El mármol sale de la cocina y así es como puedes usarlo para decorar tu casa
  1. Estilo
  2. Decoración
Trucos para acertar

El mármol sale de la cocina y así es como puedes usarlo para decorar tu casa

Descubre todo lo que el mármol puede hacer por ti para llenar tu casa de estilo, elegancia y sofisticación

Foto: Decora con mármol. (Alexandra Gorn para Unsplash)
Decora con mármol. (Alexandra Gorn para Unsplash)

El mármol es uno de esos materiales que nunca pasan de moda, siempre tienen un espacio en nuestros hogares, pero este va variando conforme pasa el tiempo. Al ser un material resistente, durante mucho tiempo se ha empleado para confeccionar las encimeras de nuestras cocinas, para diseñar nuestras islas o recubrir sus paredes.

De extraordinario brillo, el mármol ha sido empleado para crear obras de arte desde tiempos inmemoriales, siendo clave en elementos ornamentales, como esculturas, fachadas o fuentes. Su belleza no ha pasado desapercibida y por ello la decoración también ha querido aprovecharla para embellecer nuestros hogares.

Se ha convertido en símbolo de elegancia y estilo y por eso suele ser una de las opciones principales a la hora de diseñar nuestros espacios exteriores, pero también de interior, sobre todo en sus variantes más blancas, con las que se logra crear un original contraste al colocarlo junto a tonalidades opuestas, como el negro, o con materiales metálicos, en dorado o en cobre.

Así, hemos disfrutado del mármol en nuestras cocinas gracias a ser un material que transmite una gran sensación de limpieza, pero también en nuestros cuartos de baño, inundando todas las superficies y logrando un aspecto clásico, elegante y atemporal, construyendo espacios diáfanos. Eso sí, evitando emplearlos en nuestros suelos porque puede llegar a resultar un poco resbaladizo.

El aspecto frío del mármol, sobre todo el típico de color blanco con vetas grises, uno de los más deseados, hace que este elemento sea el contrapunto ideal para otros espacios y otros materiales más cálidos y agradables, como la madera. El resultado son espacios creativos que invitan al descanso, pero sin renunciar a un estilo de decoración más sofisticado.

Ahora es cada vez más habitual ver cómo este material abandona estas estancias y se extiende por el resto de habitaciones, dejando detalles cargados de estilo que suman sofisticación a nuestra casa. Una de las formas más habituales de destacarlo es gracias a las mesas de centro o de comedor, donde los tableros de mármol destacan frente a las estructuras metálicas.

Pequeños detalles, como las bases de algunas lámparas, o las bandejas que colocamos sobre determinadas superficies para ayudarnos a crear unidad en los adornos seleccionados para decorar nuestras mesas auxiliares. Posavasos, portavelas o macetas son también otros de los objetos decorativos que se han rendido al mármol.

Se emplea también como fondo en esferas de relojes decorativos o para destacar espejos, así como para cubrir paredes, aunque, al ser un material un poco costoso, no es raro que se recurra a papeles pintados o revestimientos vinílicos que se asemejan al acabado que se puede conseguir con la piedra. En grandes superficies o en pequeños elementos, el mármol siempre es un acierto en nuestra decoración.

Resulta ideal para destacar una zona concreta de nuestra casa, también para potenciar los elementos decorativos de los estilos más minimalistas, haciendo que su atractivo acabado haga menos necesario otro tipo de adorno, la belleza clásica de este material hace que sea suficiente por sí mismo.

Decoración
El redactor recomienda