Sara Carbonero e Iker Casillas: el arte de la comunicación en momentos de crisis
  1. Famosos
PAREJA ADMIRADA

Sara Carbonero e Iker Casillas: el arte de la comunicación en momentos de crisis

La periodista toledana usó sus redes el martes para informar sobre su enfermedad, atajando especulaciones. Ayer pidió a la clínica Ruber que hiciera público un parte médico

Foto: Iker Casillas y Sara Carbonero. (Cordon Press)
Iker Casillas y Sara Carbonero. (Cordon Press)

El parte médico emitido este miércoles por la clínica Ruber de Madrid, a petición de la propia periodista, ha sido la última muestra de cómo ha afrontado a nivel mediático esta situación que ha generado una gran expectación no solo en España sino fuera de nuestras fronteras, en países como Francia e Italia, donde ha ocupado la portada de diversos medios digitales. El huracán mediático, sin embargo, comenzaba este martes, con un post de un marcado carácter simbólico en su perfil de Instagram...

[LEE MÁS: La prensa europea se vuelca con Iker Casillas y Sara Carbonero]

Sara Carbonero es una gran lectora. Siempre lo hemos sabido. Por los testimonios gráficos de sus vacaciones, en las que se la ha fotografiado acompañada por libros, pero también deja constancia habitual de esta afición en las redes sociales o en su blog. Por eso no es de extrañar que recurriera a una cita del escritor japonés Haruki Murakami, eterno aspirante al premio Nobel de Literatura, para explicar el estado de ánimo con el que encara una de las noticias más duras que ha tenido que comunicar: que ha sido intervenida de un tumor maligno en un ovario.

Optimista y luchadora

"Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa sí es segura. Cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata esta tormenta". Esta es una cita del libro 'Crónica del pájaro que da cuerda al mundo', una de las novelas más celebradas y complejas del gran literato, artífice también de bestsellers como 'Tokio Blues' o 'Kafka en la orilla'.

La periodista toledana comunicaba esta noticia a última hora de la tarde del martes, unas horas antes de que llegara a los kioscos la revista 'Semana', que desvelaba en su portada su problema de salud. Un 'timing' perfecto para evitar especulaciones y, sobre todo, como ya hicieran con el reciente infarto que sufrió su marido, Iker Casillas, para comportarse con total transparencia ante los medios de comunicación en circunstancias delicadas para ambos y sus familias.

placeholder Iker y Sara, a la salida del hospital en Oporto. (EFE)
Iker y Sara, a la salida del hospital en Oporto. (EFE)

Sara Carbonero atendía amablemente a los medios de comunicación cuando acudía a visitar a su marido en el hospital de Oporto, donde se encontraba ingresado. Sin entrar en demasiados pormenores, pero con amabilidad y precisión en el mensaje. Ya lo habían hecho a través de las redes sociales, en las que el portero del equipo portugués mandaba mensajes tranquilizadores a sus admiradores después de un episodio que, por fortuna, no tuvo mayores consecuencias y del que se ha recuperado satisfactoriamente.

"Me encuentro mucho mejor. Será un reposo de un par de semanas o incluso de un par de meses. La verdad es que me da igual. Lo importante es estar aquí", manifestaba el deportista a la salida del centro médico, al que se habían desplazado numerosos medios de comunicación españoles.

Ver esta publicación en Instagram

Estrenamos año por cuarta vez en Porto y lo hacemos precisamente en uno de los primeros sitios que pisamos al llegar a esta maravillosa ciudad. Fue la primera “vista general” que tuvimos, cuando todo era ilusión pero también incertidumbre y un poco de miedo, y ni siquiera la belleza del paisaje lograba aplacar del todo los nervios. Un paisaje que hoy hemos vuelto a mirar con otros ojos, con los ojos de quien ya se siente en casa, los de quien ha aprendido que los cambios forman parte de nuestras vidas y pueden ser la ocasión perfecta para reinventarse, para conocerse mejor a uno mismo y para abrazar sin temor lo que está por llegar . Que todos tengáis un muy feliz comienzo de año y que el 2019 traiga cambios, oportunidades, risas, salud, amor, empatía, sororidad, solidaridad, esperanza, gente buena y muchas ganas de seguir consiguiendo objetivos, de aprender y de crecer . #feliz2019 #aprende #crece #cambia #vive #vamosallenarlodecosasbonitas #Porto #slowlife

Una publicación compartida de Sara Carbonero (@saracarbonero) el

Sara Carbonero, al margen de su labor periodística (este año ha retomado esta actividad en Cuatro), es una de las mayores 'influencers' de nuestro país, de lo que dan fe sus más de 2,3 millones de seguidores. Consciente del poder de las redes, al margen de promocionar su empresa Slow Love, comparte en ellas estampas de su vida cotidiana y ejerce de prescriptora.

El matrimonio mantiene una excelente relación con los medios de comunicación, a los que han presentado a sus dos hijos a la salida del hospital y sobre los que Sara ha hablado de manera habitual en sus entrevistas promocionales. Particularmente emotiva fue la carta que publicó en las redes sociales con motivo del nacimiento del menor, Lucas: "Los segundos son de otra pasta, los segundos tienen el cielo ganado, los segundos son más independientes, espabilados y autosuficientes. Son unos supervivientes... Estamos hartos de escuchar y repetir estas frases. En esto de la maternidad, como en todo, no se debe generalizar, pero es verdad que los segundos desde que nacen tienen que ingeniárselas para hacerse su sitio y lograr sin ellos apenas sospecharlo que sus hermanos mayores no los vean como el enemigo". Una circunstancia, por cierto, que no se ha producido, pues como evidencian las imágenes que comparte su madre de manera habitual mantienen una relación excelente y no existe aquello que se denominó el 'síndrome del príncipe destronado', al que Miguel Delibes dedicó una de sus novelas más entrañables.

placeholder Sara, en Ibiza el pasado 9 de mayo, antes de la operación. (EFE)
Sara, en Ibiza el pasado 9 de mayo, antes de la operación. (EFE)

Otro capítulo muy importante de su vida personal que sí lograron mantener al margen de los medios de comunicación fue su boda, que se celebró en Boadilla el 20 de marzo de 2016, en la más estricta intimidad y que trascendió diez días después de producirse. Lo cierto es que unos días antes de que se supiera este acontecimiento los medios le habían preguntado en un acto promocional sobre si entraba en sus planes contraer matrimonio y ella había echado balones fuera, si se nos permite este símil futbolístico. Por eso, cuando reapareció en una presentación se vio obligada a dar explicaciones ante unos periodistas que no la recibían con el entusiasmo habitual: "No queríamos que se filtrara porque a nosotros nos gusta hacer las cosas así y porque la verdad es que no sé si lo hubiéramos podido hacer si no hubiera sido así. La verdad es que vosotros nos marcáis los tiempos y luego no podemos comunicar las cosas como realmente queremos".

Y por último no queremos pasar por alto el epítome de cómo comunicar una noticia feliz. El besazo que le dio Iker a Sara cuando España ganó el Mundial de fútbol que se celebraba en Sudáfrica y ella le entrevistaba después del partido en el que los de Vicente del Bosque batían por un solo gol a Holanda en la final. Un momento, el de ese espontáneo y aplaudido gesto del portero de la Roja, que ha quedado para siempre en la memoria colectiva de nuestro país.

Sara Carbonero Iker Casillas
El redactor recomienda