Logo El Confidencial
LAS ARCAS DE LA REINA

La decisión más difícil para Isabel II: despidos masivos en sus castillos

El coronavirus ha hecho estragos en las arcas de la Royal Household, entidad de la que dependen cientos de trabajadores, por lo que se han tenido que tomar medidas drásticas

Foto: La reina Isabel, el pasado junio en Windsor. (Reuters)
La reina Isabel, el pasado junio en Windsor. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura3 min

Los peores pronósticos de los asesores financieros de Isabel II están empezando a cumplirse. El coronavirus está comenzando a hacer estragos en las arcas de Buckingham, mucho más graves de lo que se podía pensar en un principio. Ya se habían tomado algunas decisiones para intentar paliar los efectos negativos, puesto que hace solo unas semanas, el jefe de la casa, Lord Chamberlain Earl Peel, informaba a todos los trabajadores de que no habría nuevas contrataciones, además de que la revisión anual de salario no podría efectuarse. Pero estas medidas no han sido suficientes y los despidos ya están en marcha.

De momento, se ha ofrecido un despido voluntario a unos 200 trabajadores, además de una reducción de jornada a otros 600, entre guías turísticos, servicios de catering, personal de oficina y guardianes. Y es que si hace unas semanas la estimación de las pérdidas era de unos 18 millones de libras, ahora han subido a 30. Por eso, la Royal Collection Trust ha acordado retrasar su pago anual a Royal Household, la entidad que se hace cargo de los pagos a los trabajadores. No hay visitantes y, por tanto, no hay dinero suficiente para sufragar todos los sueldos.

La reina Isabel, el pasado junio en Windsor. (Reuters)
La reina Isabel, el pasado junio en Windsor. (Reuters)

Y es que no se sabe con exactitud cuándo el funcionamiento de los castillos, museos y otros centros turísticos volverá a la normalidad y qué limitaciones de aforo tendrán cuando abran. Incluso se cree que algunos, como Buckingham, no lo harán hasta 2021. Hasta ahora, a pesar de que los lugares más emblemáticos han estado cerrados durante meses, todos los sueldos de los trabajadores han sido pagados en su totalidad, también gracias a un préstamo de 22 millones de libras que la Royal Household ha obtenido para poder llegar a fin de año.

Pero las previsiones no son nada halagüeñas y se han tenido que tomar estas medidas, que los empleados conocían a través de un correo electrónico del vicealmirante Tony Johnstone-Burt, maestro de la familia, que dijo: "Puede que no estemos completamente operativos en todas nuestras diversas actividades hasta 2021. Como resultado, hemos tenido que comenzar a considerar algunas decisiones muy difíciles".

Desde luego, las pérdidas son bastante cuantiosas. La venta de entradas para las residencias y edificios reales, además de la venta de recuerdos, hace que se generen más de 70 millones de libras en cada ejercicio, de los que este año se espera ingresar menos de un tercio. Por poner algunos ejemplos: solo el palacio de Buckingham ingresó el año pasado 12 millones de libras; 25 hizo el castillo de Windsor; más de 5 el castillo de Holyroodhouse, en Edimburgo. Y a esto hay que sumarle el resto de edificios que pertenecen a la familia, además de la venta de regalos y souvenirs que llevan el 'royal' como marca registrada y cuyos beneficios también se añaden a las arcas familiares. Unos beneficios que se han visto reducidos al mínimo, con las consecuencias más nefastas para los trabajadores de Isabel II.

Tazas con la imagen de la reina Isabel. (EFE)
Tazas con la imagen de la reina Isabel. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios