Cárcel para la heredera de Seagram's que invirtió su fortuna en una secta sexual
  1. Celebrities
Amo y esclavos

Cárcel para la heredera de Seagram's que invirtió su fortuna en una secta sexual

La estadounidense Clare Bronfman ha sido condenada a seis años y nueve meses de prisión por su papel en el grupo de tráfico sexual Nxivm

Foto:  Clare Bronfman. (Reuters)
Clare Bronfman. (Reuters)

"Una comunidad guiada por principios humanitarios que procura potenciar a las personas y responder a importantes preguntas sobre lo que significa ser humano". Así se describía en su página web la secta Nxivm –pronunciado 'Nexium'–, que fue creada en 1998 como un programa de autoayuda y, según ellos mismos, en ella trabajaban más de 16.000 personas.

Una de ellas era la norteamericana Clare Bronfman, heredera de la fortuna de la popular marca de licores Seagram's y benefactora del líder de Nxivm, Keith Raniere, que se declaró culpable en abril de 2019 de albergar a personas sin papeles a cambio de "mano de obra y servicios" no remunerados y de fraude con tarjetas de crédito. A pesar de que su lema era "trabajar para construir un mundo mejor", Raniere fue condenado por haber creado un sistema de "esclavos y amo" dentro del grupo.

 Keith Raniere. (YouTube)
Keith Raniere. (YouTube)

En el juicio celebrado el año pasado se pudo oír cómo Nxivm operaba como una secta. Los fiscales dijeron al tribunal que los miembros formaban una hermandad secreta de "esclavos" a los que se les lavaba el cerebro, se les marcaba como ganado con las iniciales de Raniere y se les obligaba a tener relaciones sexuales con él.

Ahora Clare Bronfman acaba de ser detenida para iniciar de inmediato su condena, pese a que el mes pasado, en un escrito dirigido al tribunal, aseguraba que "nunca quise hacer daño a nadie, sea cual sea la forma en que lo haya hecho, y lo lamento profundamente".

[Leer más: India, nieta de Elizabeth de Yugoslavia, recupera su vida (y su madre pierde su casa)]

Sin embargo, no tan arrepentida, también aseguró que Nxivm había "cambiado mi vida para mejor" y que no denunciaría a su antiguo líder. Bronfman formó parte de la junta ejecutiva de la secta y entregó a Raniere decenas de millones de dólares para dirigir las clases intensivas de automejora del grupo. También pagó a los abogados que defendieron a la organización criminal cuando se presentó una demanda contra ellos.

 Los fiscales, llegando al juicio con la extensa documentación del caso. (Getty)
Los fiscales, llegando al juicio con la extensa documentación del caso. (Getty)

El abogado defensor de Bronfman argumentó que su cliente debía recibir una sentencia más leve porque no estaba directamente involucrada en las acusaciones más serias contra Nxivm, y porque padece una enfermedad que podría hacerla más vulnerable al coronavirus en prisión. Pero la Fiscalía contraatacó diciendo que se le debía imponer una pena ejemplar, ya que "Raniere no habría podido cometer los delitos con los que fue condenado si no fuera por haber tenido aliados poderosos como Bronfman".

Noticias de Famosos
El redactor recomienda