Hablamos con Lady Petchey, la artista para la que posan Isabel II y su familia
  1. Casas Reales
ESCULTORA DE LA ALTA SOCIEDAD

Hablamos con Lady Petchey, la artista para la que posan Isabel II y su familia

Casada con el filántropo multimillonario Jack Petchey, Lady Petchey accede a círculos muy exclusivos. Los bustos que esculpe de personas famosas son muy cotizados

placeholder Foto: Frances Segelman, esculpiendo a Sophie de Wessex. (Cortesía)
Frances Segelman, esculpiendo a Sophie de Wessex. (Cortesía)

Isabel II, el príncipe Carlos, el duque de Edimburgo o la princesa Ana no han dudado en compartir su tiempo y un reducido espacio con la mujer que nos ha concedido la entrevista que más adelante se puede leer en este artículo.

No solo ellos. Si hay una artista para la que personalidades de la talla de Joan Collins, Boris Johnson o la familia real británica al completo, como hemos señalado, entre muchos otros, acceden a posar para ella sin pensárselo dos veces, esa es la escultora Frances Segelman, más conocida en la alta sociedad británica como Lady Petchey.

Frances es una artista autodidacta que se mueve como pez en el agua en las altas esferas de la sociedad. Ella es una estrella más y se codea con total familiaridad con miembros de la realeza, celebrities de reconocido prestigio mundial, políticos, artistas…

Foto: La reina Isabel II. (Instagram @theroyalfamily)

Casada con el filántropo multimillonario Jack Petchey, Lady Petchey accede a círculos muy exclusivos. Los bustos que esculpe de personas famosas son muy cotizados. Para trabajar en ellos, Frances Segelman sienta al retratado delante de ella y con una destreza e inspiración inigualables logra esculpir sus rostros captando la fuerza que cada uno de ellos desprende en apenas dos horas. Este don le sirve para realizar muestras en directo de su proceso de trabajo, con público presente.

placeholder Frances Segelman. (Cortesía)
Frances Segelman. (Cortesía)

“Hay algo en la escultura en vivo que me vuelve loca. Me encanta porque entro en visión de túnel”, nos asegura.

“Entro en una especie de trance, me siento como si estuviera en un mundo diferente, en realidad, y me hablo a mí misma con pensamientos completamente positivos durante todo el proceso. Si me digo algo negativo a mí misma, mi escultura sale mal. Es asombroso. Durante años, años y años, era la única ocasión en mi vida que podía decir que fui positiva durante dos horas enteras, en cada pensamiento”, añade.

Su manera de crear arte es tan peculiar que ha admirado a la mismísima Isabel II.

Como es de imaginar, Lady Petchey tiene miles de anécdotas que contar, experiencias vividas junto a estas personas mundialmente conocidas. En Vanitatis hemos tenido la suerte de que nos las desvele ella misma, al concedernos la siguiente entrevista.

Su posición acomodada, el glamour que desprende Lady Petchey y el círculo selecto en el que se mueve no deben despistar al lector de lo verdaderamente importante: Frances y su marido ayudan con su trabajo a sacar adelante multitud de proyectos benéficos de diferentes fundaciones y organizaciones, y han invertido millones de libras enfocadas a ayudar e inspirar a jóvenes. “Mi capacidad para capturar una imagen en dos horas me da la oportunidad de organizar eventos de escultura en vivo para el beneficio de múltiples organizaciones benéficas y todo el dinero recaudado va directamente a la caridad. Entre los eventos benéficos recientes están incluidos el de esculpir a la princesa Ana para la organización benéfica juvenil del Reino Unido y esculpir a su alteza real la condesa de Wessex para la organización benéfica para personas con pérdida de visión, Vision Foundation".

placeholder Frances Segelman, con Isabel II mostrándole la escultura de su busto. (Cortesía)
Frances Segelman, con Isabel II mostrándole la escultura de su busto. (Cortesía)

"Mi esposo, Sir Jack Petchey, tiene su propia fundación, que se creó para inspirar y motivar a los jóvenes y reconocer sus logros. La Fundación Jack Petchey ha invertido más de 133 millones de libras esterlinas para beneficiar a los jóvenes de 11 a 25 años en Londres y Essex”, nos explica.

