Logo El Confidencial

La ruta del caballo por las playas de Cádiz

Gran parte de las fiestas y los espectáculos que se celebran en la provincia de Cádiz no se entenderían sin la participación del caballo, ligado a esta tierra desde la cultura tartésica

Foto: La ruta del caballo por las playas de Cádiz

La mitología cuenta que, para descansar, el dios Febos desenganchaba los caballos de fuego de su carroza al llegar a las costas de Sanlúcar de Barameda. Gran parte de las fiestas y los espectáculos que se celebran en la provincia de Cádiz no se entenderían sin la participación del caballo, ligado a esta tierra desde la cultura tartésica. Las manifestaciones hípicas son de lo más variopintas y fruto de tanto arraigo son las carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda, las más antiguas de España. Ya son ciento setenta veranos galopando los mejores purasangres por las playas gaditanas de este lugar.

Justo esta semana, ochenta y cinco equinos participan en este espectáculo que comienza cuando cae la tarde y baja la marea. Esta tradición nació hace siglo y medio, y hoy está declarada de interés turístico internacional. Las familias de todos los lugares se dan cita y hasta los niños organizan apuestas montando originales casetas sobre la playa. Las carreras, que finalizan este 28 de agosto, son cita por excelencia del verano.

Las escenas se pueden ver desde los palcos o desde la playa, donde el espectáculo es gratuito. Miles de visitantes acuden para presenciar en directo las carreras de caballos con el atardecer en Doñana de fondo. Las fechas en las que se realizan atienden al calendario de mareas, ya que los días de carreras tienen que coincidir con una buena bajamar para que los caballos puedan competir por la playa con orilla suficiente. Cuando el mar se retira entre las playas de Bajo de Guía y Las Piletas, la bajamar se fusiona con la energía del equino y comienza el espectáculo. Más de 30.000 personas saborean hasta el último rayo de sol con las carreras. 

Una ciudad señorial

Cualquier ocasión es buena para conocer Sanlúcar de Barrameda, una ciudad señorial enclavada en la desembocadura del Guadalquivir, el río grande de Andalucía. Y el hotel más antiguo de la ciudad que recoge el nombre de su río es el emplazamiento mas indicado para hospedarse esos días. A escasos 300 metros de la playa y en pleno centro se encuentra el hotel Guadalquivir. Su tradición y ubicación, además, le han convertido en una estancia emblemática de la localidad, resultando un claro punto de encuentro entre viajeros y sanluqueños.

Todas sus habitaciones son exteriores y en la última planta se encuentra Camarote Pub, una terraza panorámica configurada como un exquisito pub lounge con las mejores vistas de la ciudad y del Parque Nacional de Doñana, acompañadas de una de las mejores cartas de ginebras importadas. Singular también la cafetería-taberna Central Station, ambientada como un ferrocarril de época, y el restaurante a la carta La Cantina, de auténtico estilo bodeguero. Las carreras también son una oportunidad estupenda para disfrutar de la gastronomía, presidida por la manzanilla, el vino por excelencia de la tierra, y los langostinos de Sanlúcar en el casco antiguo de la ciudad. 

El polo Beach en las playas de Tarifa  

Toda la costa de Cádiz es proclive a este tipo de espectáculos equinos. Algunos historiadores atribuyen el origen de las carreras a las que realizaban los caballos para acarrear el pescado, una hipótesis que otros descartan porque aquellas eran de resistencia y no de velocidad al estilo inglés. Lo cierto es que los caballos, la cocina marinera y el disfrute de las tardes de verano junto a la playa en este rincón de Andalucía vienen de antiguo. En primavera destaca el Circuito Hípico del Sol de la Dehesa Montenmedio, en Vejer de la Frontera, que concentra a más de mil jinetes de toda Europa.

Otro reclamo importante es el que tendrá lugar el próximo mes, entre el 19 y 20 de septiembre, en Tarifa. La ciudad del viento aspira a convertirse en el Santa María Club sanroqueño, pero en versión 'polo-beach'. Tarifa será el epicentro de Europa de esa variante del polo tradicional sobre la arena de la playa. Y uno de los lugares para disfrutar ese fin de semana del hechizo en estado puro es el Hotel Dos Mares. Ubicado en un recodo privilegiado de la playa de Tarifa, cuenta con sus propios caballos, una propuesta estrella para los clientes que a la grupa del equino gozan de los atardeceres más hermosos del hemisferio. Hay alojamientos donde las flores se encierran bajo un cristal y se olvidan de que la luz del sol existe. Pero aquí, en Dos Mares, aún se escucha cómo tiemblan cuando cae el rocío, a caballo entre el mar y el dunar.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios