Logo El Confidencial
DEL INFIERNO AL CIELO

Cómo ser Robert Downey Jr. y llegar a los 55 sin morir en el intento: Susan tiene la clave

Piense en una droga o un tipo de alcohol, que seguro que está en la lista de este actor que ha conseguido acercarse a los 60 después de haber conocido el infierno. Dicho por él

Foto: Robert Downey Jr. (EFE)
Robert Downey Jr. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura5 min

“He pasado muchas noches fuera completamente borracho y haciendo cientos de llamadas para conseguir droga”. Es una de las muchas frases que le hemos escuchado decir a Robert Downey Junior sobre su adicción a los estupefacientes de cualquier tipo. Un periodo oscuro y largo que, ahora que cumple 55 años y diecisiete de ellos limpio, parece remoto.

Para las nuevas generaciones, Downey Jr. seguramente sea el tipo que se esconde detrás de la coraza de Ironman, ese superhéroe que va por ahí salvando vidas, que es precisamente lo que hace la gente con superpoderes. No se le da mal, tal vez porque antes de salvar a otros, este actor, al que muchos descubrimos con el bigote y la chistera de Charlot, se salvó primero a sí mismo. Pero para saber cuándo empezó su pequeño (gran) infierno personal hay que viajar al pasado, a uno muy temprano en su vida, porque, como otros actores (Drew Barrymore, por ejemplo), su relación con las drogas comenzó durante la infancia.

Robert Downey Jr., en una imagen reciente. (Reuters)
Robert Downey Jr., en una imagen reciente. (Reuters)

Hogar, ¿dulce hogar?

Neoyorquino de nacimiento e hijo del actor y director Robert Downey Sr, Mr. Holmes debutó de niño en una cinta precisamente dirigida por su padre, de quien heredó (y mejoró) su talento pero también su afición por universos artificiales (por desgracia para él, superándolo también).

Cuando tenía 8 años, probó su primer cigarrillo de marihuana. Fue su padre, que por aquel entonces tenía sus coqueteos con la droga, quien se lo pasó, y aunque años después el hombre ha confesado sentirse profundamente arrepentido, el camino ya estaba marcado. El mismo Downey Jr. recuerda que ambos consumían juntos y que cuando lo hacían lograban una especie de “vínculo emocional”. “Era como si él intentara expresar su amor por mí de la única manera que sabía”, explicaba.

Robert Downey Jr., en la foto de la ficha policial. (Getty)
Robert Downey Jr., en la foto de la ficha policial. (Getty)

Downey se crió en una familia rota después de que sus padres se divorciaran y él viviera a medio camino entre Nueva York, Los Ángeles e Inglaterra. Antes de los 16 ya había cambiado la escuela por la fiesta, aunque aún no había caído en la espiral de la que después no podría salir. Mientras tanto, el actor se iba también formando profesionalmente haciendo pequeños papeles y alternándolo con otros trabajos en restaurantes y zapaterías.

El papel de Julian Wells en 'Less Than Zero' de 1987 significa un antes y un después en su vida. En la adaptación de la novela de Bret Easton Ellis, Downey interpreta a un joven luchando con una creciente dependencia de la cocaína. Hasta ese momento, había logrado mantener 'sus problemas' separados de su carrera. Sin embargo, cuando se sumergió en el personaje de Julian, sus hábitos comenzaron a cambiar. Comenzó a usarlo con más frecuencia y, como explicó en una entrevista a 'The Guardian', de repente no pudo controlar lo que estaba tomando. Y entonces, llegó Chaplin.

Caída a los infiernos

Con el éxito global logrado por su papel del cómico del cine mudo, también llego el desmadre mundial: los 90 fueron nefastos para el actor que iba alternando rodaje con centro de rehabilitación. Cuando al final de la década, el actor confiesa ante un juez su adicción a las drogas, Robert ya había sido condenado a tres años de libertad condicional y había estado ingresado en varios centros de rehabilitación tras ser arrestado por conducir a velocidad excesiva por las calles de Los Ángeles, y por posesión de armas, marihuana, cocaína, heroína y crack.

Si los noventa fueron malos, 1996 fue lo peor

A lo largo de ese año, Downey fue arrestado varias veces y protagonizó alguno de los momentos más surrealistas de su vida, como el llamado incidente 'ricitos de oro': estando esperando la resolución de un juicio, en su casa de Malibú, el actor, completamente colocado, se coló en la mansión de al lado, se desnudó hasta quedarse en ropa interior y se acurrucó en la cama vacía del hijo de 11 años del vecino. Cuando fue descubierto, la mujer pensó que era su pequeño que se había quedado dormido temprano, hasta que descubrió que era un hombre al que no reconoció en ese momento. Trató de despertarlo, pero no pudo y llamó a la policía. Lo llevaron al hospital y no consiguieron 'resucitarlo' hasta el día siguiente.

Robert Downey Jr. terminó encarcelado en varias ocasiones, y no siempre fueron estancias cortas: el periodo más largo duró 113 días. Hasta su amigo Sean Penn le arrastró en una ocasión a un centro de rehabilitación, pero no sirvió de nada. Se escapó al día siguiente.

Sean Penn , en Cannes. (EFE)
Sean Penn , en Cannes. (EFE)

Resetear o morir

Con los dosmiles llegó el renacer, pero antes tenía que llegar al fondo del fondo, para poder tocar y tomar impulso. Y lo hizo. Recién arrancada la década, cuando su primera esposa, Deborah Falconer, se había mudado y llevado a su hijo Indio con ella, el actor estaba en su casa con una bajona considerable. Entonces cae en la cuenta: “De repente me doy cuenta de que no hay otro lugar donde pueda estar la coca que en el cubo de la basura. Así que me meto dentro y busco, y efectivamente allí estaba, y era tan blanca y tan pura... Y luego descubro que en mi nevera solo hay una botella de vodka Absolut Citron y entonces me digo 'esto es lo mejor que tengo ahora mismo”. Triste pero inspirador.

A pesar de que sus compañeros de reparto no acababan de creerse su resurrección, poco a poco Ironman fue haciendo el bien y alejándose del mal. Parte de ese superpoder se lo concedió Susan Levin, a la que conoció en el set de 'Gothika' en 2003 y con la que se casó en Nueva York.

Robert Downey Jr y Susan Levin. (EFE)
Robert Downey Jr y Susan Levin. (EFE)

Desde ese momento ambos han mantenido una de las relaciones más estables de Hollywood y él asegura que fue ella quien le ha ayudado a mantenerse sobrio todo este tiempo. Ambos son padres de dos hijos, Exton y Avri, y dueños de la compañía productora Team Downey, en la que han realizado proyectos cinematográficos como 'Sherlock Holmes'.

Celebrities
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios