Logo El Confidencial
CUIDADO A TRAVÉS DE LAS PLANTAS

La revolución natural ha llegado a las marcas de belleza, un ejemplo Garnier

La marca francesa que pertenece al Grupo L'Oreal lleva un siglo creando sus productos inspirándose en la naturaleza y los principios activos de las plantas y las frutas

Foto: Hay una revolución Bio (Imagen: Thomas Deron Agence Phénomène )
Hay una revolución Bio (Imagen: Thomas Deron Agence Phénomène )

La segunda marca más grande del grupo L'Oréal tiene como característica principal que fue pionea en basar sus productos en los extractos naturales de las plantas, algo que es tendencia ahora en el mescado de la belleza. Pero la realidad es que la firma francesa fue pionera cuando a principios del siglo XX se posicionó como una precursora de la cosmética natural. Comprometida con el medioambiente pero también con la sociedad, desde 2017 Garnier apoya a UNICEF en su labor humanitaria, con un fondo destinado a ayudar a los niños en situaciones de emergencia. Si te preocupa qué hay detrás de los productos de belleza que usas, aquí encontrarás unos argumentos que te gustarán.

Los retos de futuro

El propósito de Garnier es llegar a todas las mujeres, estar presente en todos los hogares de la mano del lema “Garnier, ¡Naturalmente!”, una garantía de respeto a los valores básicos de la marca en todos y cada uno de los pasos de creación y fabricación de los productos.

La nueva línea Bio de Garnier
La nueva línea Bio de Garnier

Como marca internacional y de gran distribución, la marca acerca la belleza a un gran número de consumidores y al mismo tiempo se preocupa por reducir el impacto ecológico. Comprometida con el uso de fuentes sostenibles con el fin de reducir la huella medioambiental de sus envases, Garnier mira al futuro con objetivo de mejorar también la biodegradabilidad de sus fórmulas. El año 2019 va a ser un antes y un después, para realizar un giro en pro de la sostenibilidad.

La firma quiere conseguir que el 100% de sus envases y packagings sean reciclables (en Estados Unidos, en Europa es un objetivo para 2020). Son conscientes que las búsquedas en internet de fórmulas orgánicas se han multiplicado por dos y en ello están trabajando. Hace cinco años ya observamos un cambio: sus fórmulas empezaron a dar un giro para ser más limpias más naturales; con ingredientes de origen sostenible (y las certificaciones propias de estos productos como ECOCERT) y con un claro compromiso con el consumidor.

También tiene como objetivo la lucha en contra del test con animales y la apuesta por fórmulas veganas que eviten los activos de origen animal.

¿Cuáles son sus orígenes?

Las esencias son la clave de estos productos (Imagen: Thomas Deron Agence Phénomène)
Las esencias son la clave de estos productos (Imagen: Thomas Deron Agence Phénomène)

El origen de esta marca propiedad de L'Oréal se sitúa en Francia en 1904 cuando Alfred Amour Garnier, un peluquero de la ciudad de Blois, desarrolló una loción capilar a base de plantas: ‘La Lotion Garnier’, un producto anticaspa y anticaída que pronto se convirtió en un éxito de ventas. A esta siguieron otras fórmulas, y entre 1925 a 1944 se crearon cinco nuevos productos para el cuidado de la piel y el cabello.

Durante estos años se crea el lema de la marca “Cabello bonito. Piel aterciopelada”. Pionera en el mercado de la cosmética, Garnier se consolidó como experta en belleza natural con soluciones basadas en la naturaleza, aprovechando los principios activos que encontramos en ella a modo de frutos, semillas, brotes y flores. Sus pilares son combatir la contaminación, el acné y la fatiga, mediante una amplia gama de marcas y productos. Su ideal es promover una belleza natural y saludable, con productos simples al alcance de todo el mundo.

Sus productos icónicos

Creadores de Ambre Solaire, pionera en el campo de la protección solar, fue toda una revolución para su época. Coincidiendo con la aprobación por parte del gobierno francés de las vacaciones retribuidas, lanzaron en 1936 un aceite bronceador con protección que se convirtió inmediatamente en un símbolo del verano en la playa. Desde entonces la marca no ha dejado de ofrecer soluciones para proteger de los rayos UV a toda la familia.

La nueva imagen corporativa de Garner (Imagen: Thomas Deron Agence Phénomène)
La nueva imagen corporativa de Garner (Imagen: Thomas Deron Agence Phénomène)

En los años 60 Garnier lanza Belle Color, el primer producto de coloración en casa, con el que miles de mujeres comenzaron a teñirse el pelo sin necesidad de ir a la peluquería, algo absolutamente novedoso. Sus champús Ultra Doux, ultra suaves con mezclas de plantas, y Fructis, el primer champú fortificante con ingredientes activos procedentes de la fruta, son iconos del cuidado del cabello de los años 80 y 90, y aún tienen un lugar privilegiado en las estanterías de las grandes superficies.

En cuanto a cosmética, dos productos marcan el éxito de Garnier en los últimos diez años: la BB Cream y el Agua Micelar para la limpieza del rostro. El primero es un tratamiento cosmético de nueva generación, una auténtica revolución en el campo de la belleza, al unir colorido y tratamiento. Inspirada en los tratamientos asiáticos antimanchas, hidrata, suaviza, ilumina y protege la piel en un solo producto, simplificando la rutina matinal de belleza de las mujeres. Por su parte, el agua micelar permite desmaquillar la piel de manera rápida y en un solo paso, y es apta para todo tipo de pieles.

Belleza

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios