El arte del piercing, ¿sigue siendo tendencia agujerearse el cuerpo?
  1. Estilo
  2. Moda
TENDENCIAS EN COMPLEMENTOS

El arte del piercing, ¿sigue siendo tendencia agujerearse el cuerpo?

Todas las señales indican que el regreso de estos accesorios es más potente que nunca

Foto: Foto: Aristocrazy (Cortesía).
Foto: Aristocrazy (Cortesía).

Si viviste tu adolescencia y juventud en los 90 y los años 2000, puede que sientas estar viviendo en un continuo déjà vu: las nuevas generaciones visten como lo hacía tu madre entonces, Britney Spears ocupa los titulares de nuevo y ¡hasta los piercings están de vuelta!

¿Te has dado cuenta ya de todas las señales que así lo indican? Si te gusta seguir la actualidad de la pasarela sabrás que Gucci y Chanel han dado muchísimo protagonismo al piercing en sus últimas colecciones femeninas. Alessandro Michele ha recuperado el septum, el pendiente en forma de aro colocado en el centro de la nariz, mientras que Virginie Viard ha hecho lo propio con el conocido como piercing labret, la perforación que va justo pegada al labio inferior.

En ambos casos se aprecia un evidente refinamiento del concepto piercing, que originalmente está vinculado a culturas urbanas alejadas del lujo, como es el caso del punk. La nueva estética del piercing se aleja de esa estética rebelde y se acomoda en la joyería gracias a diseños sofisticados y delicados. Es, literalmente, un piercing joya.

Símbolo del nuevo lujo

Gucci y Chanel, además, lo aprovechan para extender los tentáculos de la logomanía, tendencia distintiva del sector del lujo que es muy del gusto de quien invierte en 'ropa de marca', sobre todo entre los jóvenes. Pero no es este un detalle extendido, algo que sí ocurre con el concepto de piercing joya. Prueba de ello es que este tipo de pendiente es una apuesta decidida de firmas especializadas en joyería como Aristocracy. “Buscamos el equilibrio perfecto entre el ayer y el mañana”, argumentan desde la firma española, que ha visto en el piercing el camino perfecto para la creatividad innovadora dentro del sector de la joyería.

Además de una colección exclusiva de diseños pensados para lucir como piercing, ha lanzado un formato novedoso para todas las personas que quieran incluir las perforaciones en su estilo personal: un piercing truck, un negocio itinerante que estará en distintos puntos de Madrid y Barcelona en los próximos meses. “Anilladores profesionales acompañarán a los clientes durante todo el proceso, asesorándoles para diseñar el ‘earlook’ con el que más se identifiquen”, cuentan desde la marca.

Lo último, el diseño completo de la oreja

Este modelo de negocio, al igual que se puede ver en colecciones de piercing joya de otras firmas, como por ejemplo la española Mumit, aporta dos claves más sobre cómo es el piercing contemporáneo: la oreja concentra gran parte de las perforaciones, que ya no se conciben de forma aislada, como por ejemplo el piercing del tragus o el del cartílago, sino que se crean diseños conceptuales que incluyen varias perforaciones pensadas como un conjunto.

Es esa capacidad que ofrece la oreja para “experimentar, jugar y combinar”, como define el equipo de Mumit su visión sobre este accesorio que desapareció tras el boom de finales del siglo pasado y comienzos de este -¿quién no tiene alguna marca en el cuerpo de aquella tendencia?-, es la que explica por qué la tendencia del piercing joya se centra en esta parte del cuerpo. Solo la nariz y en menor medida la boca evitan que la oreja monopolice la tendencia del piercing joya.

placeholder Foto: Mumit (Cortesía).
Foto: Mumit (Cortesía).

En la oreja, las combinaciones apenas tienen un límite: el del espacio. Pero toda la superficie de la misma es susceptible de ser perforada -lóbulo, hélix, tragus, rook…- para conseguir el ‘earlook’ más elegante y original. Tal y como reivindican desde Mumit, “¡no existen reglas, solo imaginación!”, aunque también hay que añadir un factor decisivo para acertar: el buen gusto. Este no puede faltar, tampoco si hablamos de piercings. De hecho, desde Aristocrazy confirman que es el lóbulo la zona de anillado preferida por sus clientas, algo con lo que coinciden desde Dime que me quieres, quienes añaden al respecto que también "se recurre a opciones más originales como un hélix o scapha, ¡y no nos pueden gustar más!”.

Foto: Unos nuevos pendientes de Parfois. (Cortesía)

El objetivo es no añadir perforaciones porque sí, sino alcanzar lo que se conoce como ‘curated ear’, una oreja decorada por una hilera de piercings organizados, que tengan sentido estético y armonía en su conjunto, donde deben dominar los pendientes delicados, fabricados en metales de calidad como el oro, y en cuyos diseños tienen cabida las piedras si quieres añadir matices de color. “Está muy de moda el 'diseño de oreja'. Cada día pasan chicas por nuestro estudio de piercings pidiendo este nuevo trend y consiste básicamente en la combinación de varias perforaciones combinándolas con distintos pendientes de piercing”, manifiestan desde Dime que me quieres.

No todos tienen que ser de pequeño tamaño, pero sí elegantes y sofisticados. Incluso si apuestas por los diseños alargados que se colocan en el cartílago de la oreja, su parte superior, debes dar prioridad al diseño, a la joya. Y la buena noticia es que las firmas de joyería te lo ponen muy fácil con creaciones tan especiales como los llamados piercing “falso industrial”, la versión estilizada del piercing alargado de doble perforación que cruza el cartílago. Estos, en su mayoría, se apoyan en un punto interior de la oreja sin que ni siquiera sea necesaria la perforación como recuerdan desde Dime que me quieres: “Ahora ha entrado en juego el earcuff, un pendiente con el que irás a la última, pero que te permitirá el no tener que realizarte el agujero, es una opción muy versátil y práctica, simula un piercing, pero de 'quita y pon".

Tendencias
El redactor recomienda