándose en un bastón para caminar y en un edecán, que le prestaba su brazo como soporte, algo que en 'Royal Central' califican de "extremadamente raro", en alusión a que hasta este momento no se había mostrado en estas circunstancias. En este medio británico subrayan lo llamativo de esta situación en el corto recorrido que separaba el Gran Palacio Ducal del coche que le llevó al templo y al final de la ceremonia religiosa.

El rey Juan Carlos, la reina Sofía, la infanta Cristina y Claire Liebaert, en Hannover. (Cordon Press)
El rey Juan Carlos, la reina Sofía, la infanta Cristina y Claire Liebaert, en Hannover. (Cordon Press)

Los medios de Luxemburgo ya habían comentado esta contingencia, pero ahora la onda expansiva ha llegado al Reino Unido, país donde en reciprocidad con la prensa española, que está muy pendiente de sus asuntos domésticos relacionados con los Windsor, son grandes 'followers' del devenir de nuestra Casa Real, en especial de todo lo concerniente a la reina Letizia y su estilo, tantas veces comparado con las duquesas de Cambridge y de Sussex.

El mismo medio de comunicación daba cumplida cuenta el pasado mes de abril de la intervención a la que tuvo que ser sometido el Rey emérito que tantas especulaciones había suscitado después de su aparición en la plaza de toros de Las Ventas con un ojo morado y que, como finalmente se supo previa confirmación de Casa Real, obedecía a una lesión cutánea causada por el sol. Intervención de la que también dio cumplida cuenta la prensa extranjera.

Con su nieto Froilán, en Jerez de la Frontera. (EFE)
Con su nieto Froilán, en Jerez de la Frontera. (EFE)

Como el rey Juan Carlos tiene un largo historial de operaciones, ha sido muy habitual que los medios internacionales informaran de sus pasos 'por el taller', expresión que él mismo acuñó en 2012, pero esto no ha impedido que haya mantenido una vida prácticamente normal hasta la actualidad, pese a sus evidentes dificultades de movilidad. Aunque su presencia en actos públicos (apenas trasciende nada de su vida privada) ha mermado en los últimos tiempos. Por ejemplo, fue la ausencia más comentada en la reciente misa de Pascua en la catedral de Palma, a la que sí había acudido el año anterior y nada se supo de cómo disfrutó de esos días.

Su salud no le ha impedido asistir este día 5 de mayo al Gran Premio de España en el circuito de Jerez, acompañado por su nieto Froilán, con quien mantiene una gran afinidad y comparte aficiones, como los toros y la velocidad. Por cierto, que en esta ocasión no se apreciaron los acusados problemas de movilidad.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios