Logo El Confidencial
POr si necesitabas alguna

Excusas para despedir el año en Londres

¿Buscas un lugar icónico en el que darle una patada al año 2013 y abrazar como se merece al nuevo? Sin duda, tienes que ir a Londres...

Foto: Excusas para despedir el año en Londres

¿Aburrido de la vida? ¿Necesitas una excusa para saltarte la Nochevieja en casa de él, de ella o en la tuya propia? O, ¿simplemente estás a la caza de un lugar icónico en el que darle una patada al año 2013 y abrazar como se merece al nuevo? Entonces, tienes que ir a Londres...

A este lado del Canal de la Mancha, al inmenso Samuel Johnson -filósofo, escritor, viajero, padre del Imperio: eso que antiguamente se decía “un gran hombre”, en suma- solo se le conoce por ser el autor de un adagio certero como pocos: uno que mantiene que, si estás aburrido de Londres, es que estás aburrido de vivir. Una verdad inmutable que alcanza todo su esplendor en estos días navideños, cuando las calles de la capital más cool del mundo -Nueva York no es solo Manhattan, y San Francisco y Vancouver, bueno, son tan adorables como lejanas y, ejem, pequeñas- están a rebosar de shoppers enloquecidos venidos de todo el mundo a quienes el Boxing Day sabe a poco, familias que se paran -y con ellas, a todos los demás- en mitad de Piccadilly Circus a contemplar boquiabiertas los luminosos como si la electricidad y las marcas fueran a desaparecer de la faz de la tierra al día siguiente, y, también, españoles, a quienes nos encanta esta ciudad y no solo porque estamos, afortunadamente, a un golpe de volante de avión.

Y en la capital del Imperio Británico -que sigue siéndolo- tiene un comienzo del año a la altura de lo que se espera de ella: multitudinario, arrebatador y, sobre todo, icónico. Y es que el Año Nuevo comienza con todos los honores tras doce bongs imperiales y pure british como solo los del Big Ben lo podrían ser: acto seguido, arranca el mayor espectáculo de fuegos artificiales del Reino Unido -lanzados desde el Big Beng y el London Eye-, tres cuartos de hora de luces y pólvora que siguen más de un cuarto de millón de personas en el centro de la ciudad, en diferentes zonas acotadas para ello -puede consultar el mapa aquí-, y a las que, si se quiere acudir, es mejor hacerlo un par de horas antes de que comience el espectáculo... Durante esta noche, el transporte público está operativo y gratuito: nunca el Tube fue tan acogedor. En cualquier caso, asomarse al Támesis desde cualquier punto garantiza esa escena espectacular de los fuegos iluminando el río, el parlamento de Westminster, la Torre de Londres, la Tate Modern Gallery... o el último en llegar, el imponente The Shard de Renzo Piano, que se ha incrustado en el skyline londinense de un modo rotundo -no por nada es, por ahora, el rascacielos más alto de Europa- y desde cuyo mirador se tienen las mejores vistas de la ciudad. Pero, para ver los fuegos desde las alturas, muy recomendable es reservar -ya mismo- una mesa en el Duck and Waffle, el restaurante de planta 40 de la Heron Tower -la segunda más alta de la ciudad- y que por doscientas libras nos espera con champán, canapés y espectáculo.

Luego, la ciudad es una fiesta. Los bares y clubes programan fiestas y conciertos y eso, en una de las mecas mundiales del ocio nocturno, es mucho decir. Desde fiestas temáticas a lo Locos Años 20 al combo de all stars del dance patrio que se reúne en el Troxy -deejays históricos como Joy Orbison o Paul Woolford-, pasando por el show de The Prodigy y los Rudimental DJ's en el O2...

La mañana siguiente, la ciudad se despierta sin apenas haber dormido. Todo está listo para el Desfile de Año Nuevo, la manera en que, desde hace 28 años Londres da la bienvenida -de día- al año y que sale de Piccadilly a las 12 para acabar en Parliament Square tres horas más tarde. Se puede decir que todo Londres desfila: más de diez mil participantes representan todos los barrios de la ciudad y, por extensión, de todos los países del mundo, porque todo el mundo vive en Londres y todos queremos estar allí cuando el año comience, porque no estamos aburridos de la vida, ¿a qué sí?

 

Ocio
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios