Logo El Confidencial
TRIBUNALES

El circo de amantes y mujeres del Chapo centra el juicio del año en Nueva York

Un día interviene su esposa oficial y al siguiente una de sus enésimas amantes. El caso del narcotraficante más famoso del mundo se está convirtiendo en una telenovela

Foto: Ilustración con el rostro del Chapo Guzmán.
Ilustración con el rostro del Chapo Guzmán.

Joaquín Guzmán Lorea, más conocido como el Chapo Guzmán, está protagonizando el juicio del año en Nueva York, en la corte federal del distrito de Brooklyn, como capo del cartel de Sinaloa y el presunto narcotraficante más mediático del momento. Sin embargo, con todas las cámaras y los plumillas siguiendo el intrincado proceso judicial, su circo sentimental está poco a poco desviando la atención, robando las escenas y convirtiendo la solemnidad de este juzgado de película de Hollywood en una telenovela de auténtico juzgado de guardia. Se abre la sesión.

["Aún respiraba, pero lo echamos al hoyo": las torturas del Chapo]

A un lado del banquillo, Emma Coronel, su esposa actual (y van tres), a la que dio el 'sí, quiero' en 2007, cuando tenía ella 18 años y él 49. Es madre de las gemelas Emaly y María, sus dos últimas hijas reconocidas (dicen las malas lenguas que en total tiene 18 vástagos). Atención al currículum del amor oficial del Chapo: fue reina de la belleza de la Gran Feria del Café y la Guayaba 2007 (verídico) y sobrina de otro capo, Ignacio Coronel, el Nacho, presunto cofundador del cartel de Sinaloa junto al acusado y abatido por el ejército mexicano en 2010.

Lucero Guadalupe Sánchez testifica en presencia de la esposa del Chapo, Emma Coronel. (Reuters)
Lucero Guadalupe Sánchez testifica en presencia de la esposa del Chapo, Emma Coronel. (Reuters)

En el juicio que nos ocupa, el Chapo Guzmán, todo un galán, presentó a través de sus abogados una moción para poder abrazarla. Fue rechazada. Coronel, en una entrevista con Telemundo, contó con cierta ternura cómo vive la dramática situación: “Verlo que sonreía, que se emociona. Es una tranquilidad”, dice, siempre quitando hierro –cuando no negando- todo lo demás y sin dejar de alabar la calidad como padre del presunto narcotraficante más poderoso del mundo. Una de sus últimas capturas fue por culpa de la mascota que el Chapo le había regalado a sus pequeñas gemelas: un mono llamado Botas que fue avistado por las autoridades mexicanas y les llevó al paradero del codiciado fugitivo. Protesto, señoría. Eso es inverosímil… Denegada: lo dice la BBC.

[Un día en el juicio del Chapo Guzmán]

Si Coronel representa las sonrisas, como testigo de cargo están las lágrimas de otra mujer de la misma edad, 29 años, pero de estado civil soltera. Se llama Lucero Guadalupe Sánchez López y es conocida como la Chapodiputada. ¿Por qué? Por su doble labor como amante del capo y legisladora en Sinaloa. Nada más que añadir, señoría… o sí. Esa doble vida tan peligrosa la llevó a estar entre rejas en Estados Unidos desde 2017 hasta ahora y con el traje de rea acude ahora a los juicios donde se desquita robando los titulares a todos los demás, llorando a lágrima viva e intentando marcar territorio.

Emma Coronel, la esposa 'oficial', entrando en los juzgados. (Getty)
Emma Coronel, la esposa 'oficial', entrando en los juzgados. (Getty)

“Hasta hoy estoy confundida porque pensé que estábamos en una relación de pareja”, dijo. Incluso el 'New York Times' le ha dedicado una pieza por sus llantos y sus relatos truculentos sobre tiroteos mientras compartía cama con él desnudo en Culiacán, con huida por un túnel secreto debajo de la bañera incluida. Y, por supuesto, hay un hijo ilegítimo: “Rubencito”. Nunca los taquígrafos de Brooklyn habían estado tan motivados. No hay más preguntas. Que entren ahora las amantes y esposas del pasado.

El Chapo Guzmán. (Reuters)
El Chapo Guzmán. (Reuters)

La más famosa, la actriz Kate del Castillo, formó con el Chapo Guzmán y Sean Penn el triángulo amoroso más imposible jamás pensado. Ella se vino arriba en Twitter y dijo que confiaba más en el Chapo que en las autoridades mexicanas. Él, pese a estar en busca y captura, no tardó en contactar a la reina de la telenovela con la excusa de un proyecto cinematográfico sobre su vida y hasta le dijo que quería presentarle a su madre.

Penn se metió en el ajo para hacer el ridículo como periodista en una entrevista infame al Chapo para 'Rolling Stone' y, de paso, se pasó por la piedra a Kate del Castillo, o al menos eso dice ella, que siempre definió al capo como un caballero (que nunca llegó a las manos), pero tiró la artillería pesada contra el exmarido de Madonna. ¡Orden en la sala! Con tanto ego desmesurado y afán de protagonismo, a los servicios de inteligencia les costó bien poco atar cabos y dar con la guarida del narcotraficante, según explicó la procuradora general mexicana Arely Gómez, y de aquella detención y su posterior extradición surgió el juicio actual.

[La peligrosa relación entre Sean Penn y la actriz mexicana Kate del Castillo]

Del Castillo ni está ni se le espera esta vez. Tampoco aparecerán sus otras dos esposas: Alejandrina Salazar (madre de cuatro de sus hijos y también emparentada con un narco, esta vez Héctor Luis Palma Salazar, el Güero) ni la segunda, Griselda López Pérez (que acabó también implicada e imputada en el narcotráfico, pero que le dio otros cuatro hijos, uno de ellos asesinado en 2008 por los narcos en una operación que se rumoreó había sido orquestada por su propio padre). Pero la que se llevó la peor parte fue Zulema Hernández, que enamoró al Chapo cuando compartían pena en la prisión de Puente Grande, en México. Él huyó de la cárcel y ella, tras ser trasladada a otro penal, consiguió la libertad provisional para, al poco de salir, ser asesinada, también en 2008, presuntamente, por los rivales de su amado, Los Zetas. Caso abierto.

Kate del Castillo, en una entrega de premios. (Getty)
Kate del Castillo, en una entrega de premios. (Getty)

Con tantos peligros que implica acercarse a él, ¿qué será lo que tiene el Chapo? ¿Cuál es el veredicto de Joaquín Guzmán Lorea como amante? Según los mensajes privados publicados por el periódico mexicano 'Milenio', a Kate del Castillo le decía cosas bastante criminales como “te cuidaré más que a mis ojos”, y según Univisión, a otra amante, Estela Peña, una de las que osó rechazarle, le llenó la casa de flores tirándolas desde una avioneta y, dicen, la llegó a secuestrar para casarse con ella. Genio y figura. Y a sus 61 años, parece que no está dispuesto a redimirse. Se levanta la sesión.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios