Logo El Confidencial

Negging, la nueva táctica para ligar que deja la autoestima del otro por los suelos

Parece que te estén dedicando un piropo, pero es un regalo envenenado que contiene una crítica que provoca inseguridad. ¿Quieres saber en qué consiste este neologismo amoroso?

Foto: El negging es una descalificación sutil que afecta a la autoestima. (Imagen: Matthew Henry)
El negging es una descalificación sutil que afecta a la autoestima. (Imagen: Matthew Henry)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4'

Dicen que en el amor y en la guerra todo vale, pero hay algunos límites éticos que no deberían rebasarse. Uno de ellos es lanzar ataques premeditados contra la autoestima del otro, que es justo lo que promueve el negging. Se trata de un comentario, supuestamente inocente, en el que se lanza algo parecido a un halago pero que en su interior contiene una carga de profundidad. Pongamos un par de ejemplos para entender la cuestión: "Aún tienes buen tipo para la edad que tienes" o "Me gusta este vestido, lo he visto a varias chicas, debe estar de moda". La víctima del negging no se puede ofender, porque no le están diciendo nada en principio insultante, pero le está restando seguridad, que es el objetivo final de la táctica.

Un poco de historia

El término viene de neg (negativo en inglés) y empezó a popularizarse en los 90. Lo acuñó el coach de la seducción Erik von Markovik, más conocido como Mystery. En aquella época se pusieron de moda los gurús que enseñaban a los hombres a ligar con un discurso a todas luces misógino. En la película 'Magnolia' (Paul Thomas Anderson, 1999), Tom Cruise interpreta a un coach de este tipo, que desprende machismo en cada aseveración y que es muy representativo de esta tendencia.

La base del pensamiento de estos supuestos profesionales que impartían seminarios era que las mujeres llevaban sometiendo durante décadas a los hombres y que si estos querían seducirlas, debían aprender tácticas para manipularlas. En este contexto, Mystery creó la táctica del negging con un objetivo claro que él mismo definió: "Comentario negativo, hecho con sutileza, que hace bajar la guardia a un objetivo y le lleva a cuestionarse su propio valor, aumentando tu valor relativo". El simple hecho de hablar de objetivos ya es bastante definitorio de la falta de ética del método.

La táctica de la manipulación

La chica que sufre negging (también puede ser un chico, pero es una técnica que habitualmente emplean los hombres) duda de sí misma y en ese momento es más manipulable. Se sitúa en un escalón inferior y por tanto la persona que ha proferido el negging se sitúa en uno superior. Para intentar recuperar la autoestima, intentará agradar al otro y, por tanto, será más proclive a hacer lo que el otro desee y también a idolatrar a esa persona.

Varios estudios demuestran que cuando alguien se siente inseguro, cree no merecer la atención de los demás y baja el listón ante cualquiera que le haga un poco de caso. Evidentemente, todo dependerá de lo segura que esté de ella misma la persona a la que le lanzan el negging, pero en cualquier de los casos siempre toca un poco la autoestima.

Tipos de negging

Hay tantos como malicia tenga su autor. Los de manual son: "Te queda bien esta camiseta, pero no creo que el verde sea tu color" o "Tienes la cuarta sonrisa más bonita que he visto esta noche". El que profiere el negging se arroga el valor de juzgar, de establecer parámetros y por lo tanto, de forma muy sutil, tiene el poder en la pareja.

Se trata de una manipulación tan sutil que es difícil de detectar y eso es precisamente lo que hace que sea tan peligrosa para quien la padece. Es como ir entrando poco a poco en una tela de araña, en la que quedarás atrapado/a cuando te hayan despojado de cualquier hálito de autoestima.

La principal arma: ser consciente

Puede que el que lleve a cabo al negging haya estudiado todo tipo de cursos misóginos para seducir o que simplemente su forma de ser le lleve a hacer comentarios desafortunados carentes de empatía. Pero da igual. Sea el caso que sea, lo mejor es apartarse del interfecto y de sus estratagemas. Y la única forma es darse cuenta. Por eso es tan importante conocer esta táctica. Si te dice que tienes, por ejemplo, arruguitas en el entrecejo y empiezas a mirarte al espejo con desesperación o intentas demostrarle que está equivocado, has caído en el juego. La única forma es ser consciente de que esa persona no puede darte la seguridad que se espera de una pareja ni está haciendo nada para que te sientas bien. Y a partir de ahí, se puede huir o enfrentarle y espetarle que lo que ha dicho, por muy amable que parezca, es un ataque. Pero, sea como sea, la conclusión es la misma: "Adiós, muy buenas".

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios