Noah Gordon y su larga historia de amor de siete décadas con su mujer Lorraine
  1. Celebrities
un amor de novela

Noah Gordon y su larga historia de amor de siete décadas con su mujer Lorraine

El conocido autor de superventas como 'El médico' ha fallecido a los 95 años "en la intimidad de su hogar" según ha anunciado su familia en un comunicado

Foto: Noah Gordon, durante una visita a Madrid en 2013. (Getty Images/Carlos Álvarez)
Noah Gordon, durante una visita a Madrid en 2013. (Getty Images/Carlos Álvarez)

Tan solo unos días después de celebrar el que fue su 95º cumpleaños, el escritor estadounidense Noah Gordon, autor de numerosos bestsellers como 'El médico', 'El último judío' o 'El chamán', fallecía "en la intimidad de su hogar" de Massachusetts. Así lo anunciaba su familia en un breve comunicado emitido en la página web del autor en el que añaden que "su obra continuará viva".

Sus seres queridos señalan que "deja un inmenso vacío y su recuerdo será una bendición para su familia que tanto lo quiso". Protagonista de un enorme éxito en nuestro país con sus obras, la editorial Roca, que publicó aquí casi toda su producción literaria, expresó en un tuit su "inmensa tristeza" por el fallecimiento de Gordon, a la vez que asegura que el escritor "deja un legado maravilloso".

placeholder Noah Gordon, en una imagen de archivo. (EFE/Andreu Dalmau)
Noah Gordon, en una imagen de archivo. (EFE/Andreu Dalmau)

"Nací el 11 de noviembre de 1926. Sucedieron muchas cosas ese año. Al Smith fue elegido gobernador de Nueva York, y muchas personas esperaban que se convirtiera en el primer presidente católico de los Estados Unidos. En Alemania, un hombre llamado Paul Joseph Goebbels fue nombrado jefe de la rama de Berlín de un grupo político anodino, el Partido Nazi. En Italia, el dictador Benito Mussolini recuperó la pena de muerte. Henry Ford fijó el precio de su Modelo T en 350 dólares, y la gente hablaba sobre las primeras imágenes en movimiento con sonido: el cine sonoro. El sueldo medio en América era de 1,3 dólares. Una barra de pan costaba nueve centavos y un galón de gasolina, diez centavos". Así describe en su web el novelista cómo era el mundo cuando él nació.

Foto: El escritor Ken Follett, en una imagen de archivo. (Getty)

Mientras estudiaba periodismo y soñaba con escribir el tipo de novelas que le habían hecho amar los libros, conocería al gran amor de su vida: una estudiante llamada Lorraine Seay. Después de que ambos se licenciaran en 1950 y él consiguiera un trabajo como editor en una editorial, se casaron. Mientras el joven Noah prosperaba, el matrimonio vivía en un pequeño ático en Brooklyn, pero al nacer su primer hijo regresaron a Massachusetts.

Cuando ya tenían tres pequeños fue el momento de su despegue como escritor, para lo que contó con el apoyo inquebrantable de su esposa. Ella se encargó del cuidado de la familia y además se encargó de la publicación de las revistas que hasta ahora seguía editando Gordon. De esta manera se pudo centrar en que sería uno de sus primeros grandes éxitos, 'El diamante de Jerusalén', la historia de una piedra preciosa y las personas cuyas vidas afectó.

Cuando el último de sus hijos comenzó su carrera universitaria Noah y Lorraine se mudaron al campo, a una casa construida frente un prado y entre varios bosques, donde el escritor disfrutaba del cuidado de su huerto rodeado de fauna silvestre.

Aunque reconoce que escribió su obra más popular, 'El médico', usando solo la investigación en la biblioteca, para sus dos últimos libros, 'El último judío' y 'La bodega', hizo varios viajes a nuestro país. En España recorrió las calles empinadas y estrechas de Girona y varios de los rincones más emblemáticos de Toledo.

Gordon, de ascendencia judía, fue traducido a numerosos idiomas y su obra "emocionó a millones de lectores en todo el planeta", según señala su familia. El autor, sin embargo, nunca quiso ser comparado con otros autores americanos que exploraron obsesivamente el alma judía como Philip Roth, y él decía que no se veía ni como un historiador ni como un embajador hebreo, sino como un contador de historias, más al estilo de Ken Follett.

Toledo
El redactor recomienda