Logo El Confidencial
mujer de lópez obrador

Beatriz Gutiérrez, la nueva primera dama mexicana, una mujer que va a dejar huella

A sus 49 años, la mujer de López Obrador, que acaba de ganar las elecciones en México, ha dejado muy claro cuál va a ser su papel

Foto:  López Obrador y su mujer, una pareja muy unida. (Cordon Press)
López Obrador y su mujer, una pareja muy unida. (Cordon Press)

Los que creían que el próximo acceso de López Obrador a la presidencia de México va a ser la única fuente de cambios en el país están pero que muy equivocados… Su mujer, Beatriz Gutiérrez Müller, ha llegado pisando fuerte y dejando claro que los clichés, los estereotipos y las ideas preconcebidas de lo que debe ser una primera dama no van con ella. Antes que nada ha subrayado que a ella ese apelativo no le gusta nada. El pasado 27 de mayo, en Veracruz, manifestó que quiere que la llamen “Beatriz y nada más” y, lo que es más importante, dio pistas de cuál es su hoja de ruta: “La mujer benefactora de los años 40 que repartía a los niños pobres era muy bonita, pero ya cambió este país”.

Y por si había alguna pregunta en el aire, concluyó: “Para la verdadera transformación de la vida pública en México, tenemos que comenzar a pensar y actuar diferente. Debemos poner fin a la idea de la primera dama. En México no queremos que haya mujeres ni de primera ni de segunda. Con todo mi respeto a las mujeres que han estado antes en ese papel, decir ‘primera dama’ es algo clasista”.

Peña Nieto y Angélica Rivera, recibidos en España por los reyes Felipe y Letizia. (Getty)
Peña Nieto y Angélica Rivera, recibidos en España por los reyes Felipe y Letizia. (Getty)

Nada tiene que ver Beatriz (nosotros también vamos a seguir su recomendación y será Beatriz a secas en el resto del artículo) con su antecesora, Ángelica Rivera, conocida popularmente como la Gaviota, por un papel que interpretó en una telenovela, ‘Destilando amor’. En este caso se trataba una actriz de modestas cualidades artísticas que, además, ha sido muy cuestionada hasta por el origen de su gran patrimonio.

La mujer del próximo presidente de México es, según los medios locales, la primera dama con mayor formación intelectual que ha tenido el país. Es licenciada en Comunicación por la Universidad Iberoamericana Plantel Golfo Centro, en Puebla, tiene una maestría en Letras Iberoamericanas, en 2013 se doctoró en Teoría Literaria y cuenta con una acreditada trayectoria como investigadora, periodista y escritora. Ha publicado los libros ‘Larga vida al Sol’, en 2011; ‘Viejo siglo nuevo’, al año siguiente, y ‘Dos revolucionarios a la sombra de Madero'. Además, ha trabajado para medios de gran tirada como ‘El Universal’, en Puebla.

López Obrador, triunfador de los últimos comicios mexicanos. (EFE)
López Obrador, triunfador de los últimos comicios mexicanos. (EFE)

Por remontarnos a sus orígenes, diremos también que es hija del administrador de empresas Juan Gutiérrez Canet y de Nora Beatriz Müller Bentjerodt, de origen chileno y ascendencia alemana, ya divorciados y vueltos a casar en segundas nupcias. Y otro detalle no menos baladí es que sus raíces alemanas han dado pie a un bulo en las redes sociales que afirmaba que era nieta de un criminal de guerra, el general de las SS Heinrich Müller, que fue visto con vida por última vez en Alemania en 1945. La propia Beatriz lo ha desmentido con una carta que ha mandado a 'Verificado 2018', una web de periodismo colaborativo en la que participan 60 medios de comunicación, organizaciones de la sociedad civil y universidades, que se dedica a desmontar las denominadadas 'fake news' (noticias falsas).

El desmentido de Beatriz

En efecto, se ha podido demostrar con documentos, incluida la partida de nacimiento de la mujer de López Obrador, que su abuelo era Adolfo Müller, un violinista y fotógrafo, nacido en Ciudad Juárez (Chihuahua), que vivió hasta 1924 en Alemania y desde 1939 hasta su muerte, en 1957, en Chile. Por lo tanto, no era un nazi huido, como otros tantos que sí se establecieron en distintos países hispanoamericanos con identidades falsas.

Aunque Beatriz y López Obrador se conocían desde hacía un tiempo (ella fue asesora de comunicación de la Dirección de Difusión del Gobierno del Distrito Federal y, más adelante, asesora en el área de Asuntos Internacionales, cuando él era jefe de Gobierno del Distrito Federal), los medios locales coinciden en que su historia pasó de ser profesional a personal después de que falleciera su mujer, Rocío Beltrán Medina, el 12 de enero de 2003. Tenía solo 46 años y no pudo derrotar a una enfermedad del sistema inmunológico. El matrimonio, que duró 24 años, tuvo tres hijos, José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo.

El noviazgo de López Obrador y Beatriz, de 49 y 64 años respectivamente, se confirmó en 2005 en la revista ‘Quién’, pero hubo que esperar bastante a las primeras declaraciones de la escritora, quien en 2006 ya se aventuraba a hablar sobre la posición que va a a ocupar doce años después: “El papel de una primera dama, una esposa de gobernador, representante de Estado o cualquier político debe ser marginal. Si Andrés Manuel gana la presidencia y me pide que le acompañe en su gobierno, mi figura será absolutamente gris por convicción propia”.

Begoña Gutiérrez Müller, celebrando el triunfo de su marido. (EFE)
Begoña Gutiérrez Müller, celebrando el triunfo de su marido. (EFE)

Poco después de que López Obrador perdiera las elecciones presidenciales de 2006, en medio de una gran controversia, se casó con Beatriz, en octubre de ese mismo año. El 23 de abril del año siguiente nació su hijo Jesús Ernesto. En esa época, según publicaba en 2011 'Animal Político', estuvieron, al parecer, viviendo un tiempo separados, él con sus tres hijos de su matrimonio anterior y ella con el que acababan de tener. Aunque se habló de crisis en la pareja, el paso del tiempo ha evidenciado que siguen juntos y ahora más felices que nunca ante el triunfo electoral, que ella no ansiaba, todo hay que decirlo. Porque hasta en eso, la mujer de López Obrador, que ya había vivido dos derrotas electorales con él, la de 2006 y la de 2012, es firme en sus convicciones: que ganara o no su marido estos trascendentales comicios no le iba a cambiar la vida.

Begoña Gutiérrez Müller, una primera dama muy intelectual. (EFE)
Begoña Gutiérrez Müller, una primera dama muy intelectual. (EFE)

Como leemos en 'El Sol' de México, que cita a fuentes del equipo del futuro presidente, su labor es más trascendental que lo que podría parecer a primera vista: “Ella sostiene reuniones con grupos culturales así como con mujeres de clase media, esposas de empresarios o empresarias, quienes tradicionalmente no se han acercado a la izquierda o a Andrés Manuel´”.

Seguiremos muy pendientes del devenir de Beatriz, una mujer que va a dejar huella.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios