La moda de vestirte como si fueras desnuda
  1. Estilo
  2. Moda

La moda de vestirte como si fueras desnuda

Era el año 1998 cuando Rose McGowan apareció en los MTV Movie Awards casi desnuda. Hoy, aparecer así en la alfombra roja no sorprende: es la moda.

Foto:

En el cuento de hadas danés El traje nuevo del emperador, su protagonista paseaba desnudo por las calles creyendo que llevaba un exclusivo traje que solo los más poderosos podían ver y apreciar. Hoy, las celebrities se presentan en la alfombra roja con vestidos tan caros como el modelo del emperador. No van desnudas, de acuerdo, pero sus trajes dejan ver sus partes pudendas con una normalidad pasmosa. En el cuento anteriormente mencionado, un niño se atrevía a gritar al pueblo que el emperador iba desnudo. ¿Acaso no pensamos lo mismo en la actualidad cuando vemos a una actriz desfilar por la alfombra roja con tan solo unas tiras como guardianas de sus partes más íntimas?

Era el año 1998 cuando Rose McGowan apareció en los MTV Movie Awards prácticamente desnuda. Un vestido de cadenas dejaba ver sus pechos y su tanga negro. En el mismo evento, 16 años después, Amber Rose la rendía homenaje con un diseño de Laurel DeWitt. Parecía imposible pisar la alfombra roja con aún menos ropa, pero Rihanna lo consiguió este año al recibir el premio como icono fashionista con un vestido confeccionado con 216.000 cristales Swarovski de Adam Selman. Hoy, pensar que el vestido con el que Carrie Bradshaw posa en la imagen que decora los autobuses neoyorquinos en Sexo en Nueva York era conocido como naked dress resulta insólito. En la actualidad, hay decenas de vestidos que pasean por la alfombra roja con muchísima menos tela que su diseño de DKNY. 2014 ha sido el año en el que los pezones se han mostrado sin pudor y en el que el escote ha nacido en la pelvis. Por si fuera poco, las dos firmas del año son Alexandre Vauthier y Anthony Vaccarello, amantes de las aberturas imposibles y de presumir de silueta a toda costa. Son las marcas preferidas de los ángeles de Victoria´s Secret, que también se han hecho fans de las propuestas de Olivier Rousteing para la firma, que ahora presume del gusto por la poca tela. 

Mientras que la colección invierno 2011 de Stella McCartney abría las puertas a esta tendencia, con vestidos con aberturas creadas con transparencias (por los que apostaron Kate Winslet, Doutzen Kroes o Kim Kardashian, por citar algunos ejemplos, y que protagonizaron las portadas de las mejores revistas de moda), hoy se prescinde de la tela transparente cuando se recurre a aberturas hiperbólicas. Es decir: hemos ido un paso más allá.

El estilista de diversas celebrities, Alex Longmore, está preocupado por el rumbo de esta corriente. "La alfombra roja se ha convertido en una competeción por ver quién va a enseñar más, y la moda se ha extendido hacia el invierno. Los desfiles de Roberto Cavalli, Emilio Pucci y Alexander McQueen para el invierno 2014 están plagados de vestidos perfectos para aparecer en eventos prácticamente desnudas. No veo que esta moda sea elegante y deja muy poco a la imaginación. No da un buen ejemplo para las fans, que no tienen un guardaespaldas que las proteja en medio de la noche. Espero que esta tendencia no llegue a las tiendas. Creo que es una moda que solo pueden llevar las famosas, no la gente real".

Hasta la realeza ha abrazado esta tendencia en algún momento. Kate Middleton desfiló en el 2002 con un vestido transparente que debaja a la vista su ropa interior. Y no olvidemos que Con Faldas y a lo Loco está plagada de vestidos muy reveladores, con los que Marilyn Monroe escandalizaba al público en el año 1959. Comparar su atuendo cinematográfico con las propuestas actuales haría que el vestido de Monroe resultara casto. Hoy, ni el diseño de imperdibles de Versace con el que Elizabeth Hurley logró que todos los flashes se centraran en ella en el estreno de Cuatro Bodas y un Funeral en 1994, ni el modelo de Richard Taylor con el que Tony Braxton llamó la atención en los Grammy del 2000, resultarían especialmente escandalosos.

Anthony vaccarello Kate Middleton
El redactor recomienda