Carolina de Mónaco, del castaño a las canas, cómo aclarar el cabello con más de 60
  1. Estilo
  2. Belleza
Trucos capilares

Carolina de Mónaco, del castaño a las canas, cómo aclarar el cabello con más de 60

Carolina de Mónaco ha entrado en el sector de mujeres de más 60 que han hecho la transición al cabello cano de forma magistral

placeholder Foto: Carolina de Mónaco, en una imagen de archivo. (Reuters)
Carolina de Mónaco, en una imagen de archivo. (Reuters)

La transición del cabello con canas al blanco puro y radiante de Miranda Priestly solo se consigue partiendo del cero, es decir, hay que dejar las canas libres y a continuación cortar todo el cabello que no sea cano, para lograr un acabado homogéneo... Ese 'día Judi Dench' aún parece lejano para Carolina de Mónaco, que, sin embargo, sí ha comenzado su transición al grey blending, la nueva forma de dejar que las canas crezcan, bonitas y cuidadas, y se conviertan en los mechones iluminadores del cabello, a modo de mechas.

placeholder Carolina de Mónaco, en 2018 y 2020. (Cordon Press)
Carolina de Mónaco, en 2018 y 2020. (Cordon Press)

Tras mantenerse años firme en su castaño oscuro, la princesa monegasca comenzó a dejarse ver con un castaño más luminoso hace casi una década. La coleta era su aliada en el día a día. Al recoger el cabello en una pequeña coleta baja, quedaban a la vista las puntas claras del cabello, consecuencia de la oxidación del tinte por las agresiones externas a las que se expone al cabello habitualmente. Asistimos así a la evolución del marrón chocolate al castaño luminoso. Con el paso de los años, el avance de las canas en la melena de Carolina llevó a la princesa a seguir los pasos antiage habituales.

placeholder Carolina de Mónaco, con un castaño más luminoso en 2015. (Getty)
Carolina de Mónaco, con un castaño más luminoso en 2015. (Getty)


El primer paso fue aclarar

En los últimos años, encontrar a Carolina de Mónaco se ha convertido en una misión casi imposible. Cómoda en el segundo plano, cuando la princesa aparece en un acto, nos hace jugar a 'buscando a Wally'. Continuando con su discreción, cuando Carolina por fin se dejó ver en un concierto en la plaza del Gran Casino de Montecarlo, acompañada de su nuera Beatrice de Borromeo, su cambio de look llamó la atención por encima de cualquier invitado. Rompiendo con las tendencias de peluquería de la temporada, la princesa no cortaba su cabello ni se apuntaba al castaño chocolate dejando a la vista sus canas como hace la reina Letizia. La monegasca había aclarado su cabello más que nunca, luciendo una media melena en tono miel que modificaba por completo su rostro, pero no se trataba de un cambio de look definitivo sino del paso previo a la naturalidad completa.

placeholder Carolina de Mónaco, Beatrice y Alberto,  antes del concierto. (Palais Princier)
Carolina de Mónaco, Beatrice y Alberto, antes del concierto. (Palais Princier)


En el panorama celeb, la apuesta por un color atrevido suele tener una doble función, puede pretender algún retoque estético o tratarse de un intencionado cambio de actitud. En el caso de Carolina de Mónaco, y como bien nos ayudó a precisar el peluquero Moncho Moreno cuando aparecieron las primeras fotografías de la nueva coloración de Carolina, se trataba de una estrategia para rejuvenecer su look. La razón más común para comenzar a aclararse el cabello a partir de cierta edad es la de ocultar las canas. Al tener la raíz blanca, si tu color de pelo es oscuro, como en el caso de Carolina, que siempre ha llevado el mismo tono castaño, a medida que crezca el cabello, enseguida se va a notar que necesitas retocar el color. “Al contrario que si llevas el pelo más claro, que las canas salen y prácticamente se pierden con tu color, quedan engañadas por el cabello claro”, apuntaba Moncho Moreno.

placeholder Carolina de Mónaco, Beatrice y Alberto,  antes del concierto. (Palais Princier)
Carolina de Mónaco, Beatrice y Alberto, antes del concierto. (Palais Princier)

Otra posible explicación es el intento de rejuvenecer su look siguiendo tendencias de coloración de moda como el balayage y demás técnicas que buscan aclarar el cabello de una forma natural. Además, este cabello entre tono miel y ceniza tiene un efecto directo en el rostro. “El tono claro te va a rejuvenecer, te va a dar luz y te va a aportar ciertos matices”, explicaba Moncho Moreno, que nos recuerda que las tonalidades oscuras tienden a endurecer las facciones.

Los estilistas de Tacha Beauty coincidían en el poder rejuvenecedor del cabello claro a partir de cierta edad. "El rostro de una mujer con el paso del tiempo no es el mismo. Los tonos oscuros o medios realzan todo, lo bueno y lo malo", señalan. Durante la juventud, recurrir a los tonos oscuros es ideal para potenciar los rasgos más marcados o los ojos claros, como en el caso de Carolina, "pero con la edad estos tonos también realzan más lo malo: ojera, arruga, el tono de piel, la falta de firmeza". Durante décadas, la princesa se caracterizó por una pulida melena chocolate que tan solo aclaraba en los mechones próximos al rostro durante los meses estivales.

placeholder Carolina, en 2018. (Reuters)
Carolina, en 2018. (Reuters)

El abrazo del cabello cano

Poco duró en Carolina de Mónaco el cabello tan claro. Aunque sus facciones, su tono de piel y sus ojos se adaptaban a la perfección a esta versión casi rubia ceniza de la princesa, parece que la coloración no terminaba de convencerle. En vez de seguir enmascarando sus canas, especialmente concentradas en los mechones frontales y las patillas, Carolina deja que estas campen a sus anchas, fundiéndose con el resto del cabello castaño claro. El resultado es una melena bicolor que edulcora aún más los rasgos de la princesa y le aporta la austeridad y madurez, de acuerdo con su nuevo y discreto rol en segundo plano.

placeholder El cabello de Carolina de Mónaco es un ejemplo del grey blending. (Getty)
El cabello de Carolina de Mónaco es un ejemplo del grey blending. (Getty)


Pero, además de desmenuzar los secretos de su coloración pro-age, cada vez más cana y que le ha convertido en una excepcional embajadora del grey blending, tampoco podíamos dejar pasar la oportunidad de mencionar su eterno e imperturbable peinado. Mientras otras royals se atreven a modificar su largo, Carolina de Mónaco lleva con la misma media melena recta y el mismo flequillo desde que se paseaba por el principado del brazo de Stefano Casiraghi.

Sin duda, esta decisión resulta curiosa cuando su hija Carlota se ha atrevido a llevar flequillo o marcarse un mom hair, e incluso su cuñada Charlène se ha hecho el corte de pelo más radical de todo el royal system. Parece que Carolina de Mónaco es la más tradicional del principado, al menos en lo que a su cabello se refiere.

Carolina de Mónaco Cabello Cambio de look Color cabello Tinte pelo
El redactor recomienda