Los 10 mejores mercados tradicionales de España
  1. Estilo
  2. Ocio
templos de la gastronomía

Los 10 mejores mercados tradicionales de España

A través de los mercados tradicionales, la gastronomía se ha convertido en uno de los pilares sobre los que se asienta nuestra cultura. Te presentamos las mejores propuestas

Foto: Pescaíto frito en el mercado de La Boquería, en Barcelona. (iStock)
Pescaíto frito en el mercado de La Boquería, en Barcelona. (iStock)

Los mercados más tradicionales están viviendo en pleno siglo XXI una segunda juventud. Su tradición gastronómica, su herencia y la naturaleza que respiran hacen de ellos auténticos elementos de transmisión de identidad. No hay mejor forma de entender la cultura de una ciudad o de un país que haciendo una visita a sus mercados. ¿Conoces cuáles son los mejores que podemos encontrar en nuestro país? Te mostramos a continuación los que puedes visitar en las principales ciudades españolas.

Mercados tradicionales en España

La Boquería en Barcelona. Por mucho que pasen los años, del mercado de La Boquería se desprende la cultura catalana en su máximo esplendor. Es uno de los más famosos del mundo y de eso nos daremos cuenta en cuanto nos aproximemos a sus inmediaciones. Color, olor y sabor son los tres pilares sobre los que sustenta el principal mercado de la Ciudad Condal. Un lugar lleno de turistas y de barceloneses que se ha convertido en uno de los mejores lugares para visitar de la capital catalana.

Mercado de La Boquería, en Barcelona. (Getty)
Mercado de La Boquería, en Barcelona. (Getty)

Mercado Central de Zaragoza. Más de 75 paradas en uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad. El Mercado Central de Zaragoza se abrió en el año 1903 y ha sido reformado recientemente, posicionándose como una auténtica referencia gastronómica.

Mercado de San Miguel en Madrid. Tenemos que desplazarnos hasta Madrid para encontrarnos ante uno de los mercados de los 'de toda la vida'. Un auténtico icono de la cultura gastronómica madrileña (que no es poca). En el Mercado de San Miguel podremos encontrar, casi literalmente, cualquier cosa relacionada con la gastronomía que se nos ocurra.

Mercado San Miguel en Madrid. (Cortesía)
Mercado San Miguel en Madrid. (Cortesía)

Mercado de Abastos de Santiago de Compostela. Del Mercado de Abastos afirman que es el segundo lugar que más se visita en la ciudad gallega de Santiago de Compostela –después de su catedral, como es obvio–. Un gran surtido de comida que hará las delicias de los gourmets más expertos.

Mercado Central de Valencia. La esencia de la ciudad de Valencia sobre un mercado repleto de historia. El Mercado Central es de esos lugares que uno no se cansa de visitar. Conviene ir pronto, pues enseguida se llena de gente, pero su visita es más que obligada si queremos visitar la capital del Turia en su máxima expresión.

Mercado Central de Valencia. (Cortesía)
Mercado Central de Valencia. (Cortesía)

Mercado de Antón Martín en Madrid. Tenemos que volver a la capital española para disfrutar de un lugar que, en según qué momentos, se convierte en una auténtica fiesta. Uno de los clásicos de Madrid que no nos cansamos de visitar.

Mercado de As Burgas en Ourense. Una sucesión de puestos repletos de quesos, carne y fruta que enamorará a cualquier visitante. El de As Busgas es uno de los más emblemáticos del territorio español.

Mercado de As Burgas en Ourense. (Cortesía Turismo de Ourense)
Mercado de As Burgas en Ourense. (Cortesía Turismo de Ourense)

Mercado Central de Abastos de Jerez. La Plaza, como se le conoce de forma amistosa, es uno de los mejores sitios para degustar la comida tradicional del lugar. Desde langostas hasta acedías, pasando por gambas o cualquier alimento gastronómico que se nos ocurra, hacen del Mercado Central uno de los lugares repletos de encanto.

Mercado de San Blas en Logroño. Desde 1930, año de inauguración, es uno de los edificios más queridos de la ciudad. Allí podríamos pasarnos horas degustando y comprando lo mejor de la gastronomía riojana.

Mercado de San Blas en Logroño.  (Cortesía)
Mercado de San Blas en Logroño. (Cortesía)

Mercado Central de Salamanca. La riqueza de la capital del Tormes queda plasmada sobre un mercado repleto de personalidad. Construido en el año 1909 y reformado recientemente, el Mercado Central de Salamanca forma parte del patrimonio de la bella ciudad castellanoleonesa.

Mercado Central de Salamanca. (Cortesía)
Mercado Central de Salamanca. (Cortesía)
Santiago de Compostela
El redactor recomienda