Más que cuñadas: Meghan Markle y Kate Middleton y su desconocido parentesco
  1. Casas Reales
PRIMAS LEJANAS

Más que cuñadas: Meghan Markle y Kate Middleton y su desconocido parentesco

Aunque hay que remontarse unas cuantas generaciones, existe un noble inglés del que descienden tanto la duquesa de Cambridge como la duquesa de Sussex

placeholder Foto: Kate Middleton y Meghan Markle, en un servicio religioso por el Día de la Commonwealth. (Getty)
Kate Middleton y Meghan Markle, en un servicio religioso por el Día de la Commonwealth. (Getty)

Estamos más que acostumbrados a hablar de Kate Middleton y Meghan Markle en la misma noticia. Desde las veces en las que, supuestamente, la duquesa de Sussex ha intentado robar el protagonismo de su cuñada hasta el gran enfrentamiento que tuvieron y del que la exactriz dio su versión en el programa de Oprah. Y no hay que irse muy lejos para hablar de la última vez en la que hemos hablado de las dos, ya que los Cambridge no han tardado en felicitar a Meghan y Harry por el nacimiento de Lilibet Diana, su hija. Pero esta vez no hay que hablar ni de rivalidades ni de fricciones, sino de algo que une a las dos duquesas y que incluso ellas mismas podrían ignorar. Se trata de un parentesco desconocido que tienen Meghan Markle y Kate Middleton, aparte del obvio gracias a sus respectivos maridos.

Desde que conocimos a Meghan Markle, incluso mucho antes, la hemos escuchado hablar sobre sus raíces afroamericanas, de las que dice estar absolutamente orgullosa. Pero lo que quizá ni ella misma sabe es que sus orígenes no se remontan solo a África y la época colonial y de esclavitud, a la que suele referirse, sino que también proviene de una familia noble. Unos orígenes que además comparte con Kate Middleton, su cuñada, ya que tienen un antepasado común. Cierto es que para encontrarlo, tenemos que irnos hasta el sigo XIII, es decir, más de 700 años. Pero sí, hay un noble inglés sin el que no existirían ni una ni otra.

placeholder Meghan Markle y Kate Middleton, tras una misa de Navidad en Sandrigham. (Getty)
Meghan Markle y Kate Middleton, tras una misa de Navidad en Sandrigham. (Getty)

Hablamos del barón John Hastings -un apellido que resultará muy familiar a los seguidores de la serie 'Los Bridgerton'-, un señor feudal y soldado que vivió entre 1262 y 1313, estando muy cerca del rey Eduardo I, para el que luchó en numerosas guerras. El barón tuvo varios hijos de dos matrimonios distintos. La más pequeña del primero de ellos fue Elizabeth Hastings, de la que parte la línea genealógica hasta llegar a Meghan Markle, aunque hay que contar 14 nombres más hasta llegar al de Thomas Markle y, por fin, a la actual duquesa de Sussex. En el caso de Kate Middleton, son dos generaciones más las que tenemos que contar entre este antepasado común y su madre, Carole Middleton, descendiente del hijo más pequeño del barón, Hugh Hastings, fruto de su segundo matrimonio, con Isabel le Despenser.

placeholder Meghan y Kate, en Wimbledon. (Getty)
Meghan y Kate, en Wimbledon. (Getty)

Y aunque no era nada difícil que en la época su familia pudiera emparentarse con la realeza, seguro que nunca hubiera imaginado que, ocho siglos después, dos de sus descendientes -lejanas, sí, pero descendientes- formarían parte de la Casa Real británica. Mucho menos, seguramente, podría imaginar que una de ellas haría que incluso se tambalearan sus cimientos, sin necesidad de guerras y de esos juegos de tronos tan propios de la Edad Media.

La mala noticia para Meghan Markle y Kate Middleton es que, si algún día quieren escenificar su reconciliación y honrar a este antepasado que tienen en común, lo van a tener difícil. El monasterio en el que fue enterrado, situado en el centro de la ciudad de Conventry, fue destruido en el siglo XVI, víctima de Enrique VIII y sus reformas, por lo que nada queda de la capilla que mandó construir la familia Hastings y en la que estuvieron enterradas numerosas generaciones.

Meghan Markle Kate Middleton
El redactor recomienda