La curiosa norma de la reina Letizia con los vestidos lucidos en los Premios Princesa de Asturias
  1. Casas Reales
FAMILIA REAL ESPAÑOLA

La curiosa norma de la reina Letizia con los vestidos lucidos en los Premios Princesa de Asturias

Doña Letizia siempre repetía los vestidos que estrenaba en los Premios Princesa de Asturias; sin embargo, algo cambió cuando se convirtió en Reina

Foto: La Reina, en los Premios Princesa de Asturias 2018. (LP)
La Reina, en los Premios Princesa de Asturias 2018. (LP)

No es exagerado decir que doña Letizia cuenta con uno de los vestidores más envidados del país. Con el paso de los años, la Reina ha ido haciéndose con un fondo de armario con el que muchas sueñan, en el que abundan tanto piezas low cost como vestidos de gala. Entre las prendas más importantes que tiene Su Majestad están los diseños que lleva en los Premios Princesa de Asturias, una de las citas más importantes, sino la que más, de la agenda de los Reyes.

Cada año, la Reina tira la casa por la ventana para desfilar por la alfombra azul del teatro Campoamor de Oviedo, la ciudad que la vio nacer. Desde su debut en 2004, la Reina ha confiado en la aguja de Felipe Varela, quien siempre diseñaba algo nuevo para ella, menos el año pasado, que debido a la pandemia decidió repetir un vestido de Delpozo, siendo la primera vez que no lucía un estreno y que no estaba firmado por el modisto madrileño.

Los vestidos que doña Letizia luce en estos premios son analizados hasta el mínimo detalle y durante su época como Princesa de Asturias era habitual verla repitiéndolos posteriormente, el que llevó en 2009, por ejemplo, lo ha lucido hasta en 10 ocasiones; sin embargo, eso cambió cuando se convirtió en Reina. Parece que ahora doña Letizia prefiere guardar esos diseños, ya que no ha vuelto a repetir ninguno de los que ha llevado de 2014 a 2019.

Algo, cuando menos, curioso teniendo en cuenta el precedente de los vestidos anteriores y que a Su Majestad le gusta (casi) siempre darles una nueva oportunidad a sus prendas. Pero a estos vestidos no, o al menos por el momento. A continuación te mostramos con detalle esos seis modelos 'asturianos' que la Reina no ha repetido nunca.

2014

Para su décimo desfile sobre la alfombra azul, el primero como Reina, doña Letizia escogió un vestido lápiz en encaje de malla azul zafiro, bordado en cristal negro mate y brillo. Como complementos para coronar su atuendo, se decantó por un pochette de raso azul noche y unos salones de ante de Magrit. Pero, sin duda, lo que más llamó la atención fueron sus joyas. Doña Letizia lució los pendientes realizados en oro blanco, diamantes y aguamarinas que la firma Bulgari le regaló en 2005 con motivo del nacimiento de la princesa Leonor.

placeholder Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2014. (LP)
Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2014. (LP)

2015

La Reina acertó de pleno con este vestido de seda cady negro con falda asimétrica cortada en volantes en tonos antracita, pizarra, humo, ostra, gris perla y blanco. Para completar su estilismo, Letizia llevó una cartera de mano en raso negro, también de Felipe Varela, y unos salones de Magrit. En esta ocasión, lo que más destacó fueron las joyas, pues llevó un collar de perlas que está incluido en el lote de pasar, unas alhajas reservadas a las soberanas de España. Esta era la primera vez que Letizia lucía una de estas joyas y quiso hacerlo en un acto tan simbólico como los primeros Premios Princesa de Asturias.

placeholder Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2015. (EFE)
Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2015. (EFE)

2016

La esposa de Felipe VI fue fiel a su otro Felipe (Varela) y estrenó un vestido cóctel de falda evasé en seda cady color nude, bordado a mano sobre tul invisible con hilo de metal negro y lágrimas de cristal de Swarovski. Con esta prenda la Reina demostró que está hecha a las bajas temperaturas de Oviedo, pues era imposible encontrar a alguien con manga corta. A sus pies doña Letizia llevaba unas sandalias de ante beis de Magrit y colgando de sus orejas unos pendientes de diamantes negros de la firma De Grisogono.

placeholder Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2016. (LP)
Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2016. (LP)

2017

La Reina brilló con un vestido en georgette de seda blanco bordado en hilo y cristal negro. Con falda de vuelo de largo midi y sin mangas, el diseño tenía una clara inspiración oriental, sobre todo en la parte del cuello, de estilo Mao. Además, llevaba bordados en cristal de Swarovski negro los símbolos de la longevidad y las garzas chinas. Completó su estilismo con unos salones de charol negro de Magrit y una cartera de mano de raso también de Varela. En cuanto a joyas, doña Letizia optó por los pendientes de la firma suiza De Grisogono, elaborados en diamantes pavé negros. En su muñeca izquierda lucía la pulsera de Cartier y en esa misma mano, en el dedo índice, lucía el misterioso anillo verde.

placeholder Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2017. (LP)
Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2017. (LP)

2018

La Reina se decantó por un vestido que nos parece una obra de arte, un diseño midi de patchwork brocado y bordado a mano en hilo, cristal y metal azul noche, cerúleo, pizarra y nude. Los complementos jugaron un papel importante: unos peep-toes de Magrit y cartera de mano, de ante negro y con asa, de la misma firma. En cuestión de joyas, doña Letizia eligió unos pendientes de diamantes en forma de flor que lució la infanta Cristina el día de su boda. Uno de los puntos fuertes del estilismo fue, sin duda, el peinado. La Reina estaba guapísima con el pelo por detrás de la oreja siguiendo la tendencia del efecto mojado.

placeholder Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2018. (LP)
Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2018. (LP)

2019

En esa ocasión, y por primera vez en la historia de sus looks en la alfombra roja, las joyas tuvieron más importancia que el atuendo. Y es que hay poco que pueda hacerle competencia a esos pendientes que la Reina estrenó, unas piezas ovaladas con cuatro impresionantes rubíes, dos en cada oreja, rodeados cada uno por dos hileras de diamantes pavé. En cuanto al vestido, se decantó por un diseño realizado en georgette borgoña burdeos con escote en V, manga corta y largo midi con pocas florituras, simplemente un fajín con pedrería del que caía una falda plisada. Lo combinó con sus salones destalonados de ante burdeos de Lodi y una cartera de mano joya.

placeholder Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2019. (LP)
Letizia, en los Premios Princesa de Asturias 2019. (LP)

Queda esperar a ver si algún día nos sorprende repitiendo alguno de estos vestidos o, por el contrario, siguen guardados en Zarzuela.

Reina Letizia
El redactor recomienda