La dura lucha de Kendall Jenner contra el acné: "Todo el mundo podía verlo"
  1. Estilo
  2. Belleza
Confesiones entre hermanas

La dura lucha de Kendall Jenner contra el acné: "Todo el mundo podía verlo"

La modelo se ha sincerado en un vídeo de YouTube junto a su hermana en el que relata su difícil adolescencia luchando contra el acné

placeholder Foto: Kendall Jenner, a su llegada a la Vanity Fair Oscar Party de 2018. (Reuters)
Kendall Jenner, a su llegada a la Vanity Fair Oscar Party de 2018. (Reuters)

A sus 25 años, Kendall Jenner puede presumir de ser una de las modelos mejor pagadas de la industria; sin embargo, no oculta que ha vivido periodos en los que sus inseguridades le hicieron sufrir a diario. Su arma secreta, para sorpresa de muchos, era contar con el apoyo de su hermana Kylie cada mañana antes de salir al colegio.

En el último vídeo de YouTube que las hermanísimas y más pequeñas del clan Kardashian compartían con sus fans, Kendall acudía al ‘confesionario’ de Kylie con la misión de promocionar su tequila 818, igual que hiciera con el programa de la misma plataforma de su amiga Hailey Bieber.

placeholder Kendall Jenner, en los Globos de Oro de 2018. (EFE)
Kendall Jenner, en los Globos de Oro de 2018. (EFE)

Sin embargo, la complicidad entre las hermanas hacía resurgir los fantasmas del pasado de Kendall Jenner, en concreto su lucha contra el acné. En más de una ocasión, la modelo ha sido centro de comentarios por cubrir su acné con capas y capas de maquillaje. Una de las ocasiones más sonadas tuvo lugar en los premios Oscar de 2018. Kendall sufría un brote de acné adulto en el tercio inferior del rostro, asociado habitualmente a desajustes hormonales.

A diferencia de otras ocasiones del pasado en las que se tapaba el rostro con el cabello o evitaba posar demasiado tiempo, en aquella alfombra roja Kendall posó sin ningún tipo de tapujo, no solo con la idea de normalizar el acné sino también como resultado de su afianzada carrera en el modelaje.

La adolescencia fue, como ella misma ha explicado, una etapa especialmente dura en la que ir cada día al colegio era una auténtica batalla. A diferencia del resto de jóvenes, Kendall no podía mantener un perfil bajo ya que toda su familia vivía en un reality show. Los brotes de acné, las marcas o la irritación, esas habituales situaciones que una piel en plena efervescencia experimenta durante la juventud, quedaban retratadas por una cámara de televisión.

Por aquel entonces, Kendall era la hermana callada y discreta que intentaba pasar inadvertida para que sus problemas de acné no llamaran la atención de los millones de espectadores de ‘Keeping up with the Kardashians’. El hecho de que el resto de los miembros de su familia se hubieran convertido en iconos de belleza que reinventaran los cánones tampoco ayudaba demasiado.

En esa etapa tan complicada, Kendall tan solo encontraba apoyo en Kylie: “Cada mañana antes de ir al colegio te preguntaba qué aspecto tenía y tú siempre me contestabas que estaba preciosa”. Esta sencilla respuesta era suficiente para que Kendall creyera que los granitos que ella era consciente de que estaban en su rostro eran imperceptibles para el resto.

“Estaban ahí, hinchados, era imposible no verlos, pero con que tú me dijeras aquello ya me valía”, explicaba Kendall, que escrutaba su rostro en el espejo cada mañana, consciente de que no podía hacerlos desaparecer. “Claramente tú veías mi acné, sé que me mentías”, relataba Kendall al tiempo que su hermana comenzaba a llorar al recordarlo e imaginar cómo sería si eso le ocurriera a su hija. “Era muy duro ver cómo te dolía”, le rebatía Kylie. Sin embargo, el hecho de que su hermana le dijera que no veía nada empoderaba a Kendall para ir al colegio. “Pensaba: si Kylie no lo ve, nadie más puede verlo”, expresa.

placeholder Kylie y Kendall Jenner. (Reuters)
Kylie y Kendall Jenner. (Reuters)

Aún teniendo todos los medios a su alcance, Jenner no pudo eliminar su acné y todavía a día de hoy sigue padeciendo repentinos brotes. Su actitud ahora es mucho más firme, los acepta, los trata y evita que salgan, pero no permite que frenen su vida, sigue acudiendo a la pasarela o a la alfombra roja, consciente de que ocultarlos o encerrarse no le aporta nada. “La mayoría de los días ni siquiera llevo maquillaje”, le confiesa segura a su hermana pequeña, creadora de un imperio cosmético que, sin embargo, no presta especial atención al cuidado de la piel con acné.

En la actualidad, son muchos los dermatólogos que recomiendan combinar los tratamientos de acné en adolescentes con un refuerzo psicológico. En una etapa en la que podemos ser especialmente sensibles, el acné puede convertirse en un trauma, al menos si no tienes a una hermana pequeña que te mienta.

Kendall Jenner Acné
El redactor recomienda