La reaparición de Carolina de Mónaco: junto a su nuera, más rubia y en un acto social
  1. Casas Reales
LA PRINCESA DESAPARECIDA

La reaparición de Carolina de Mónaco: junto a su nuera, más rubia y en un acto social

Es la primera vez en ocho meses que vemos a la princesa disfrutando de una velada nocturna. Junto a ella, Beatrice Borromeo y el príncipe Alberto

Foto: La reaparición de Carolina de Mónaco: junto a su nuera, más rubia y en un acto social
La reaparición de Carolina de Mónaco: junto a su nuera, más rubia y en un acto social

Han pasado más de ocho meses desde que viéramos por última vez a Carolina de Mónaco en un acto social, cuando asistía junto a su hija pequeña al desfile de Chanel en París, una de sus citas favoritas. Después llegaba el coronavirus. Y con él, la desaparición de la princesa y de cualquier rastro suyo. Solo volvía a la vida pública seis meses después, tras un silencio mediático inesperado. Su reaparición tenía lugar en el funeral de su prima, Elisabeth de Massy, junto a su familia y casi oculta por mascarilla, gafas de sol y velo. Y de nuevo el silencio, a excepción de unas fotografías captadas durante unas vacaciones junto a su hija Carlota y su yerno.

Pero ya por fin Carolina de Mónaco ha podido disfrutar de la vida social que tanto le ha gustado siempre. La cita, un concierto de música clásica al aire libre, celebrado el pasado sábado en la plaza del Gran Casino de Montecarlo. La plaza había sido renovada durante la primavera y fue inaugurada en junio por gran parte de la familia Grimaldi, en un evento en el que precisamente la princesa Carolina fue la gran ausente, alimentando así las especulaciones sobre si había algún problema. Finalmente, la hermana de Alberto de Mónaco ha zanjado cualquier especulación. Claro que su asistencia era casi obligada, puesto que el concierto era de la Ópera de Montecarlo, una de las iniciativas del Principado por la que más ha trabajado.

Carolina de Mónaco, Beatrice y Alberto,  antes del concierto. (Palais Princier)
Carolina de Mónaco, Beatrice y Alberto, antes del concierto. (Palais Princier)

Lo cierto es que la princesa nos ha dejado con la ganas de poder comprobar si lucía buen aspecto o no, ya que no se quitó la mascarilla para ninguna de las fotografías, como sí hizo su nuera, Beatrice Borromeo, que sí posó ante las cámaras, tirando de naturalidad y su elegancia habitual. La italiana escogía además un original look, con una falda plisada de lunares, combinada con top y zapatos en color marrón. Mientras, Carolina echaba mano de la combinación más socorrida para este tipo de citas: una falda negra de encaje y una blusa en color blanco. Y aunque no pudimos su rostro completo durante su esperada reaparición, sí se aprecia que ha aclarado ligeramente su cabello, dándole un aspecto algo más rejuvenecido.

Haya tenido algún problema de salud -como así se especulaba- o haya sido por voluntad propia, lo cierto es que esta 'desaparición' también contribuyó a alimentar las informaciones que apuntan a que Carolina de Mónaco y su cuñada Charlène no se soportan y que evitan coincidir siempre que pueden. En el último año, solo se las ha visto juntas en dos citas -el funeral de su prima Elisabeth de Massy y anteriormente las celebraciones del Día Nacional- y ambas asistieron más por obligación que por convicción.

Carolina y Charlène, en las celebraciones del Día Nacional. (EFE)
Carolina y Charlène, en las celebraciones del Día Nacional. (EFE)
Carolina de Mónaco Beatrice Borromeo
El redactor recomienda