Logo El Confidencial
CASA REAL BRITÁNICA

Un trabajador desmayado, un príncipe Carlos impasible y un vídeo viral

Cuando se suman en una misma imagen la flema inglesa y el protocolo real da lugar a reacciones como la del heredero británico: ante todo mucha calma

Foto: El príncipe Carlos de Inglaterra. (Getty)
El príncipe Carlos de Inglaterra. (Getty)

Richard Sigward, de 74 años, es un operador de almacén que ha estado trabajando para la empresa Asda (una de las cadenas de supermercados británica más importante del país junto a Tesco y Sainsbury's) durante 17 años. Probablemente, Richard haya pasado por muchos momentos de apuros y otros divertidos en estos tres largos lustros en el desempeño de sus funciones, pero ninguno como el que ha vivido con la visita de los duques de Cornualles cuando uno de los trabajadores se ha desmayado delante del heredero al trono británico.

No sabemos si han sido los nervios, la emoción, la pereza, la edad, lo aburrido de la conversación o las horas extras acumuladas, pero ha sido encontrarse cara a cara con el príncipe Carlos y venirse abajo. Literal. No es una metáfora, el hombre se ha caído redondo.

La escena tenía lugar en el centro de distribución de Asda en la ciudad de Bristol. Hasta allí se habían desplazado el hijo de la reina Isabel II y su mujer, Camilla Parker, con el fin de agradecer a los trabajadores que habían hecho un esfuerzo y habían puesto en riesgo su salud para asegurar el aprovisionamiento y mantener los estantes de los supermercados abastecidos en medio de la crisis provocada por el coronavirus. De hecho, los trabajadores explicaron a la pareja que algunos miembros del personal habían regresado de su jubilación, otros habían trabajado horas adicionales y casi todos tuvieron que posponer sus vacaciones para asegurar el suministro de alimentos.

Y en esto que está el príncipe Carlos, interesándose por todo lo que le cuentan, cuando uno de los trabajadores empieza a tambalearse, a moverse como un junco agitado por el viento y finalmente, tras dar unos pasos hacia atrás, cae al suelo. El padre de Harry y Guillermo eleva un brazo pero, casi sin inmutarse, asiste impasible al derrumbe del trabajador mientras otros compañeros asisten rápido a ayudarle.

Solo un susto

La historia tiene final feliz: el hombre se recompone, Carlos asiste, desde la barrera, a su recuperación y una señora, que suponemos es la responsable de prensa, le dice al fotógrafo que no tome fotos. Fotos no, no está bonito. Mientras el hombre es asistido en el suelo, Carlos sigue su charla con otro de los empleados de la cadena de supermercados. Finalmente, con el trabajador completamente recuperado, ambos comentan la experiencia vivida, y acto seguido Carlos y Camilla descubren una placa conmemorativa.

Una vez pasado el susto, alguno de los más de 700 trabajadores de la planta estuvieron charlando con los duques. Uno de ellos explicaba que “es fantástico que el príncipe y la duquesa se hayan tomado tiempo para reunirse con nosotros. Estaban realmente interesados ​​en lo que habíamos hecho desde Asda, cuánto tiempo habíamos trabajado y cómo lo habíamos pasado durante la pandemia".

Carlos y Camilla visitan un centro de distribución de Asda en Bristol. (Reuters)
Carlos y Camilla visitan un centro de distribución de Asda en Bristol. (Reuters)

El bueno de Richard Sigward le dijo a la pareja que se niega a retirarse a pesar de su avanzada edad. “La duquesa me comentó que estaba de acuerdo en que si las personas pueden trabajar y están felices de hacerlo, deberían continuar”, explicaba el trabajador. Suponemos que ni ella ni el príncipe tienen pensada la retirada entonces.

Lo malo (para ellos) es que su madre, la reina, tampoco.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios