Logo El Confidencial
CASA REAL ESPAÑOLA

Doña Letizia y doña Sofía: dos formas de vivir (o de sufrir) Mallorca

La tradición marinera de los Borbón no la ha heredado doña Letizia y de ahí que tampoco la haya transmitido a sus hijas.

Foto: Doña Letizia y doña Sofía en una imagen de archivo. (Getty)
Doña Letizia y doña Sofía en una imagen de archivo. (Getty)

Desde que llegó el jueves pasado, el rey Felipe VI ha salido a navegar todos los días con su tripulación del Aifos, de la cual es patrón.

El primer día tuvo un incidente al salir el Swan 50 antes de tiempo y tener que echar "marcha atrás" con el consiguiente retraso con respecto al resto de barcos. Quedó en sexto lugar.

[LEA MÁS: Doña Sofía, una abuela que nunca disfruta de Leonor y Sofía a solas]

El viernes tampoco tuvo una buena posición y es muy posible que no se alce con el triunfo de la copa de esta edición que su padre ganó en seis ocasiones. Lo importante este año, como comentaban los que conocen a don Felipe desde que era joven, es poder navegar.

Desde que accedió a la jefatura del Estado, sus veranos marineros ya no son como los de antes. Y no solo por los los vaivenes políticos y la obligatoriedad de estar presente en determinados actos que interrumpen las vacaciones, sino por la poca afición que doña Letizia muestra por el ambiente que su marido vivió desde niño. Muy diferente a la manera de vivir Mallorca de doña Sofía. Esta no participó nunca como tripulante en las treinta y ocho ediciones que lleva la Copa, pero sí lo hizo con el rey cuando eran novios como así se lo explicaba la reina emérita a Carmen Sanz, responsable de organización. "Le gustaba mucho regatear y me contaba que ambos formaban un buen equipo y que se entendían muy bien. Nunca gritaba". Lo abandonó cuando nació la infanta Elena.

Felipe VI en el 'Aifos 500' de la Armada Española. (EFE)
Felipe VI en el 'Aifos 500' de la Armada Española. (EFE)

Junto con don Juan Carlos, los dos inculcaron a sus hijos su pasión por el mar y desde pequeños el príncipe y sus hermanas acudían en Calanova, a los cursillos de vela junto con los primos griegos, los Bulgaria y los hijos de doña Pilar.

El mar siempre ha estado muy presente en la vacaciones de la familia Borbón y también por la rama materna. El ex rey Constantino participó en los juegos olímpicos igual que lo harían muchos años después sus sobrinos Felipe y Cristina.

La reina emérita Doña Sofía en una imagen de archivo. (EFE)
La reina emérita Doña Sofía en una imagen de archivo. (EFE)

Esa tradición marinera no la ha heredado doña Letizia y de ahí que tampoco la haya transmitido a sus hijas, quienes nunca han estado inscritas en España en ninguna actividad relacionada con el mar. Parece que en los campamentos a los que acuden en verano en Estados Unidos sí tienen contacto con este deporte. Al menos así se lo contó a la tripulación del Aldebarán el primer y único día que la reina y las niñas aparecieron por el náutico. Esta tripulación esta formada por personas discapacitadas que han conseguido con su esfuerzo llegar tan lejos.

Felipe VI y la reina Letizia, con sus hijas Leonor y Sofía junto a la tripulación 'Aifos' en Palma. (EFE)
Felipe VI y la reina Letizia, con sus hijas Leonor y Sofía junto a la tripulación 'Aifos' en Palma. (EFE)

Se esperaba que doña Letizia se incorporara a las regatas y que navegara en el Somni, el yate propiedad de Cusi, armador de los sucesivos Bribón e íntimo amigo de don Juan Carlos. Así lo pensaron todos los que estaban presentes la mañana del miércoles cuando los periodistas la preguntaron si tenía intención de seguir la participación de don Felipe. Su contestación fue muy clara. "¿Cómo no voy a seguir las regatas si participa el rey?".

Solo le quedaba esta mañana del viernes para cumplir con su afirmación y seguir la costumbre marcada por doña Sofía que todas las mañanas acompañaba las peripecias marineras de su marido e hijos desde otro barco. "Ahora aunque quisiera tampoco puede porque dejaría en mal lugar a la reina Letizia, que está claro no le gusta el mundo de las regatas", explican a Vanitatis.

La reina Letizia y sus hijas en Palma de Mallorca. (EFE)
La reina Letizia y sus hijas en Palma de Mallorca. (EFE)

Los tiempos han cambiado y los planes de vacaciones en la familia real también, pero no las costumbre de don Felipe de pasar un rato en el náutico con su tripulación comentando la jornada en el bar del club. Ayer jueves fue uno de los mejores días de navegación. Si por la mañana, el rey acompaña el café con un pincho de tortilla, por la tarde es una copa de balón con hielo y limón que lo mismo puede ser agua con gas que un gin tonic.

[LEA MÁS: 13 años, 9 escenarios: la evolución del posado familiar de Felipe y Letizia en Mallorca]

La reina y sus hijas ni estaban ni se las esperaba para recibir al marido y padre, que se entretuvo varios minutos nada más bajar del Aifos con el rey Harald de Noruega, que navega en su misma clase. Los dos barcos atracaron juntos en el pantalán y fue don Felipe el que se acercó a saludar al monarca. Fue uno de los amores de juventud de la reina Sofía antes de conocer a Juanito, el hijo de los Barcelona, que era como se le conocía en los ambientes de las cabezas coronadas ejercientes y en el exilio, como era el caso de don Juan y doña Mercedes.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios