Cecilia Suárez: "No tengo ningún pinchazo en la cara y eso es difícil en esta profesión"
  1. Celebrities
ENTREVISTA

Cecilia Suárez: "No tengo ningún pinchazo en la cara y eso es difícil en esta profesión"

La actriz protagoniza 'Alguien tiene que morir', de nuevo a las órdenes de Manolo Caro, su director fetiche, artífice también de la emblemática 'La casa de las flores'

Foto: Cecilia Suárez: "No tengo ningún pinchazo en la cara y eso es difícil en esta profesión"
Cecilia Suárez: "No tengo ningún pinchazo en la cara y eso es difícil en esta profesión"

Es tan grande el impacto que generó el personaje de Paulina de la Mora que la actriz que le dio vida, Cecilia Suárez, tenía un enorme reto al ponerse de nuevo en manos del director Manolo Caro, artífice de 'La casa de las flores', para estar al frente de 'Alguien tiene que morir'. Una miniserie que bebe de diversos géneros como el thriller y el melodrama. Ni pizca de humor, advertimos. Ambientada en una España encorsetada por la dictadura, una moralidad y unos usos sociales que podían llegar a ser asfixiantes, en según qué ámbitos, es una oportunidad para disfrutar de un registro diametralmente opuesto de la actriz mexicana, que protagoniza un tour de force con una Carmen Maura superlativa y un Ernesto Alterio, que interpreta a su marido, de muchos quilates. Ah, y muchas escopetas de por medio, así que, ya saben, siguiendo el metafórico postulado de Chéjov, cuando aparece un arma en un relato, en algún momento se disparará...

Más allá de este pequeño detalle, que no es ningún spoiler y que, por lo tanto, no les va a arruinar la experiencia de afrontar esta serie que arrasa en Netflix, no queremos perder de vista que Cecilia, con quien conversamos por teléfono, ha venido a nuestro país para quedarse. Al menos durante una larga temporada. "Después de acabar 'Alguien tiene que morir', rodé una serie que se llama '3Caminos' para Amazon y después una película, 'La pasajera', así que estoy muy agradecida. Nos habíamos quedado en España por una obra de teatro, 'El sonido oculto', que se quedó en el tintero, porque dos días antes de estrenar empezó el confinamiento, y nos tuvimos que venir a casa. Ojalá podamos retomarla. Tengo pensado quedarme en España de momento porque tengo proyectos pendientes acá, lo que me alegra muchísimo", nos dice la actriz en una charla telefónica.

PREGUNTA: Estamos encantados de verte de nuevo en una serie, porque habías dejado un poco huérfanos a la audiencia española con el final de 'La casa de las flores'. ¿Estás agradecida a ese personaje?

RESPUESTA: Sí, totalmente, pero dejemos claro una cosa, yo no soy la que les he dejado huérfanos, ha sido Manolo. Las cosas por su nombre -nos dice, entre risas.

P: Manolo, a quien entrevistamos hace apenas unos meses en Vanitatis, mostraba una admiración brutal por ti. ¿Cuál es la clave del entendimiento entre una actriz y un director que, además, han sido grandes amigos desde hace tantos años?

R: Es recíproca la adoración. Desde que Manolo y yo nos conocimos, lo fundamental en nuestra relación ha sido el respeto. Nos tenemos un profundo respeto. Eso permite que podamos seguir trabajando juntos, que la pasemos tan bien, que nos aventuremos a explorar cosas creativamente. Y que con el paso de los años nos hayamos convertido en familia. Él es el padrino de mi hijo y somos familia, más que otra cosa.

P: Hay un abismo entre tu pesonaje de Paulina de Mora en 'La casa de las flores' y tu papel de Mina en 'Alguien tiene que morir'. ¿Cómo abordaste este complejo papel para esta nueva miniserie de Netflix?

R: Entiendo el diseño de la historia, lo que Manolo Caro quería orquestar con cada uno de los personajes y obviamente mirando el contexto histórico. Alimentando mucho el personaje de eso, de esas mujeres que vivieron esa época en la que eran consideradas prácticamente invisibles.

Foto: Encuentro LGBTI con Manolo Caro ('La casa de las  flores') y Carlos Montero ('Élite')

P: En efecto, Mina es una mujer muy lastrada por su marido y por la época que le toca vivir. ¿Hemos avanzado lo suficiente para superar esas circunstancias o crees que aún queda mucho por hacer?

R: Todavía queda muchísimo trabajo por hacer. Es indudable que hay avances, ha pasado tiempo, no tanto como claramente se requiere para que ese tipo de ideas o costumbres se desvanezcan. Ha habido avances, pero no tantos como nos gustaría. Basta con ver cifras globales de violencia de género, de feminicidios, de sueldos no equitativos en casi todas las industrias...

P: Te has definido como feminista en un momento en el que algunos sectores en España lo consideran como una etiqueta peyorativa. ¿Ocurre lo mismo en México?

R: Por supuesto, es un sentido peyorativo elaborado desde el pensamiento más patriarcal que hay. Es decir, restar valor a un movimiento de mujeres que exigen sus derechos es una postura deliberadamente patriarcal. Entiendo lo que significa para quienes han gozado de determinados privilegios, pero también hay muchos hombres que apoyan la causa feminista.

Cecilia Suárez, como Nina en 'Alguien tiene que morir'. (Netflix)
Cecilia Suárez, como Nina en 'Alguien tiene que morir'. (Netflix)

P: Esta manera de ver la vida la has llevado a la ONU para luchar contra la violencia contra las mujeres y las niñas. Sabemos cómo está la situación en España, pero no tenemos tanta información de cómo está en México...

R: En México es muy grave. Es uno de los cuatro países de América Latina con mayor índice de feminicidios. Once mujeres mueren al día. Y corrijo, no mueren, son asesinadas en México. La tasa es espeluznante, escalofriante. Son muchos los factores que convergen para este caldo de cultivo y estamos trabajando desde la ONU con la iniciativa Spotlight, que se llama así precisamente para añadir un poco de luz a esa problemática, poner deliberadamente y de manera oficial el tema sobre la mesa.

Es muy importante que las mujeres y las niñas conozcan cuáles son sus derechos. Qué está bien. Qué no lo está. Qué cosas no tienen que aguantar. Por otro lado, otra cuestión es ver de qué manera estamos elaborando otro lenguaje para enseñar la masculinidad no tóxica a los niños. Es decir, dónde está el problema, en la educación que reciben tanto niños como niñas. Y si hay un factor que actúa, ese es el que tenemos que atajar. ¿Cómo estamos enseñando a un niño lo que significa ser hombre? Ahí hay mucho terreno para que todos y todas participemos y tejamos juntos un mejor futuro para las generaciones que vienen detrás.

P: Son unos valores que también estás inculcando a tu hijo, algo que no todos los padres hacen, porque en muchos casos no son conscientes de esta realidad.

R: Espero que él absorba esto y, sobre todo, viniendo de una familia de muchas mujeres. Yo tengo solo hermanas. Tiene que ver lo complejo que es en un país como México salir adelante de manera independiente por ti misma. Espero que él cuando tenga la edad lo pueda contemplar y entienda que es un derecho que tenemos todas, al igual que ellos, pero justamente, al igual que ellos... Ojalá que a él le toque otra realidad y que disfrute de su masculinidad desde un lugar que le permita la ternura, la dulzura, la fragilidad, la duda... Cosas que también a los hombres dentro de esta cultura machista y de este marco de patriarcado que define la masculinidad se les ha negado. Es muy importante para tener una vida plena -nos dice a propósito de Leo, que ya tiene 10 años y es fruto de su pasada relación con el actor Osvaldo de León.

Una gran relación con Carmen Maura

P: El personaje de Carmen Maura en 'Alguien tiene que morir', tu suegra, representa los valores opuestos a los que promulgas, es machista, dominante, desprecia la debilidad en un hombre... ¿Cómo ha sido vuestro reencuentro artístico, tres años después de haber rodado juntas la película 'Cuando los hijos regresan'?

R: La quiero muchísimo y la admiro mucho antes de que yo fuera actriz. Para mí es un regalo volver a compartir con ella, volver a verla trabajando, es impresionante. Y gozar de ella, de su sentido del humor, de esa inteligencia que tiene y que, además, es tan chistosa, tan divertida. La verdad es que la adoro. Esa es la palabra, la adoro.

P: Llevas instalada en España desde agosto del año pasado cuando viniste a rodar la serie de Netflix. ¿Cómo ha sido la adaptación a nuestro país, qué es lo que más te ha gustado y lo que más echas de menos de México?

R: Me gusta mucho España. Si bien somos distintos como cultura, también somos muy parecidos en ciertas cosas y no negamos la raíz que compartimos. Aquí también he tenido la oportunidad de descubrir mi raíz, algo que es muy interesante. De aquí me gusta todo, la gente, lo cálidos que son, me encanta la comida. Todo lo que he visto de España es precioso -nos dice alargando las sílabas de le palabra para enfatizar su significado-. Lo que más me cuesta es el frío. Yo soy feliz en la primavera y en el verano, y el otoño también lo aguanto bien. Ya cuando se suelta el friazo aquí en Madrid me cuesta un poquito más. Fuera de eso, lo que más echo de menos es la comida y mi gente, pero aquí también tenemos buenos amigos y eso se agradece.

P: ¿Conoces ya Asturias, la tierra de tu abuelo?

R: Sí, claro. Hermosísima, ¿no? Preciosa, preciosa. Y se come de maravilla.

El reparto principal de 'Alguien tiene que morir'. (Netflix)
El reparto principal de 'Alguien tiene que morir'. (Netflix)

P: María Félix, la gran leyenda del cine mexicano, decía que ella no había trabajado en Hollywood porque no quería hacer "ni de sirvienta ni de india" y tú en algunas entrevistas has manifestado que en ocasiones has rechazado papeles allí que fomentaban ciertos estereotipos. Salvando las distancias temporales, ¿compartes la visión de la actriz?

R: Yo estoy de acuerdo en casi todo lo que dijo María Felix porque la amo. Yo no digo que no a Hollywood si hay papeles interesantes o que cuenten quiénes somos nosotras, las mexicanas o las latinoamericanas, de manera digna. Lo que he rehusado es hacer ese tipo de roles en los que preconciben quiénes somos nosotras sin realmente conocernos, sin saber quiénes somos o cómo somos. Entrar a interpretar un cliché me ha parecido poco interesante. Cuando ha habido cosas que me han gustado, ahí he estado y he trabajado con ellos encantada de la vida. Se trabaja muy a gusto con ellos, no entrando en cosas que no me hubiera sentido cómoda haciendo.

P: Es común que algunas actrices, sobre todo en Hollywood, se quejen de que a partir de los 40 no tienen papeles interesantes para ellas. No es tu caso o el de tu compañera Carmen Maura. ¿Cómo llevas el paso del tiempo?

R: Ante el paso del tiempo no hay nada que hacer, eso ya lo sabemos, aunque le pongas, aunque le jales (tirar en la acepción mexicana del término),.aunque le subas... Todo se va a caer. No hay vuelta de hoja. Para mí, lo más importante es sentirme bien y abrazando eso que está cambiando. Eso es lo mejor que puedo hacer. Sí digo con algo de orgullo, porque sé que en mi profesión es difícil, que no tengo ni un solo pinchazo en la cara. Me gusta que así sea, darle ese espacio al tiempo y a lo que mi cara también cuenta a partir de dejarle el estado natural en el que está. También respeto mucho si alguien opta por otra avenida, si se quiere poner bótox, relleno, hacerse cirurgía plástica. Me parece de una valentía bestial, pero me parece también que en mi caso tiene que ver porque para esas cosas soy un poco cobarde, pero más allá de eso me siento bien, respetando eso... Vamos a ver si lo llevo a cabo hasta el final.

Manolo Caro, sentado, junto al equipo artístico de la serie. (Netflix)
Manolo Caro, sentado, junto al equipo artístico de la serie. (Netflix)

P: Jane Fonda decía en un documental de HBO que ella había recurrido a la cirugía estética porque no había sido valiente para aceptar el paso del tiempo y, de alguna manera, se arrepentía.

R: Jane es una mujer muy inteligente y me gusta mucho todo lo que hace desde siempre. La admiro aún más como activista que como actriz. Me parece interesante esa reflexión. Es que finalmente no hay nada que hacer con el paso del tiempo.

P: Cuando alguien interpreta a un personaje tan potente como Paulina de la Mora se tiende a intentar buscar paralelismos con la actriz. Por entrevistas previas tengo la sensación de que eres cinéfila y te gusta leer...

R: Tengo que decirte que me gustaría tener más tiempo libre y que en cuestión de series, por ejemplo, voy por detrás de algunos de mis colegas, que se las devoran. Me gustaría tener más tiempo para sentarme a ver más cosas. Hago lo que puedo para darme ese tiempo y me encantaría seguir sus recomendaciones. Leer me gusta, me parece importante y lo necesito cada tanto...

P: Te has convertido en un referente de estilo, pero decías con humor que no era mérito tuyo, sino que tenías detrás un buen equipo de estilistas.

R: Llevo más de veinte años trabajando con Beto Escamilla y Juan de Dios Ramírez, esa dupla maravillosa que se llaman Blancopop. Son muchos años también aprendiendo de ellos. Me gusta mucho usar las cosas hechas en México, más allá de porque estén hechas alli, que es importante, sino porque me gustan. Me gustan las prendas enraizadas en los textiles y los bordados tradicionales.

Netflix Carmen Maura Jane Fonda