The World: la tournée española del singular megacrucero con 165 residencias privadas
  1. Estilo
  2. Ocio
una aventura de lujo

The World: la tournée española del singular megacrucero con 165 residencias privadas

¿Te imaginas dar la vuelta al mundo durante todo el año sin abandonar la comodidad de tu hogar? Ahora puedes hacerlo, pero no te va a salir barato...

Foto: El crucero de lujo The World en plena singladura. (The World)
El crucero de lujo The World en plena singladura. (The World)

The World es un gigantesco crucero de lujo con un concepto distinto al que estamos acostumbrados en este tipo de turísticas embarcaciones. Dotado de 165 residencias privadas, el yate ofrece a quien pueda permitírselo la posibilidad de instalar su residencia en pleno océano mientras visitan algunos de los lugares más exóticos del planeta.

¿Suena bien? Con casi 200 metros de eslora y una tripulación compuesta por 250 miembros, este crucero de lujo se presenta como la única comunidad residencial privada del mundo en el mar. Las opciones para la estancia van desde los estudios de 30 metros cuadrados que pueden costar unos 770.000 euros hasta los apartamentos de dos y tres habitaciones que alcanzan los 10 millones.

placeholder Una de las residencias más 'modestas' del crucero. (The World)
Una de las residencias más 'modestas' del crucero. (The World)

Aunque gran parte de las residencias son ya propiedad de adineradas familias, un pequeño número de ellas se pone a la venta cada año. Pero es tal la demanda de cada inmueble exclusivo que hay una larga lista de espera para cada determinado tamaño de habitación, todos con terraza. The World dispone incluso una suite de seis dormitorios en el ático que puede alojar hasta 12 personas.

Las residencias a bordo de The World están diseñadas con relajantes tonos neutros y una decoración contemporánea clásica para proporcionar una sensación de confort y tranquilidad. Las terrazas privadas completan la estancia y ofrecen unas vistas fascinantes del mar y los muchos destinos a lo largo de su recorrido interminable.

placeholder ¿Un partido de tenis? (The World)
¿Un partido de tenis? (The World)

Cuando los residentes del crucero están disfrutando de su hogar en alta mar, disponen de pista de tenis –la única de tamaño reglamentario en un crucero–, piscinas, spa y centro de fitness, un teatro, tiendas o de una impresionante bodega donde degustar hasta 12.000 botellas de vino con el asesoramiento del sumiller de a bordo.

Desde su lanzamiento en 2002, el mayor barco residencial privado del mundo no ha parado de dar la vuelta al mundo, despertando en un nuevo destino cada pocos días. Construido en Noruega, concretamente en los astilleros Fosen en Rissa, la embarcación fue idea del magnate naviero Knut U. Kloster Jr allá por 1997.

placeholder Una de las piscinas del crucero. (The World)
Una de las piscinas del crucero. (The World)

Además de un hogar temporal o permanente, la empresa naviera presume de ofrecer experiencias personalizadas que constituyen la base de la vida a bordo. Ya sea a través de los fiordos noruegos o anclado en las costas de las islas más remotas del Pacífico, se pretende que las comodidades de la residencia sean similares a los más altos estándares de los viajes de lujo.

Foto: Espectacular boda en un crucero. (Instagram @oceaneventgmbh)

Dentro de las 'experiencias insólitas' de las que han disfrutado sus residentes a lo largo de los años, está por ejemplo jugar al golf sobre la nieve de la Antártida, pasar un mes recorriendo los secretos de la isla de Madagascar o contemplar a los osos polares en el desierto ártico virgen de Svalbard.

placeholder Los pasajeros pueden disfrutar de actividades acuáticas. (The World)
Los pasajeros pueden disfrutar de actividades acuáticas. (The World)

Por supuesto, los huéspedes pueden permanecer en el barco todo el tiempo que deseen y además, como en cualquier comunidad de vecinos, son ellos los que se encargan de planificar cada ruta. Los itinerarios se determinan con dos o tres años de antelación mediante una votación.

Mientras navegan de un punto del planeta a otro, The World presume también de algo llamado 'programa de enriquecimiento' para sus huéspedes. Calificado en su web como "un tapiz perfectamente tejido de descubrimiento educativo, cultural y culinario", se trata de que los pasajeros puedan bucear más en la historia, la cultura, las tradiciones y los eventos de los destinos antes incluso de que desembarquen. Además, han contado a lo largo de los años con varias conferencias de premios Nobel.

placeholder La vida pirata es la vida mejor. (The World)
La vida pirata es la vida mejor. (The World)

La última parada de este megacrucero de ensueño en su deambular por los siete mares ha sido en el puerto de Palma de Mallorca. Según informaba 'El Diario de Mallorca', el buque llegaba procedente de Barcelona y Mónaco, los dos últimos puertos que ha visitado.

Su periplo por la península le había llevado anteriormente a atracar recientemente en Bilbao y Lisboa, y este lunes hará escala en Málaga, con sus 200 pasajeros a bordo. Está previsto que permanezca tres días en la localidad andaluza.

Según la ruta democráticamente votada por sus residentes, los últimos meses del año le llevarán a cruzar el Atlántico para recalar en aguas del Caribe y recorrer posteriormente las costas de Estados Unidos y Canadá.

Mallorca Mar
El redactor recomienda