PREGUNTA: ¿Podemos decir que eres una celebridad más entre las celebridades?

RESPUESTA: He esculpido los bustos de los más grandes y buenos, desde su majestad la reina Isabel hasta el primer ministro, pero yo soy una artista de corazón.

P: ¿Dónde nace tu creatividad y tu talento? ¿A qué edad comenzaste a esculpir?

R: Amo a Miguel Ángel, Leonardo da Vinci, Rodin, a todos los artistas clásicos. Estudié con ellos, hice bocetos y bocetos y bocetos en mis libros, y me encanta su trabajo, me encanta.

Mi padre era violinista y compositor, y mi madre era artista, así que creo que el ambiente en casa era todo sobre arte. Obviamente, lo llevas en la sangre.

Siempre he estado dibujando, desde que tengo memoria. Mi madre era diseñadora de ropa y había querido ir a la escuela de arte justo después de la guerra, pero no podían permitírselo en su familia.

Tuvo que ir a trabajar para traer dinero para que su hermano pudiera estudiar, así que se lo perdió. Pero aunque no era una artista profesional, su arte era maravilloso. Ella solía enseñarme a dibujar caras y cuerpos cuando era niña, y cuando nos íbamos de vacaciones siempre hacía esculturas en la arena.

El arte fue el único tema que me gustó. Solía aburrirme todo lo demás. Realmente encontré la escuela absolutamente horrible, pero amaba el arte.

placeholder Frances Segelman y Jack Petchey,  conversando con el príncipe Eduardo. (Cortesía)
Frances Segelman y Jack Petchey, conversando con el príncipe Eduardo. (Cortesía)

P: Tu proceso de creación cuando esculpes un busto es llamativo. Lo haces muy rápido…

R: Tengo un soporte para la cabeza, un trozo de madera con un palo en el medio que sube con soportes para sostenerlo y un poco de alambre en la parte superior.

Simplemente coloco trozos de arcilla sobre otros y mido con calibradores. Voy hacia atrás y hacia adelante desde el modelo hasta su busto. Si deseo obtener una semejanza absoluta, cuanto más mida, mejor. Así es como funciona.

Antes que nada tienes que conseguir la forma de la cabeza. Eso es lo importante. Es cuestión de práctica. Luego agregas las características. Las orejas tienen que estar en el lugar correcto. Las medidas son muy importantes desde la barbilla hasta la oreja, pero luego, cuando lo tengas, si la medida no es correcta desde una mejilla hasta la otra, el resultado estará mal. La parte más difícil son los ojos y la boca. Conseguir el look también es muy difícil. Existe una línea muy fina entre conseguirlo y no conseguirlo.

P: ¿A cuántos miembros de la familia real inglesa has esculpido y a cuáles no pero te gustaría?

R: He esculpido a su majestad la reina Isabel, su alteza real el príncipe Felipe, su alteza real el príncipe Carlos, su alteza real el príncipe Guillermo, su alteza real la princesa Ana y su alteza real el duque de Kent. Y en septiembre de este año esculpí a su alteza real la condesa de Wessex. Me encantaría esculpir a la próxima generación, los hombres primero. Veremos qué sucede.

P:¿Qué miembro de la familia real te ha gustado más esculpir y por qué?

R: He esculpido a muchos miembros de la familia real y lo he disfrutado mucho, pero creo que no hay nadie que esté para mí más por encima de este mundo que la reina. Fue un gran privilegio y me sentí muy honrada de que confiara en mí.

placeholder Busto de Isabel II esculpido por Frances Segelman. (Cortesía)
Busto de Isabel II esculpido por Frances Segelman. (Cortesía)

P: Cuéntanos cómo fue el primer encuentro con la reina. ¿Cómo fue el trato de ella?

R: Estaba ansiosa por saber si a la reina le gustaría la escultura, algo que se hizo aún más difícil porque el protocolo me prohibía pedirle su opinión. Mi esposo Jack es un hombre de negocios, por lo que me sugirió que le preguntara si le gustaba el largo de su cabello o si lo quería más corto. En la sesión, cuando le estaba haciendo el peinado, le pregunté si le gustaría que le hiciera el pelo más corto. Asintió y se interesó mucho, y luego le pregunté si estaba feliz de que fuera a la fundición tal y como estaba. Ella dijo que sí. Movió su dedo y dijo que no lo toqueteara cuando volví a mi estudio. Entonces supe que le encantaba. Fue fabuloso.

No esperaba que la reina fuera tan encantadora como es. Tanto ella como el príncipe Felipe conversan mucho. Lo hacen para que te sientas relajado.

Fue absolutamente surrealista e increíble entrar en la habitación del palacio de Buckingham y medir su cabeza, fue realmente estresante.

Fue realmente extraño porque sabía de antemano cómo quería que se viera. Ella es tan elegante, es mi modelo a seguir. Desde entonces, tengo su foto en mi camerino y donde duermo.

La reina es una persona muy fuerte a la que admirar y creo que esa fuerza salió en la escultura.

P: ¿Cómo describirías al príncipe Carlos en las distancias cortas? ¿Es hablador, es tímido…? Dicen que es bromista, al igual que la reina y Felipe de Edimburgo. ¿Lo son?

R: Tanto el príncipe Felipe como el príncipe Carlos son personas cercanas, pero son especiales. Son muy disciplinados, muy tranquilos y simplemente se sientan ahí de una manera maravillosa.

placeholder Busto del príncipe Carlos de Inglaterra esculpido por Frances Segelman. (Cortesía)
Busto del príncipe Carlos de Inglaterra esculpido por Frances Segelman. (Cortesía)

El príncipe Carlos es un hombre extremadamente educado y muy interesado en las artes. También le apasiona ayudar a los jóvenes en su desarrollo personal, lo que hace a través de Prince's Foundation.

También tiene una fuerte asociación con los militares y en mi última sesión decidió que quería ser esculpido vistiendo un uniforme bastante particular, adornado con medallones, que tardó un año más en completarse.

P: ¿Puedes contarnos alguna anécdota que recuerdes durante la sesión que te haya quedado marcada, algo llamativo con la reina o algún otro miembro de su familia?

R: A principios de este año, esculpí a la princesa Ana para conmemorar su 70 cumpleaños, y fue la primera vez, además del duque de Kent, que un miembro de la realeza vino a mi estudio, en el este de Londres. Me maravillé de la ausencia de vanidad de las princesas. Animé a la princesa Ana a usar una tiara para la sesión, algo que a la princesa no le gustó en absoluto. Al igual que la reina, siempre que se la presente de una buena manera y se la vea inteligente, la princesa Ana no está interesada en absoluto en el mundo del glamour.

P: También has realizado un busto del príncipe Guillermo.

R: Esculpí al príncipe Guillermo a partir de fotografías para su cumpleaños número 21, sin embargo, lo conocí en un evento de caridad de Land Aid al que asistí con mi esposo. Me impresionó mucho el tiempo que el príncipe se tomó para hablar con todos en la sala, asegurándose de que todos tuvieran la oportunidad de ser presentados.

placeholder Busto del príncipe Guillermo esculpido por Frances Segelman. (Cortesía)
Busto del príncipe Guillermo esculpido por Frances Segelman. (Cortesía)

P: ¿Cómo es Sophie Wessex en las distancias cortas? ¿Por qué fue tan especial para ella su sesión contigo?

R: Fue particularmente especial esculpir a la condesa de Wessex durante el encierro como parte de un evento de caridad virtual para la Vision Foundation en mi estudio, en East London. Fue la primera vez que un miembro de la familia real accedió a ser esculpido como parte de un evento transmitido en vivo.

La Vision Fundation es algo que toca muy de cerca el corazón de la condesa porque su hija (Lady Louise Windsor) tuvo un leve problema en los ojos cuando nació que ahora se ha corregido.

Esculpir a Sophie Wessex fue encantador. Salió de su auto e inmediatamente fue como si fuéramos amigas. Resultaba tan fácil estar con ella.

placeholder Sophie de Wessex posando para Frances Segelman. (Cortesía)
Sophie de Wessex posando para Frances Segelman. (Cortesía)

P: ¿Cómo fue la sesión con Joan Collins?

R: Tuve que explicarle lo difícil que sería esculpirla tan rápido, especialmente con su increíble peinado. Pero ella es tan hermosa que no fue difícil. El rostro que esculpí fue perfecto, obtuve su expresión y algo de su carácter.

Joan Collins es una verdadera diva. No le gustaba quedarse quieta y eso fue un problema. Pero estaba absolutamente impresionante y la inauguración de su escultura tuvo lugar el año pasado en mi casa. Ella vino desde Los Ángeles con toda su familia.

P: ¿Cuál ha sido la celebridad que más te ha costado esculpir y por qué?

R: Creo que Boris Johnson tiene una presencia excepcional. En mi primera sesión con él, noté lo alerta y brillante que estaban sus ojos. Los ojos pueden decir mucho de una persona.

Fue un desafío esculpir su busto porque fue muy difícil lograr que se quedara quieto. Fui al ayuntamiento cuando todavía era alcalde de Londres. Lo esculpí mientras estaba sentado en una silla giratoria en la que no paraba de girar mientras yo esculpía.

placeholder Frances Segelman esculpiendo a Joan Collins. (Cortesía)
Frances Segelman esculpiendo a Joan Collins. (Cortesía)

También recuerdo cuando fui a ver a Cherie Blair, esposa del ex primer ministro Tony Blair. Tuve que ir al número 10 de Downing Street. Yo estaba en su cocina y ella bajó en bata. Su pequeño estaba corriendo y Tony Blair entró con sus cosas del gimnasio puestas. Fue divertido porque te das cuenta de que su vida también es de lo más cotidiana.

P: ¿Hay alguien en concreto en el mundo al que desees retratar en uno de tus trabajos y que aún no haya posado para ti? ¿Quién y por qué?

R: Tengo muchas ganas de esculpir a la legendaria actriz Vanessa Redgrave en su papel de embajadora de la entidad caritativa Prince's Trust. Es una mujer tan icónica.

También será un honor para mí esculpir a Mala Tribich, sobreviviente del Holocausto, a principios de Año Nuevo.

P:¿Retratarías a la reina Letizia de España? ¿Qué miembro de la familia real española te llama más la atención para esculpir y por qué?

R: Sí, sería un honor esculpir a la reina Letizia de España. Es una de las mujeres de la realeza más elegantes del mundo. Pero también me encantaría esculpir a su esposo, el rey Felipe VI; los hombres son más fáciles de esculpir porque no tienes que preocuparte tanto por el cabello.

placeholder Frances Segelman rodeada de celebridades del Reino Unido. (Cortesía)
Frances Segelman rodeada de celebridades del Reino Unido. (Cortesía)

P: ¿Cómo estáis viviendo tú y tu esposo la pandemia de coronavirus y cómo está afectando a vuestro trabajo?

R: Durante el encierro, mi esposo y yo buscamos consuelo en un cachorro, un adorable bulldog británico llamado Daisy. La pandemia supone un momento aterrador para todos nosotros, pero es especialmente aterrador para mi esposo, que tiene 95 años. En casa estamos muy pendientes de él.

Obviamente, el coronavirus ha sido desastroso para los eventos en vivo, pero no ha obstaculizado mis ambiciones. Todavía he podido abordar eventos de escultura virtual. Es emocionante que la tecnología moderna me permita compartir mi trabajo con audiencias de todo el mundo.

Princesa Ana Isabel II Duque de Edimburgo Tony Blair Príncipe Carlos de Inglaterra
El redactor recomienda