Guillermo y Máxima de Holanda, en el espejo de los reyes belgas: sus desafortunados viajes en el peor momento
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL HOLANDESA

Guillermo y Máxima de Holanda, en el espejo de los reyes belgas: sus desafortunados viajes en el peor momento

En un momento de debilidad para el país, los reyes decidían poner rumbo a Grecia para disfrutar de unas vacaciones, algo similar a lo que hicieron sus homólogos belgas en 2015

Foto: Guillermo y Máxima de Holanda, en el espejo de los reyes belgas: sus desafortunados viajes en el peor momento
Guillermo y Máxima de Holanda, en el espejo de los reyes belgas: sus desafortunados viajes en el peor momento

Los reyes de Holanda están en la cuerda floja, y quizás se encuentran ante su peor escándalo desde que el 30 de abril de 2013 Guillermo Alejandro fue investido rey. La decisión del monarca y de Máxima de poner rumbo a Grecia para pasar unos días de descanso en la mansión que allí poseen coincidiendo con que sus hijas tienen una semana libre en el colegio con motivo de las vacaciones de otoño no podía haberse tomado peor entre los holandeses, quienes no entienden que en un momento tan delicado, con la pandemia en lo más alto de la curva y numerosas restricciones, su familia real decida escaparse a otro país.

Las críticas, tanto ciudadanas como de políticos, no tardaron en llegar, y la presión fue tal que los reyes, en un hecho sin precedentes, se vieron obligados a rectificar y regresar a Holanda pocas horas después de aterrizar en Grecia. "Vemos las reacciones de la gente a las publicaciones de los medios (sobre su marcha de vacaciones) y son fuertes, nos afectan. No queremos dejar ninguna duda al respecto: para detener el coronavirus es importante seguir las normas dictadas. El debate provocado por nuestras vacaciones no contribuye a eso”, rezaba el comunicado enviado el mismo viernes, día en el que se marcharon, por el Gobierno holandés.

Los reyes de Holanda, antes de poner rumbo a Grecia. (EFE)
Los reyes de Holanda, antes de poner rumbo a Grecia. (EFE)

A pesar de la rectificación y de que ya se encuentran en Huis ten Bosch, su residencia en La Haya, el tema sigue copando los titulares de la prensa del país, y son muchos los indignados por la decisión del rey y también del primer ministro, Mark Rutte, quien dio su beneplácito para que pudieran viajar, o al menos así se entiende, dado que tiene que estar informado de todo lo que se refiere a la Corona. Una historia, de Guillermo Alejandro y Máxima, que nos recuerda indudablemnte a la vivida por sus homólogos belgas en diciembre de 2015.

Después del atentado terrorista en París de 13 de noviembre en el que 129 personas perdían la vida en distintos ataques yihadistas, la policía belga decidió activar la alerta antiterrorista 4 por miedo a un ataque inminente. Mientras el país se sumía en una auténtica crisis de terror, su rey no daba señales de vida. Sin embargo, unos días después se conocía a través de unas fotografías publicadas en el diario satírico 'Canard enchaîné' que, en un momento de 'debilidad' nacional, los soberanos decidieron 'escaparse' y refugiarse en un pequeño balneario de Gran Bretaña.

En las dos imágenes podía verse a Felipe y Matilde, con albornoz incluido, tomándose unas cervezas. Según el periodista que publicó la noticia, los reyes llegaron por la noche al lugar para intentar no ser vistos y con un pequeño equipo de seguridad. Para guardar toda discreción, se registraron en el balneario con nombre falso. Unas fotografías que enfadaron mucho a los belgas, a pesar de que un portavoz de palacio intentó, sin éxito, justificar la actuación de los reyes asegurando que era un “fin de semana programado desde hacía varios meses” y explicó que no se iban a hacer comentarios de “la agenda privada de Sus Majestades”.

Los reyes de Bélgica, en el spa.
Los reyes de Bélgica, en el spa.
Máxima de Holanda
El redactor recomienda