Logo El Confidencial
ANIVERSARIO DE BODA

El lenguaje no verbal de Letizia, 15 años después: distintos gestos, distinta mujer

Vanitatis ha querido analizar con un experto la comunicación no verbal de Letizia y cómo ha cambiado su actitud en esta década y media dentro de la familia real

Foto: La reina Letizia, en la final de la Copa de la Reina de fútbol. (EFE)
La reina Letizia, en la final de la Copa de la Reina de fútbol. (EFE)

Han pasado 15 años desde que Letizia Ortiz dejara su carrera profesional para convertirse en Princesa de Asturias y, diez años después, en Reina de España. Una década y media en la que Letizia se ha amoldado a los protocolos y etiquetas, no sin esfuerzo. Por eso, ahora vemos a una mujer que sigue teniendo muchas cosas en común con la de antaño, pero que es diferente en sus gestos y comportamiento en público.

Según Cristian Salomoni, experto en lenguaje no verbal, Letizia sigue siendo una buena comunicadora, pero con muchos matices: "La Letizia de ese entonces gesticulaba abiertamente, su postura era natural, su sonrisa sincera y trasmitía alegría y cercanía. Incluso podíamos percibir sus emociones, sonrisas cómplices, gestos de amor, etc. Por eso no nos sorprendió cuando con ese 'déjame terminar' pedía a don Felipe que no la interrumpiera. Fue un gesto natural y espontáneo que puede surgir en cualquier pareja durante una conversación".

Letizia Ortiz durante el anuncio oficial de su compromiso con don Felipe. (Getty)
Letizia Ortiz durante el anuncio oficial de su compromiso con don Felipe. (Getty)

Años después, la rectitud protocolaria ha sustitutido su espontaneidad inicial. La rigidez facial, el control, las posturas excesivas y la contención son ahora los protagonistas de su comportamiento en actos públicos: "Estas conductas dificultan mucho la conexión emocional, la empatía, la cercanía que podría trasmitir con su público. Nada tiene que ver la Letizia de ahora con la de entonces. Su lenguaje no verbal se ha hecho monótono, la postura rígida. Muchos gestos que adopta son como válvulas de escape para esa construcción conductual que se impone. Todo esto le resta naturalidad".

Según nuestro experto, los únicos momentos en los que la vemos transmitir emociones es cuando habla en público a través de sus discursos. Allí vemos algún destello de la Letizia positiva y buena comunicadora: "Hablar en público le hace sentir feliz y lo trasmite con su comunicación no verbal, con gestos, sonrisas...". Y a veces, aunque no es muy habitual, se permite alguna licencia en forma de broma.

La reina Letizia en los premios anuales de 'ABC'. (EFE)
La reina Letizia en los premios anuales de 'ABC'. (EFE)

Un gesto muy concreto en el que hemos visto el significativo cambio de doña Letizia en estos 15 años son los besos. Todos recordamos el día de la boda, cuando el público congregado en la Plaza de Oriente se quedaba a medias tras el tímido beso en la mejilla que los recién casados se dieron en el balcón del Palacio Real. O un rato después, cuando el entonces Príncipe de Asturias besaba en la frente a su flamante esposa, mostrando una actitud protectora.

Don Felipe y doña Letizia el día de su boda. (Getty)
Don Felipe y doña Letizia el día de su boda. (Getty)

Ahora, la Reina ha dejado de lado aquella timidez del principio y se muestra mucho más segura. En las escasas ocasiones en las que los Reyes se dan un beso, ella es la que lleva la batuta, poniendo habitualmente la mano en el rostro de su marido. Un gesto involuntario que indica el control que quiere ejercerse de la situación en cuestión, algo que también ha analizado nuestro experto: "También en los gestos emocionales vemos una evolución. Del nerviosismo inicial, típico de una pareja primeriza, se pasa a los gestos de confianza".

Los Reyes, el día de la proclamación de don Felipe. (Getty)
Los Reyes, el día de la proclamación de don Felipe. (Getty)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios